Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

viernes, 12 de junio de 2015

Caso Veliz Compagnucci - El ex procurador municipal imputado por “defraudación calificada y desbaratamiento de derechos acordados reiterados” logró una instancia de mediación

La causa que es seguida con atención por los habitantes del Valle de Punilla, tuvo esta nueva instancia, de la que se estima el inculpado no consiguió resultados favorables. Letrados querellantes interpretaron que la mediación es una acción dilatoria y que la carente proposición de negociación puede convertirse en una nueva estafa.

En el marco de las actuaciones que se sustancian por las denuncias efectuadas por los municipios de Villa Giardino, Valle Hermoso y La Cumbre en contra de Cristian Alejandro Veliz Compagnucci, quien ejerciera como procurador de esas municipalidades, en las que se involucran cobro de deudas que nunca fueron depositadas en sede municipal y otras denuncias efectuadas por terceros por el pago de deudas municipales sobre propiedades que se encontraban en juicio por mora, el jueves último se dio una nueva instancia, en esta ocasión en el Centro Judicial de Mediación de Cosquín, donde fueron citados algunos de los denunciantes con el fin de proponérseles algún tipo de resarcimiento por el engaño económico al que fueron sometidos. La búsqueda de Veliz, a criterio de los analistas, sería la de mejorar su situación ante la Justicia y proponer finalmente una probation. Pero, de acuerdo con las versiones periodísticas, tales fines no habrían tenido resultado favorable, ya que, por ejemplo, el Intendente de Villa Giardino, Juan José Ochoa, habría exigido el reintegro del ciento por ciento de lo percibido por el ex procurador a los contribuyentes. “Es nuestra obligación indelegable ante los contribuyentes que pagaron” habría dicho Ochoa.
También se ha consignado que el denunciante Roberto Antonio Andaluz, quien es representado por el abogado Francisco Zanier, se negó a ser parte de la mediación, entendiendo que el acto estaba “fuera de lugar y tenía visos de indecente”. Por su parte, Zanier habría sostenido que “estoy asombrado, esto es algo insólito, inaudito, parece una convocatoria de acreedores en un tribunal…”.
El tenor de estas declaraciones hizo que buscáramos la confirmación con el letrado Zanier, sosteniendo éste que “en toda mi actividad profesional, que tiene más de treinta cuatro años, nunca vi, estando constituido como querellante, no como actor civil, en una causa penal, que un fiscal, que es quien tiene la obligación de instruir, investigar previamente, llame a una mediación, así, en primera instancia. Más en este caso, donde las denuncias son de la más variada índole y todas radican en la figura de estafa. Hay muchísimas denuncias y gente que no ha denunciado aún, pero que va a denunciar. Tengo dos denuncias y una de un colega de Rosario que la enviará a la brevedad. Estimo que el fiscal debe investigar primero y luego llamar a mediación si ve la complejidad del asunto o ve la cuestión de que no debe enviar a juicio la causa, es posible pactar una mediación, por el momento, me parece que no es oportuno”.
Agregó que “si alguien ha estafado o se ha apoderado de un dinero que no le corresponde tiene que resarcir a la victima. En estos casos intentaron ofrecer cuotas, es ridículo, como a un estafador le vas a dar cuotas, para qué, para que te vuelva a estafar. Me parece que es toda una medida dilatoria y llama la atención que no haya sido detenido, porque, para mí, reviste peligrosidad procesal”.
Ante esto, se le consultó por si existía la posibilidad de apartar al fiscal, respondiendo que “Sí, se puede recusar al fiscal, pero no es conveniente en esta instancia, porque a lo mejor ha hecho una medida para él volver a retomar la causa si fracasaba y proseguir en forma rápida la investigación”.
Se le manifestó que antes había considerado a la medida como una clara acción dilatoria, sosteniendo que “Sí, pero a lo mejor lo ha pedido el mismo imputado, aduciendo que tenía intención de arreglar, y bueno el fiscal ha visto con buenos ojos a lo mejor que solucione al menos el problema económico y siempre esta latente la denuncia, porque la denuncia ya está hecha y el delito está cometido, que lo repare implica nada más que un arreglo económico por la parte civil, pero el delito existió”.
Se le planteó que había quienes analizaban que la Intención de Veliz era la de morigerar la carga penal y pedir una probation, estimando que “es un alternativa, pero, para mí, la probation se da exclusivamente en la etapa de cámara, una vez que sea elevada a juicio la causa, porque si no hay una causa consistente para qué va a haber una probation”.
Finalmente se le requirió por si, con su conocimiento de la causas, consideraba que la actuación de la fiscalía era la correcta, manteniendo que “No tengo el conocimiento total de las causas, pero estimo que, por mucho menos, otros ciudadanos estarían presos en este momento. O sea, veo, como dice la Voz del Interior, una especie de alivio que le han dado a este hombre para ver si puede regularizar su situación, que está muy comprometida”.

Cabe recordar que Cristian Alejandro Veliz Compagnucci se encuentra imputado por “defraudación calificada y desbaratamiento de derechos acordados reiterados”. Como también que Roberto Andaluz denunció penalmente a la esposa de Veliz, Gabriela Forcellini, a quien acusa de haberle cobrado 100 mil pesos por un vehículo que nunca le entregó.

A pesar de la reticencia a dar comunicación oficial, los medios periodísticos dan como cierto que los mediadores Teresa Elizabeth Cociuffo y Esteban Nicolás Bustamante habrían acordado una nueva audiencia para dentro de quince días.



Cuestión de confianza

Usted, como yo, habrá leído, con cierto asombro, las declaraciones que señalan que este paso por mediación de las victimas del abogado Cristian Alejandro Veliz Compagnucci es una acción dilatoria o que muchos otros estarían en prisión por causas menos significativas de las que implican al ex procurador municipal. Y con ello, se le habrán presentado toda una serie de cuestionamientos, los que indudablemente lo llevarán a pensar en la confiabilidad de la Justicia, porque por ahí alguien deslizó la frase “alivio judicial”, qué será esto del “alivio judicial”, quién lo impone, por qué razón, se dará en todas las causas o es sólo para algún tipo de protegidos, protegidos por quién y por qué, y tantos otros interrogantes, siendo estos, seguramente, los más básicos.
Claro que estos básicos interrogantes hacen a la confianza en la Justicia. Confianza que todos queremos tener, pero que algunos actos y actitudes nos hacen dudar.
Para aquellos que han sido esquilmados económicamente por el accionar inescrupuloso de un profesional de las leyes, el que le hablen de “acción dilatoria” o de “alivio judicial” es una nueva burla. Ellos esperan una investigación seria y rápida, que tenga como resultado el resarcimiento real de la estafa sufrida y la pena correspondiente para el inculpado. No hay otra, porque todos sabemos que este accionar delictivo tiene raíces profundas y hace largo tiempo que se viene ejerciendo y que, en más de una ocasión, ha tenido un paraguas de protección que ha impedido que llegue a los estrados judiciales, y con ello que continúe generando nuevas victimas.
Es tiempo de que quienes tienen que purgar sus delitos lo hagan, y la institución judicial, a derecho, ser la responsable de su juzgamiento.
Así, y sólo así, el ciudadano no tendrá dudas de confiar en la Justicia.

N.H.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal