Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

sábado, 25 de julio de 2015

Escasos márgenes en resultados electorales

Por Rubén Rubio (Junta Municipal de Historia La Falda)

Generan ansiedad, incertidumbre, alegrías o tristezas, pero sobre todo una sensación de “casi” ganamos…Veamos un caso histórico en Córdoba.

Los guarismos finales de una elección provocan sentimientos dispares, que son más visibles cuando las diferencias entre el primero y el segundo puesto obtenido son de apenas miles de votos, o cientos de ellos…
Las elecciones del pasado domingo 19 de julio en la C.A.B.A atrajeron la atención nacional sumada a una cobertura de los medios de comunicación que indicaban ganadores “a priori” por un porcentaje mayor al que fue finalmente. Los 54.745 votos de diferencia del primero sobre el segundo, aproximadamente un 3% de los sufragios válidos (1), sorprendieron a muchos y dieron origen a variadas especulaciones. Sorpresa: por lo inesperado, por lo no calculado en las “científicas encuestas”.
No es el único caso aunque su resonancia sea fuerte por lo reciente y en un año de elecciones como éste. En la interna de un partido de Villa Giardino la diferencia sólo fue de 16 votos. Desconozco si esta cifra y su impacto tuvieron alcance nacional. Históricamente, podemos dar cuenta de resultados cuyas diferencias entre ganador/perdedor no fueron tan abrumadoras. Pero sí nos referiremos aquí a un caso emblemático, quizá algo olvidado.

Córdoba en 1946

El agitado año 1945 finalizaba con la convocatoria a elecciones por parte del gobierno militar, que desde 1943 y merced a un golpe de estado, se había hecho cargo del país. Finalizada la Segunda Guerra Mundial y en un marco de creciente efervescencia por el retorno a la forma republicana de gobierno, el presidente Farrell adelantó las elecciones para el 24 de febrero de 1946.
Como es sabido, la agitada campaña electoral mostró una fuerte polarización: por un lado, el Partido Laborista (con el apoyo de la U.C.R. Junta Renovadora, Partido Independiente y pequeños núcleos de la Guardia de Restauración Nacionalista y de la Alianza Libertadora Nacionalista), con la fórmula Juan D. Perón- J. H. Quijano. Por el otro, la Unión Democrática (una alianza conformada por el Partido Radical, Socialista, Comunista y Demócrata Progresista) presentó a los radicales José P. Tamborini – Enrique Mosca para el binomio presidencial. La contienda se presentaba, a través de los medios, como una elección entre el nazi-fascismo continuista o la oligarquía imperialista.
Las elecciones del 24 de febrero de 1946, en la provincia, fueron custodiadas por el Ejército y se realizaron sin sobresaltos. Al día siguiente, el ex gobernador radical, Dr, Amadeo Sabattini, decía con temerario optimismo: “En esos comicios del 24 de febrero ha sido ampliamente derrotada la política continuista. Ha triunfado por millares de votos la Unión Democrática, que impondrá el gobierno de la Constitución. En Córdoba, ya se sabe en todo el país, que ha triunfado la Unión Cívica Radical.” (2) La predicción del líder radical tambalearía en los días siguientes. El lento escrutinio era seguido, con avidez, en las pizarras de los diarios cordobeses (La Voz del Interior, radical pero no sabattinista; Los Principios, el diario católico, y el Diario Córdoba, quien apoyó a la UCR pero luego se volvió netamente peronista). Los titulares, diariamente, iban consignando qué partido político se había adjudicado tal o cual departamento provincial. Hacia fines de marzo de 1946 se develaría la incógnita: los resultados para la elección presidencial, en la provincia de Córdoba, favorecieron a la Unión Democrática por 33.390 votos. Para autoridades provinciales, el triunfo del Laborismo/UCR JR sobre el ala sabattinista de la Unión Cívica Radical fue ajustado y sorprendente: tan sólo por 183 sufragios.
Como ya hemos publicado alguna vez en este amable semanario, un cuadro sintetizador permite leer los datos con mayor claridad:

Elecciones 1946 en Prov. de Córdoba para autoridades provinciales (en porcentaje) (3)
Laborismo
UCR (JR) U.C.R. P.D.N.Cba P. SOC P.COM
38,35 % 38,29% 20,83% 1,13% 1,38%

Sólo un 0,6% de diferencia; solamente 183 sufragios sobre 389.462 ciudadanos inscriptos en los padrones. Las cifras fueron revisadas y arrojaron el mismo resultado inobjetable y correcto. Una nueva y tercera fuerza, entre la pugna tradicional entre la UCR y el Partido Demócrata Nacional de Córdoba, había surgido: el laborismo (peronismo), se llevó el triunfo provincial aunque en 1947, el mismo Perón ordenó la intervención de la provincia. En un acto imaginativo, suponemos corazones latiendo, expectativas, sorpresas, reproches. Eso generan los resultados electorales: para alegría de unos, para tristezas de otros, para la aceptación republicana de todos.











(1) TELAM. http://www.telam.com.ar/notas/201507/113234-larreta-lousteau-balotaje-eleccion-ciudad.html
(2) La Voz del Interior. Cba, 26 febrero 1946, p. 5
(3) Datos tomados de: ALBARRACIN GODOY, María Inés. El cheque en blanco del 48’ cordobés. (En: Revista de la Junta Provincial de Historia. Córdoba, N° 14, 1991, p.33). El cálculo porcentual es nuestro



0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal