Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

viernes, 23 de enero de 2015

Nuestro “Salvaje Relato”

La Voz del Interior tiene esta nota: Acusan a "rey mago Gaspar" de golpear a un niño”. El padre de un chico de 12 años denunció que un hombre, disfrazado de rey mago, agredió a patadas a su hijo. Fue el 6 de enero en La Falda. “Mi hijo de 12 años…con un grupo de amigos… escuchan bocinazos, se detienen para ver qué pasaba. Cuenta que los reyes magos tiraban en forma muy vehemente los turrones. Se ve que a alguien le pega el turrón y le devuelve pegándole a un rey mago”, “Creo que le pega a Gaspar. Mi hijo se larga a reír… en ese interín se baja el rey mago, le tuerce el brazo, y lo tira al suelo y le pega patadas”, aseguró el padre del niño. “A partir de ahí nos avisan que el nene estaba golpeado, hicimos la denuncia y ahora estamos a la espera”. “Queremos que le den algún castigo, no puede andar por la calle golpeando a un niño. Cuando estábamos en la comisaría, mucha gente se solidarizó con nosotros. Alguien de la municipalidad los llamó. Ahí era la oportunidad para pedir disculpas. Después fueron a mi negocio unos integrantes de estos muchachos, y me dijeron que estaba arrepentido el muchacho, yo le dije que 'ya no era el momento, el momento era el 6 de enero´. Así que le dije que voy a seguir con la denuncia. Ver un personaje mitológico castigando a un niño es una imagen muy fea para los chicos”, concluyó en su relato.
Lo que más exasperó a los padres, aparentemente, según los diversos relatos, es el hecho de que cuando deciden hacer la denuncia, algunos de los responsables de la caravana de Reyes Magos, se preocuparan más por la trascendencia que pudiera tener lo acontecido -que lamentablemente si la tuvo y mucha en el ámbito mediático nacional- que por el estado de salud en que se encontraba el niño. Todos sabemos que toda agresión violenta, y es más violenta cuando más asimétrico es el poder físico, entre el perpetrador y la víctima, como lo ocurrió en este caso, generalmente determina consecuencias o secuelas. Las lesiones físicas a veces no son tan importantes como las emocionales, lo que depende mucho de la fortaleza psicológica del niño y del apoyo o contención en su medio familiar. El pedido de no hacer la denuncia, algo bastante típico a nivel de los conflictos familiares, con el argumento de que se afectaría el buen nombre de la institución familiar, o las fuentes de trabajo, es lo que generalmente ocurre en esas circunstancias. Los resultados de esa omisión, muchas veces generan mayor impunidad para otras agresiones de mayor cuantía, luego de un período de arrepentimiento o de “luna de miel”. Este es nuestro “salvaje relato”, nuestro como ciudad, que hace lo posible por medio de sus vecinos e instituciones, por promocionarse como una “ciudad segura y saludable”. No es solo una responsabilidad gubernamental, que a ojos vista, desarrolla un amplio espectro de convocatorias para vecinos y turistas especialmente en la época estival o de las vacaciones escolares, sino de cada uno de nosotros que cuando atendemos a los visitantes, una de nuestras fuentes de ingresos más importantes como “ciudad turística”, somos la “cara visible” de esta comunidad. Nos duele a todos lo sucedido y seguramente si lo asimilamos y aceptamos como parte de nuestra lucha por la vigencia de los derechos humanos cotidianos, seguramente seremos mejores como vecinos-ciudadanos. Es también una oportunidad para que nuestros concejales, no dejen dormir un día más al Consejo de la Niñez y Adolescencia, como herramienta de concientización y aplicación de la ley de Protección integral de la niñez y Adolescencia.
Sumo a este enfoque inicial mi preocupación permanente por el origen de las violencias en nuestra sociedad y especialmente lo que nos lleva desde pequeños a adquirir conductas más agresivas en lugar de otras que favorecen la convivencia. Me toca a veces permanecer en salas de espera de instituciones médicas en horarios vespertinos y con las nuevas macro pantallas televisivas, haciendo llegar a un público de edades diversas, incluyendo niños, contenidos cargados de erotismo y también violencia en los anuncios publicitarios o de las propuestas para horarios nocturnos. Tengo nietos y con ellos a veces me toca presenciar tanto los contenidos como la promoción del consumismo por parte de los anunciantes de sus programas preferidos. En un artículo de la Fundación ARCOR firmado por Alicia Entel ¿Quién defiende al público infantil? , la autora expresa “ A lo largo y ancho de Latinoamérica se ha extendido el debate por las defensorías o veedurías del público, de las audiencias, de los televidentes. Y un público especialmente sensible y hasta de gran vulnerabilidad son los niños y niñas (*). La autora nos informa que antecedente legal existe a favor de medios que nos ayuden a ser menos violentos o mejores ciudadanos: El Consejo Asesor de la Comunicación Audiovisual y la Infancia (CONACAI), conformado a partir del artículo 17 de la Ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual, está constituido por organizaciones de la sociedad civil dedicadas a medios, infancias y juventudes, por sindicatos vinculados con la comunicación y la educación, y por los organismos de referencia del Estado nacional y de los Estados provinciales. Concluye el artículo, que recomiendo a los lectores de ECOS con esta afirmación: quizás la pregunta inicial sobre quiénes defienden al público infantil, además de la gran validez que tienen las legislaciones y las vías institucionales y gubernamentales para realizar tal defensa, radique también en algunas palabras claves: conversación, presencia, información sencillamente compartida, y afectos seguros, todos los días. Tarea que deja en manos de cada familia con sus posibilidades y limitaciones, horarios de trabajo, cuidadores alternativos o improvisados, etc. ¿En La Falda, no deberían asumir una mayor responsabilidad tanto el Consejo Municipal de Educación ampliando su integración a toda la comunidad educativa, es decir padres (no solo aportantes económicos de las cooperadoras escolares) y alumnos?
En un artículo de una de las revistas científicas más consultadas (**) por los pediatras uno puede encontrarse con esta conclusión, al evaluar el efecto de los medios (TV, videojuegos, música) en los niños de 5º grado de un país del mundo desarrollado: La asociación entre la agresión física y la exposición a la violencia en los medios es robusta y persistente ; la fuerza de esta asociación…puede ser al menos tan importante como la de otros factores con la agresión física a los niños, como la violencia en el vecindario , la violencia doméstica, la salud mental de los niños y ser varón.
Nos toca ahora, antes de que tengamos otro “salvaje relato” sin ni siquiera un “Oscarcito” hacer lo posible como vecinos-ciudadanos, por mejorar nuestras conductas, de adultos como modelos sociales de nuestra niñez, de nuestra activa participación en la gestión de instrumentos sociales que hagan efectivos los derechos consagrados de protección de la niñez y adolescencia, entendiendo que si bien “la violencia vende” en la promoción mediática del consumo, el costo social es de lamentar, tanto aquí como en cualquier lugar de nuestro mundo globalizado.
Benjamín Malamud

(*)http://www.fundacionarcor.org/es/detalle/358/--quien-defiende-al-publico-infantil-
(**)Coker T R y otros. ACADEMIC PEDIATRICS 2015;15:82–88



0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal