Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

viernes, 7 de noviembre de 2014

La “Señora” en Córdoba (V)

Por Rubén Rubio

El General de brigada J.D. Perón no fue el más votado en la provincia de Córdoba. Pero la alianza que lo sostenía sí triunfó por escasísimo margen. Alianza frágil que no tardaría en quebrarse.

El “clima” político en Córdoba hacia octubre de 1946

El tan mentado y alabado buen clima cordobés no se reflejaba en el ámbito político. Como bien ha investigado y publicado el Dr. César Tcach en varias de sus obras (1), y retomado por otros autores, el peronismo tuvo matices particulares en el interior del país.
Para el Dr. Tcach, hacia 1945, aún era insignificante la presencia de sectores industrializados en Córdoba, comparado con Buenos Aires y su cinturón suburbano. Aún, la movilización del 17 de octubre y la huelga declarada para el día siguiente, no alcanzaron en Córdoba (ni Rio Cuarto, San Francisco, Villa María) las características de la Capital Federal, salvo ataques violentos a ciertas instituciones. De allí, el surgimiento del concepto de “peronismo periférico”, es decir, un nacimiento político apañado, no únicamente, por los sectores obreros; para este autor, hubo también “una matriz conservadora: caudillos y dirigentes del Partido Demócrata, dirigentes radicales de extracción nacionalista y antiliberal, y la propia Iglesia a través, fundamentalmente, de la Acción Católica” (2)
Las elecciones del 24 de febrero de 1946, en la provincia, fueron custodiadas por el Ejército y se realizaron sin sobresaltos. Al día siguiente, el ex gobernador radical, Dr, Amadeo Sabattini, decía con temerario optimismo: “En esos comicios del 24 de febrero ha sido ampliamente derrotada la política continuista. Ha triunfado por millares de votos la Unión Democrática, que impondrá el gobierno de la Constitución. En Córdoba, ya se sabe en todo el país, que ha triunfado la Unión Cívica Radical.”(3) Predicción algo errónea. Los resultados para la elección presidencial, en la provincia de Córdoba, favorecieron a la Unión Democrática por 33.390 votos. Para autoridades provinciales, el triunfo del Laborismo/UCR JR sobre el ala sabattinista de la Unión Cívica Radical fue ajustado y sorprendente: tan sólo por 183 sufragios. Importante fue lo conseguido por el tradicional Partido Demócrata Nacional de Córdoba, aunque sería la última vez que obtendría esos guarismos en elecciones. Los Partidos Socialista y Comunista mantuvieron su caudal electoral.
Un cuadro sintetizador permite leer los datos con mayor claridad:

Elecciones 1946 en Prov. de Córdoba para autoridades provinciales (en porcentaje) (4)
Laborismo
UCR (JR) U.C.R. P.D.N.C P. SOC P.COM
38,35 % 38,29% 20,83% 1,13% 1,38%


Ello significaba el ascenso al Poder Ejecutivo cordobés del nuevo movimiento, teniendo mayoría en la Cámara de Diputados pero ser minoría en la Cámara de Senadores.
La fórmula integrada por el Teniente (R) Salvador Argentino Auchter UCR (JR) y el ingeniero Ramón Asís, del Partido Laborista, planteó muy pronto su incompatibilidad. El gobernador (quien había sido funcionario de A. Sabattini), con rasgos personalistas y autoritarios, aún antes de asumir, desconoció el pacto de distribución de cargos entre la UCR (JR) y el Laborismo cordobés. Pese a la llegada del vicepresidente electo Jazmín Hortensio Quijano con la intención de limar asperezas, la asunción de autoridades provinciales manifestó las hondas diferencias. El 16 de mayo de 1946, el gobernador Auchter juró ante el Superior Tribunal de Justicia (al no poder hacerlo en la Asamblea Legislativa por falta de quórum), y pese a una feroz represión policial a los laboristas, lo hizo el vice gobernador Ing. Ramón Asís.
El quiebre de la coalición mostró su gravedad en las acusaciones mutuas en el seno de la Cámara de Senadores. A semanas de la asunción de su cargo, un senador por el Laborismo (en ese momento Partido Único de la Revolución Nacional) decía del gobernador Auchter: “El que habla [Federico de Uña] que ha resultado electo senador figurando en la misma lista que el señor Gobernador de la provincia, no puede, por más que haya sido votado por los mismos hombres que sufragaron por él, permanecer atado a ese solo hecho, máxime cuando está demostrando, sobre todas las cosas, que le falta honradez en los procedimientos y eso no puedo tolerarlo”(5)
Si bien es cierto que el conflicto interno del partido gobernante era el foco de atención, la oposición, tanto radical como demócrata, hacía sus revisiones frente a la inesperada derrota. Los antiguos rivales políticos, cada uno en su seno, analizaban las dificultades internas; la UCR cordobesa, liderada en forma silenciosa y activa por Amadeo Sabattini (profeta del “desaguisado” que significaba unirse a la Unión Democrática), no lograba la necesaria unidad. El Partido Demócrata lamentaba, en algunos de sus líderes, la “fuga” de varios de sus miembros hacia el naciente movimiento del presidente de la Nación y ahora ascendido General de brigada Juan Domingo Perón.

1) TCACH, César. Sabattinismo y peronismo: partidos políticos en Córdoba (1943-1955). Bs. As, Biblos, 2006. MACOR, D y TCACH, C. (edits) La invención del peronismo en el interior del país. Sta. Fe, Univ. Nac. del Litoral, 2003.
2) TCACH, C. Sabattinismo y peronismo. Op cit. p. 92
3) La Voz del Interior, Córdoba, 26 febrero 1946, p. 5
4) Datos tomados de: ALBARRACIN GODOY, María Inés. El cheque en blanco del 48’ cordobés. (En: Revista de la Junta Provincial de Historia. Córdoba, N° 14, 1991, p.33). El cálculo porcentual es nuestro
5) CÓRDOBA. Diario de la Cámara de Senadores de la Pvcia de Córdoba. Año 1946, sesión 6 y 7 de junio de 1946 p. 278. Federico de Uña fue electo vicegobernador de Córdoba, en el período 1952-1958, inconcluso por la denominada “Revolución Libertadora” de 1955

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal