Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

lunes, 25 de mayo de 2015

Elogio del Chequeo

Ya pasaron muchos años de la lectura de Elogio de la Culpa, el libro de Marco Aguinis que me indujo a interesarme en esa forma particular y paradojal de búsqueda de algunas razones o profundos motivos que nos mueven o no, a hacer y ser como somos o actuamos, en algunas circunstancias o en todo momento. Elogio de la Locura de Erasmo de Róterdam, dio origen también a otras disquisiciones literarias, como elogio del amor, del placer, del humor y de nuevo una conmovedora nota Juan Gelman que se llamó asimismo Elogio de la Culpa que comienza con este interrogante: ¿Hubo que ser “inocente” para tener acceso a la categoría de “víctima de la dictadura militar”? Mi hijo no lo fue. No fue “inocente”, sí víctima.
Hoy quise hacerle llegar otro elogio, que en cierta forma cubriría la doble necesidad de cuidar el bienestar de nuestro pueblo en lo que hace a su salud, tarea en la que vengo militando o actuando profesionalmente y en otra más reciente, la de redactor de notas en las que procuro verificar la calidad de la información que nutre mi creatividad, al igual que lo realizan la mayoría de los escritores, periodistas, hombres mujeres y jóvenes amantes de la pluma y de la verdad que con ella pretenden defender o dar a conocer.
Busco en el diccionario (1) la palabra chequeo y me encuentro con dos americanismos: Examinar, verificar (se refiere indudablemente a la tarea de un informador antes de re transmitir una novedad) y la otra “hacerse un chequeo” y ya es algo del campo de la salud de los adultos que periódicamente en estado de salud o de padecer un problema crónico desean una profunda constatación de las funciones y estados de los diversos sistemas que nos permiten vivir con una calidad de vida adecuada o pesquisar problemas inaparentes.
Nadie que lea mis notas ignora mi simpatía y adhesión a los lineamientos del gobierno nacional en varios temas y no en todos. No hay lugar a dudas que el posicionamiento que mantiene en lo que hace a Derechos Humanos, lo ha distinguido y ha contado con una amplia adhesión, rescatando los primeros pasos del primer gobierno de la democracia reconquistada en 1983 y ampliando el espectro de los derechos a grupos poblacionales fuertemente discriminados, en lo legal, social, sanitario, etc.

Justamente es en lo sanitario en lo que deseo incursionar. Uno de los principales déficit de esta gestión es su dificultad comunicativa. Es quizás tan desventajoso no informar como hacerlo de una forma en lo que por su trascendencia es de suma importancia, se acopla a aspectos de menor trascendencia o significación. Así me llego la novedad de que el gobierno asume la tarea de extender el plan SUMAR a los adultos (4.000.000), entre 20 y 64 años, que carecen de cobertura social. Para quienes asistimos como pediatras a los niños y niñas que padecen problemas crónicos o riesgos de difícil control, no contar con una familia donde la salud sea asistida adecuadamente por carecer de recursos o que el acceso al sistema público exija el pago de bonos limitativos es un escollo o barrera real y que lo padecemos cotidianamente. ¿Como tratar la obesidad en los niños si la misma es desatendida en los padres, al igual que en caso de adicciones, o depresión, o conductas de riesgo que generan lesiones, o cumplir con programas de prevención de enfermedades crónicas como la diabetes, hipertensión, asma, etc? Quizás la expresión “chequeo” no cumple con la definición total de la estrategia pero sin lugar a dudas la incluye. Según el ministro de Salud de la Nación, Dr. Daniel Gollan, (2) este masivo sistema incluirá seis líneas de cuidado: control periódico de salud; detección de riesgo de enfermedades crónicas no transmisibles (hipertensión, diabetes, cardiovasculares y renal); detección de riesgo y diagnóstico de cáncer colorrectal; salud mental; apoyo y seguimiento en casos de alcoholismo y consumo de sustancias; promoción de hábitos saludables, salud sexual y reproductiva; y prevención de lesiones externas. Si el programa se desarrolla con plena participación de todos los efectores o proveedores de salud públicos involucrados, los resultados no serán inmediatos, seguramente esta oportunidad de “chequeo” que actualmente poseen solo los que cuentan con prepagas de alto costo, se difundirá a un mayor número de familias a modo de un contagio positivo. La noticia, sin embargo, no tuvo la repercusión que debería haber tenido. Siempre hay otras que ocupan el primer lugar de los titulares y generalmente son de tinte negativo. Con el antecedente de que los programas como el de 19 Vacunas Gratuitas y Obligatorias, Remediar, Asignación Universal por Hijos, Progresar, Procrear, etc, se vienen cumpliendo, sinceramente espero que este último sea todo lo exitoso posible, lo que se traducirá en niños más sanos porque tienen padres a su vez más sanos.

Paso al otro significado de la palabra chequeo: y no se trata de la tarea de verificar como médico si los avances que se anuncian en las publicaciones de la especialidad, son tales o ardides publicitarios de determinados laboratorios medicinales en pro de una mayor venta de algún fármaco al que le han cambiado solo el nombre. El noticioso de la 6 de la mañana me anuncia que un matutino leído por los locutores, denuncia que el Ministro de Economía de la Nación, gana en una empresa del estado, la suma de $400.000, por ser miembro del directorio. Me cuesta creerlo, es una persona que ni siquiera usa corbata, un profesional de la economía que viene confrontando con los más poderosos grupos económicos del mundo, que si quisiera podría a acceder a cifras mucho mayores que esas como miembro de su niveles ejecutivos, como ha pasado con otros ministros, en otras épocas, que un día estaban del lado del estado (¿lo estaban?) y al otro día en las empresas o bancos con las que el estado litigaba. Pasaron solo algunas horas para que la noticia se desmintiera. No cobraba ni un peso por esa gestión. No he escuchado ningún reconocimiento por ese gesto, que los ciudadanos, consideramos correcto. Pero el desmentido (des- mentido) hasta el día de hoy no fue publicado en ese matutino. Algo parecido con el hijo de la Presidenta y la Embajadora en la OEA, de tener según la revista brasileña VEJA (y asumida por el mismo matutino que en el caso anterior como real), la suma $40.000.000 de dólares en un banco en EEUU. Hace pocas horas el Banco lo desmintió totalmente. Cuanto tardarán los medios que la dieron a conocer como parte de la gran cadena internacional de la que son parte, en des-mentirlos.
La necesidad de chequear informaciones, es hoy una tarea tan importante como la de seguir buscando la verdad de lo que pasa con nuestra salud. En ECOS de Punilla veo que se ha establecido este modelo de verificación y los lectores que lo leen y a su vez siguen el programa televisivo donde participa su Director, Nicolás Heredia, las situaciones dramáticas que habíamos analizado, fueron constatadas con entrevistas a familiares de los vecinos involucrados. No se trata de ser pro oficialista o pro oposición. En todo momento como vecinos o ciudadanos somos modelo de conducta ante la incertidumbre o la duda. De cómo actuemos, de cómo indagamos o juzguemos, dependerá en gran medida el comportamiento de nuestros hijos.

Benjamín Malamud

(1) Diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe:
(2) http://www.msal.gov.ar/sumar/ampliacion-del-sumar-para-varones-mayores-de-20-anos

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal