Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

viernes, 5 de septiembre de 2014

El mejor homenaje a los niños: sus derechos bien cumplidos

El día del niño, amén de su lado evidentemente comercial, se ha convertido los últimos días en una maratón de saludables acontecimientos recreativos, culturales, oficiales, partidarios y también y esto lo destaco, barriales, donde las familias del centro vecinal, se reúnen con sus propios recursos auto generados para brindarles un momento de sano encuentro a niñas y niños que lo disfrutan “a lo grande”, especialmente por ver a sus padres activos autores y no solo receptores, del feliz acontecimiento. Niño se es hasta los 18 años según la OMS, aunque la madurez total de un ser humano a nivel de la corteza cerebral se completa en la 3ra década de la vida y aunque muchos niños pasan a ser fuentes de recursos económicos para sus familias, si el sistema educativo no logra retenerlos. No obstante lo acontecido con el joven hijo de Marcelo Zárate y relatado contundentemente por este semanario - casi en absoluta soledad -, algo realmente llamativo, a no ser que interpretemos que en etapas pre electorales los silencios se compran, no puede dejar de alarmarnos. El relato coincide con lo que escuchamos en la última reunión del Consejo de la Ciudad (CC), a donde se nos invitó a participar como miembro de CIPLA. Allí se le expusieron al actual Comisario de La Falda, Moyano, tanto la preocupación por la grave denuncia receptada en un medio radial, como la que hicieron llegar otros adolescentes convocados por el propio CC, de presuntos y reiterados malos tratos por parte del personal policial. Allí, el Sr. Comisario y con una afirmación que en mí provocó asombro, nos hace conocer que en La Comisaría de La Falda actúan dos fuerzas policiales, una de la que él personalmente es responsable y otra, denominada “patrulla” que no logré entender a quien responde y que fue la responsable, de la denunciada golpiza que habría recibido el joven Zárate. Le corresponde al CC hacer llegar todos los reclamos y las interesantes propuestas que formularon los jóvenes, en procura de asesorar al CD para que salga a luz la ordenanza sobre la nocturnidad, alcohol, boliches, fiestas privadas, etc. Tema que también abordó el Vice Intendente en la extensa entrevista que publica ECOS. Desde mi lugar como representante de CIPLA puse de manifiesto la propuesta oportunamente presentada desde la Secretaría de Salud Municipal de un amplio programa de Opciones de Vida Saludables como una alternativa o complemento de la Ordenanza en prolongada discusión. Esto coincide con el reclamo de los jóvenes consultados, la inexistencia de otras fuentes de esparcimiento, cultura, recreación, accesibles económicamente y convocantes. Derecho humano al tiempo libre u ocio saludable. A lo que personalmente agregué la idea de que siendo la nuestra una Ciudad Turística, se promocionaran esas mismas alternativas, de forma descentralizada, incentivando con fuertes desgravaciones impositivas a quienes opten por horarios diurnos y sin alcohol. El sentirse discriminado es siempre un germen de violencia social que se va a expresar de una forma u otra, ya sea con conductas que lindan con lo antisocial e incluso con autoagresiones y la lista de suicidios de jóvenes, evidencia esa dolorosa realidad. Por otro lado, se destacaron los logros obtenidos por el cuerpo policial local de investigaciones, en el esclarecimiento de delitos contra la propiedad, de muy difícil resolución, una de las formas de favorecer el clima necesario de seguridad y evitar que actos delictivos queden impunes. Y que según informó el Sr. Comisario, en la reunión de CC, prestigia departamentalmente a la comisaría local. Pero lo central a mi entender, es que la otra demora del CD, nos preocupa tanto como la antes mencionada y es la Ordenanza de Creación del Consejo Niñez y Adolescencia, (Ley 26061 de Protección Integral de la Infancia) tarea no fácil, pero menos complicada que poder justificar las agresiones a niños o adolescentes de nuestra Ciudad, con el antecedente de tan graves acontecimientos padecidos hace un par de años. Una Ordenanza que debería imponer una capacitación obligatoria en tema de DDHH y buen trato tanto al personal de seguridad, como a quienes se relacionan con el público en todas las dependencias municipales, provinciales y privadas donde las denuncias de inconductas o transgresiones son más frecuentes.
La información que receptamos, evidencia que el tema de autoritarismo y violencia de los sistemas policiales, no es un problema exclusivamente local. Lo ocurrido en Córdoba con la intimidación padecida por un periodista de Radio Universidad, justamente el que había investigado a los transgresores de la fuerza de seguridad que participaron en los saqueos del año pasado. Asimismo la declaración del Consejo Superior de la UNC expresando una "profunda preocupación" por las 7 muertes registradas a manos de policías cordobeses en 2014, a los que calificó de "excesos, en algunos casos, cuando no de simples ejecuciones en otros", nos alerta que se puede poner en marcha una ola autoritaria, que debe ser prevenida con más democracia, más participación popular y el deber de los funcionarios públicos municipales de no desentenderse de estas formas de violencia propias de una dictadura.
Y hablando de participación popular, llegó a mis manos con una dedicatoria que nos ayuda a continuar por el camino de la prevención y los derechos, el excelente libro: Asignación Universal por Hijo (AUH). ¿Titulares o Titulados?, donde los autores, profesionales del Trabajo Social y la Salud Mental de la UNC, coordinados por la Profesora Nora Aquín, analizan los efectos cualitativos de este programa en las familias cordobesas. Como este plan “de ciudadanía” está plenamente desarrollado en La Falda y no poseo una evaluación local, extraigo algunas de sus conclusiones que nos pueden interesar y una de ellas es justamente el desafío de la participación o no participación de los mismos titulares de la AUH, en problemas reales de sus comunidades que los afectan y que requieren cambios. Sobresale el sentimiento de ser “ayudado” y no justamente de que la AUH es un derecho de la que se es “titular”. Por lo tanto los efectos positivos en cuanto a calidad de vida, por mejoras en la alimentación, vestido, vivienda, evaluados por los autores, no son considerados un deber constitucional de toda una nación-estado por procurar una sociedad con más inclusión y atenuación de vulnerabilidades. Según los resultados de la investigación realizada, la AUH afianza los derechos al bienestar familiar, a la educación, a la alimentación, a la salud, etc., pero no es posible avanzar en salud si el paciente, la familia, los vecinos no se involucran ante determinados problemas que exceden lo personal: violencia, adicciones, trastornos alimentarios-nutricionales, sexualidad adolescente. Igualmente, no se puede avanzar en calidad educativa si los padres no tienen una relación estrecha con la escuela. Los autores señalan que “hay una relación inversamente proporcional entre la satisfacción de las necesidades básicas y la participación social”. Esta afirmación induce a preguntarme: ¿contribuirá a esa actitud negativa a participar, la forma en que tratamos a los titulares del derecho a la AUH en nuestros contactos personales o profesionales? Por ejemplo al firmarles la libreta de salud, o de vacunas, o de educación o cuando compartimos con ellos las colas bancarias y mantenemos mental o groseramente la concepción de “vagos”, “cabecitas negras”, “cobra-plan”. Si bien muchos de los titulares no han incorporado la convicción de ser dignos ciudadanos con derechos, nuestro aporte local es ir pensando en cambios de actitudes, porque las consecuencias de no hacerlo, no se solucionan con más mano dura, sino con más leyes justas y, porqué no, con más tiempo libre saludable y accesible para todos los niños y jóvenes. El mejor homenaje a la niñez.

Benjamín Malamud


0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal