Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

lunes, 17 de noviembre de 2014

¡¡¡Gracias, Fondos Buitres!!!

Por Alberto E. Moro

¡Por favor, queridos fondos buitres, no se detengan!
¡Tengan piedad, aunque solo sea por esta vez!


Los fondos buitres, no obstante su identidad carroñera, están logrando desenmascarar a nuestros buitres internos no menos indignos, que la Justicia argentina parece impotente en descubrir y condenar por cobardía, coimas, o simple y vergonzoso temor de perder sus privilegios.
Ya he escrito en otras oportunidades sobre el que será seguramente “el robo del siglo”, el momento en que una banda de delincuentes capitaneada por Néstor Kirchner y entrenada en la provincia de Santa Cruz, logró apoderarse de una riquísima república para vaciarla.
Con el mismo elenco de cómplices listos para ocupar cargos claves en el Estado Argentino, y con una operatoria orientada no solo a obtener coimas multimillonarias en dólares (como en el gobierno de Menem), sino a organizar grandes negocios a la sombra del Estado cuya finalidad última era enviar millones y millones de dólares provenientes de las arcas del estado, a su nombre y hacia los paraísos fiscales del exterior, como las Seychelles, donde Cristina de Kirchner tuvo que hacer una “impensada e imprevista” escala técnica.
Los acreedores de Argentina, bautizados “fondos buitres” por los mismos que fueron en su momento a rogarles que les prestaran, ante la caprichosa y triste costumbre de nuestros gobiernos de no querer pagar sus deudas y declararse alegremente en default, han resuelto investigar a los principales responsables del desfalco que ha destruido la economía del país. En particular, se han presentado ante la justicia norteamericana, que es verdaderamente independiente del poder político, denunciando la trama de corrupción que posibilitó o ayudó desde ese país a la asociación ilícita paralela al gobierno argentino que construyó el ex presidente Néstor Kirchner con “su equipo” profesionalizado en Santa Cruz para organizar el desvío y vaciamiento de las arcas del Estado.
Han descubierto, solo en el estado de Nevada, 123 sociedades a las cuales se ha girado dinero (cientos de millones de dólares) desde el grupo compuesto por Lázaro Baéz y sus hijos Leandro y Martín, todos ellos testaferros de los Kirchner. Y están reconstruyendo la ruta que siguieron esos fondos para despistar, es decir para confundir a quienes pudieran intentar rastrearlos. Al parecer, hay no menos de tres bancos europeos involucrados.
Según consta en la presentación NML ante la Justicia, la denuncia incluye a 17 personas y 6 entidades del emporio económico montado por el constructor patagónico, ex bancario, e innegable socio de Néstor Kirchner y su esposa, la actual presidente, quien por primera vez ha sido también imputada en esta investigación sobre esta verdadera mafia política argentina. Que incluye también el nombre, de más está decirlo, de Máximo Kirchner y sus muy cercanos lazos con Lázaro Báez y Cristóbal López, cuya documentación se está solicitando a dichos empresarios.
Se trata de uno de los operativos llamados “Discovery”, del que no es necesario traducir el significado, figura legal por la cual se puede solicitar judicialmente información y documentación cuando se sospecha que hay bienes públicos indebidamente apropiados por terceros, caso flagrante en la Argentina cuando hay gobiernos peronistas.
Otra punta del ovillo de esta madeja infame son los negocios de los Kirchner con Cristóbal López, cuyos “vínculos irregulares” han descubierto los fondos NML, a través de facilitaciones corruptas para despojar al pueblo con casinos, juegos de azar y medios de comunicación en Argentina y Estados Unidos. Todo ello con aportes multimillonarios del gobierno nacional eludiendo los controles que existen en los países normales, y que aquí han sido destruidos, con una sola excepción. Han puesto sobre el tapete los estrechos e innegables vínculos entre la familia Kirchner, marido, mujer y testaferros varios, con este empresario devenido en magnate de la noche a la mañana, de lo cual hay múltiples evidencias que la justicia argentina parece no advertir. También hay una presentación de los mismos demandantes a la empresa norteamericana con nombre francés Val de Loire, radicada en el estado de Nevada, y vinculada con el empresario kirchnerista mencionado.
Los abogados del Fondo NML de Paul Singer, aseguran poseer información de las operaciones entre Cristóbal López, Néstor Kirchner y Cristina Fernández de K. que le han permitido llevar al extranjero millones y millones de dólares del erario público que, según ellos, están ahora “escondidos en diversas partes del mundo financiero”. Son los dineros que, después del período de mayor prosperidad que haya tenido nunca la Argentina en su comercio exterior, ahora faltan en los hospitales, las escuelas y las rutas generando maltratos e innumerables tragedias al pueblo de la nación. Es también lo que, cínica y falsamente, se han atrevido a denominar “la década ganada”. Ganada por los ladrones de la banda kirchnerista, sin duda.
Afortunadamente estos “Buitres” tienen las conexiones y los recursos para ir fondo con esto y –así lo espero- hacer las verificaciones que la inoperante justicia argentina no puede o no quiere hacer. Es inaceptable, flagrante y criminal que hayan metido presos a los operadores financieros Fariña y Eláskar, y que no hayan hecho lo propio con su empleador Lázaro Báez, que es a todas luces el testaferro mayor de los Kirchner.
Lo que relatamos no es nuevo, lo hemos denunciado en numerosas oportunidades en esta columna (*), ante la obviedad de que una banda organizada y entrenada en el sur había llegado a apoderarse del gobierno encaramada en la maquinaria electoral del partido que arruinó a este país con el autoritarismo y la corrupción.
Boudou, uno más entre los integrantes de la banda de cacos (debería escribirse con K) también está siendo investigado por NML, el citado Fondo de Inversiones de riesgo, a causa de su participación en negociados multimillonarios entre los cuales nada menos que el apoderamiento de la Imprenta especializada en la confección de los billetes de la moneda argentina, que es algo así como la mayor aspiración que pueden tener los ladrones de alto vuelo y guantes blancos pero muy sucios. Con ese motivo, también ha habido una presentación ante la Justicia norteamericana contra Guido Forcieri, quien fuera Jefe de Gabinete en el Ministerio de Economía durante la gestión de Amado Boudou al frente del mismo, pasando luego a desempeñarse, hasta hace muy poco, como representante argentino ante el Banco Mundial. Al parecer, este funcionario está implicado como cómplice en el traspaso irregular de la Imprenta donde se fabricaban los billetes de la moneda nacional argentina.
Seguramente, ante esta amenaza es probable que el gobierno pague lo que debemos aún por su impericia, con el objeto de detener la investigaciones y evitar que las mismas sean dadas a publicidad… ¡Por favor, queridos fondos buitres, no se detengan! Lleven la investigación hasta sus últimas consecuencias, como tantas veces se dice sin hacerlo… Se lo reclamamos los argentinos honestos que, según mis cálculos basados en los votos de confianza observables, seremos cuando menos alrededor de 20 millones de personas. Por fortuna, aún quedamos unos cuantos que hemos logrado sobrevivir a la corrupción imperante y galopante… y necesitamos desenmascararlos. ¡Refúndanlos! ¡Tengan piedad, aunque sea solo por esta vez!


(*) Alberto E. Moro. ARGENTINA, EL ROBO DEL SIGLO. Mayo de 2013
Alberto E. Moro. ÉTICA Y POLÍTICA EN LA ARGENTINA. Enero de 2014

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal