Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

sábado, 30 de enero de 2016

Viejas y nuevas ideologías, entre hipocresías y anomias

Que sentimos emocionalmente los argentinos cuando leemos en los periódicos: La fiscalía de delitos económicos de Barcelona presentó… una querella contra el delantero argentino Lionel Messi, jugador del Barcelona, y contra su padre. O más recientemente, Mascherano aceptó un año de cárcel, pagará y no irá preso. Seguramente que no nos hacen felices estas noticias, aunque evidencian que hay lugares en el mundo en que si no cumples con las leyes impositivas, eso tiene sus consecuencias, independientemente, de que si estás o no de acuerdo con quien gobierna circunstancialmente ese país o esa región donde resides. Seguramente ese tipo de transgresiones o delitos ocurren porque detrás de ellas hay una antigua cultura o ideología, donde no se pondera el cumplimiento con las leyes impositivas como un acto esencial de solidaridad social. Los ideales abstractos como los de justicia, solidaridad que generalmente compartimos, chocan cuando forman parte de los conjuntos ideológicos, con otros modelos o concepciones por ejemplo frente al rol del estado.
Observamos a diario dentro del quehacer cotidiano (comprar – vender - facturar) esta confrontación y también en los medios de comunicación. Por ejemplo en el último programa de Tal Cual, se le pregunta a un representante del sector “cabañero”, que opina sobre los aspectos impositivos en la actual temporada turística. La respuesta tiene dos componentes: en lo local expresa algo así como de que se deben cumplir con los emanados del área municipal, para asegurar el buen estado de las calles y la adecuada iluminación, pero respecto con la AFIP, no es nuestra tarea ser “policías” encargados de su control. Creo que expresó concretamente la forma de pensar y de actuar de muchos de nosotros como vecinos, donde dejamos de contemplar que lo que el estado (nacional-provincial) recauda tiene como objetivos asegurar solidariamente derechos constitucionales, tales como el de la salud, educación, seguridad, etc. De manera que lo que nos debería alarmar, es porque en nuestro país no se actúa con los evasores de la misma manera que en Europa lo hacen con nuestros “cracs de futbol”. Hace un año leíamos “El titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, informó que presentó ante la Justicia los datos de 4.040 cuentas de contribuyentes argentinos que tenían cuentas no declaradas en Suiza. Todas ellas fueron gestionadas por el HSBC argentina. Entre los evasores estaban las principales empresas nacionales y multinacionales que operan en el país, encabezadas y eso no es ideología, por las del oligo-monopolio mediático. Estaban incluso comprometidos algunos personajes que hoy ocupan altos cargos en el ejecutivo nacional. No menos comprometida es la situación de la familia del Fiscal Nisman. Hace pocos días pocos medios comunicaron que “Embargan por U$S 80 millones a la madre y hermana de Nisman. La medida dictada por el juez Zoni los acusan de lavado de dinero en un banco de Nueva York. Y más recientemente ayer, en la edición de Página 12, podemos observar la fecha de cada uno de las acreditaciones en un Banco uruguayo, ya anticipadas sin precisar los montos por “El ex directivo de la DAIA Jorge Elbaum…a ese diario “de una empresa propiedad de Sheldon G. Adelson, uno de los mayores empresarios del juego en el mundo, principal socio de Paul Singer”.
El objetivo de la nota, no es volver sobre los “buitres”, sino respecto a quienes argumentan y muchas veces con sobrados argumentos que el estado, no distribuye equitativamente lo recaudado. Un último ejemplo ratificaría esa advertencia. Estamos ante una grave epidemia de Dengue. Según el ministro de Salud de la Nación, Dr. J. Lemus las provincias más afectadas son las del norte y las de la Mesopotamia. Se trata de las provincias con mayores niveles de pobreza, con las peores condiciones ambientales, donde las olas sucesivas de Dengue o de los virus Chikungunya o Zika, trasmitidos todos por el mismo mosquito aedes aegypti, pueden provocar severos daños en la salud e incluso la muerte de no asistirse adecuadamente las formas hemorrágicas. El Dengue deja de ser entonces un problema de salud individual para ser un problema de salud social y como tal debe encarase. Lo que implica no solo acceso a planes descontaminación, fumigación racional, uso de repelentes de alto costo y que deben estar al alcance de todos, sino también de mejoramiento de las viviendas, erradicación de las inhabitables, servicios de salud accesibles, personal entrenado en trabajo en terreno, etc. Sin embargo cuando observamos la distribución de la coparticipación del presupuesto nacional destinados a las provincias, la más beneficiada fue la más rica de las circunscripciones, la que tiene el PBI más alto por habitante, los mejores sistemas sanitarios incluyendo los Hospitales Nacionales con mayor capacidad resolutiva de situaciones de gravedad, me refiero a la CABA, a la cual casi se le triplicó su monto. El argumento del traspaso de la Policía Federal se desvanece cuando observamos que les sobran unos 9.000 millones de pesos. (Recordemos que este año debe asumir una parte de su abultada deuda en dólares).
Al no funcionar el parlamento nacional y con DNU al por mayor, se perfila un modelo de gestión gubernamental donde se ponen en riego logros indiscutibles del gobierno que lo precedió, especialmente en lo que hace a ciencia y tecnología. Con una lista impresionante de adherentes entre los que figura el premiado Dr. Alberto Kornblihtt miembro de la Academia de Ciencias de EEUU y revisor de la Revista Science, se va a presentar una declaración donde se menciona que la devaluación de nuestra moneda que, combinada con la eliminación de retenciones a las exportaciones agrarias e industriales, implica una gigantesca transferencia de fondos a los sectores concentrados de la economía. Corroborando la información de la CTA donde se denuncia una caída del salario real en más de un 10% en pocas semanas de fin de año, los científicos ven con preocupación este golpe a sus ingresos y las dificultades en llegar a la recomposición del mismo. Condenan la brutal represión policial ejemplificada por los hechos de Ezeiza y La Plata, conjugadas más recientemente con la encarcelación de dirigentes populares con el claro fin de amedrentar la protesta social. Al respecto no tengo la menor duda que Milagro Sala es una presa política. La ideología del neoliberalismo incluye la represión de las protestas sociales y ella fue detenida en medio de la misma y por el Ministro de Gobierno, no por el Juez, que aparece luego. Las acusaciones que procuran desacreditarla vienen de lejos y considero que el Papa Francisco las conocía antes de brindarle una audiencia de 45 minutos. Hace 3 meses, unos apreciados amigos radicales me hacen llegar un mail donde se la acusa de ser la adquirente de Canal 2 de Jujuy en 8 millones de dólares y de ser socia de un multimillonario llamado E. Cammuso. Si todas las acusaciones tienen este tan bajo nivel de veracidad, fácilmente comprobable indagando en la propia red de redes donde se reproduce hasta el infinito, evidentemente su falsedad será constatada. No obstante nadie está exento de ser denunciado y caer en manos de la justicia, que como lo advirtiera en alguna oportunidad el Dr. Miguel R. Villafañe, “es impiadosa con los pobres y genuflexa con los poderosos”. Por lo que son las organizaciones sociales y de DDHH las que deben velar por su fiel cumplimiento.
Finalmente, no se deben confundir “ideologías” de las hipocresías, o sea mentiras, lisa y llanamente, donde se procura descalificar a luchadores sociales o a los políticos que no comulgan con la onda neoliberal. Como tampoco confundirlas con anomias, cuando dejamos de aplicar las normas sociales y nos aislamos pretextando “la incongruencia de las normas legales o sociales”. Nuestra mejor respuesta es más democracia con mayor solidaridad y justicia.
Benjamín Malamud Lerner

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal