Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

sábado, 13 de septiembre de 2014

Catástrofes: pequeñas o grandes, pero evitables

En pocos días las páginas de Sucesos de La Voz y de otros diarios, nos conmocionan con una serie de catástrofes para algunas familias y por su trascendencia, seguramente impactan igualmente a amplios sectores de nuestra sociedad. Golpea especialmente a las familias, donde la muertes de cada hijo, por causas totalmente evitables, no son “accidentes”, por definición eventos casuales imprevisibles y si irreparables catástrofes que entran por definición en el amplio capítulo de las violencias por omisión o NEGLIGENCIAS.
Por cada niño que muere unos otros tantos sobrevivirán con secuelas discapacitantes, cuatro veces más serán asistidos en servicios de emergencia y cientos padecerán estudios médicos y tecnológicos de alto costo, con lucro cesante para sus padres, costos económicos para el estado, las obras sociales y las propias familias y finalmente mucho y perdurable dolor, duelos que ponen a prueba las humanas capacidades de resiliencia.
En toda negligencia, principal o más frecuente forma de violencia por omisión que afecta a niños, niñas y adolescentes, confluyen una multicausalidad de condicionantes y desencadenaste de las lesiones. Siempre está en juego alguna forma de energía (cinética, calórica, química, eléctrica, mecánica) o la supresión de los procesos energéticos metabólicos, tal el caso de la asfixia por falta de oxígeno. El huésped o víctima está en una edad vulnerable para muchos factores socio ambientales y fundamentalmente, creo que esto es lo más significativo, falta el factor de protección que tendría que haber estado presente. Se habla entonces de descuido, cuidado inadecuado, falta de supervisión, falta de planificación de medidas preventivas, etc. Antes incluso de abandono, simplemente.
El enfoque preventivo no pasa por la culpabilización sino por el reconocimiento epidemiológico de las causas de lesiones tanto mortales como no, pero con graves riesgos para la niñez y las medidas idóneas, científicamente evaluadas para ponerlas en práctica. La ley nacional 26061 y la provincial 9944, se ocupan de hacer efectiva la estrategia de protección integral de la niñez, cuya base es la Convención Internacional por los Derechos del Niño.
La vacuna para esta epidemia no tan silenciosa es la educación que se debe iniciar desde el embarazo y continuar toda la niñez adaptada a cada contexto eco-social y diseños tecnológicos que alejen la energía, antes mencionada de sus posibles víctimas. Las armas de fuego en hogar ocupan un primer lugar. Producen lesiones poco frecuentes pero muy letales. Donde, con quién y con que juegan nuestros niños son 3 preguntas cuya respuesta, no puede quedar al azar. Son 3 preguntas que a cada rato nos tenemos que hacer. Los factores de distracción, como los celulares y los nuevos TICs, están presentes en porcentaje importante de lesiones.
A los pediatras nos corresponde conocer cuáles son los factores de protección (FP) con que cuenta cada niño o niña y cuales los riesgos (FR) que la acosan. Un buen funcionamiento familiar tanto a nivel nuclear como ampliado, ocupan el primer lugar entre los FP y los problemas de salud mental como la depresión o el alcoholismo entre los FR. Lógicamente, la precariedad de las viviendas, la falta de disyuntores, la violencia familiar, el uso de andadores, piletas de lavar, televisores sin amurar, mascotas agresivas, siempre deberían considerase.

Desde CIPLA, (Comisión Intersectorial de Prevención de Lesiones Accidentales de La Falda) por medio de los talleres barriales o desde las escuelas y consultorios hemos procurado sembrar la idea de previsibilidad de la mayoría de las lesiones. Muchas veces con medidas sencillas, adaptadas a cada edad. Otro tanto viene haciendo en todo el país el Comité de Prevención de Lesiones de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), (que anteriormente se denominaba C. de P. de Accidentes). Pero el cambio fundamental se dará si toda la comunidad asume el desafío de afrontar responsablemente esta amenaza, sabiendo que los esfuerzos preventivos no tienen tanta prensa como las catástrofes que originaron esta nota. Los medios de comunicación que brindan información en forma sistematizada, son una herramienta que seguramente dará los frutos que esperamos y que se cumpla el lema de la SAP, de “un niño sano en un mundo mejor”.

Benjamín Malamud
Pediatra


9/4 Bebé murió asfixiado con una bolsa que su hermano le puso en la cabeza Sucedió en Posadas durante un juego. El niño tenía ocho meses y su hermano, cuatro años. Por Agencia DyN Un bebé de 8 meses murió en Posadas al asfixiarse con una bolsa de polietileno que su hermano de 4 años le colocó como un juego en la cabeza mientras dormía,
3/9/14 Murió niño de 8 años al recibir un balazo en la cabeza Por Agencia Télam Fue cuando manipulaba un arma de su padre Fue cuando manipulaba un arma de su padre, en una vivienda situada en la zona de quintas de la localidad de Melchor Romero, partido de La Plata. Por Agencia Télam
2/9/14 Un niño de 3 años murió atacado por un perro Ocurrió en una casa de Valle Hermoso. El animal es un perro mestizo de 8 años. Por Redacción LAVOZ. Un niño de 3 años murió tras ser atacado por un perro en la ciudad de Valle Hermoso. Jueves 31 de julio de 2014 | 16:59
9 /6 Santa Fe: una niña murió aplastada por un televisor Tenía dos años; aún se investigan las causas del hecho; en julio pasado había sucedido un episodio similar
31/7/14 Santa Fe: tenía cuatro años y murió en su casa, aplastada por un televisor. La pequeña quiso colgarse del aparato y se resbaló; ocurrió cerca de Rosario

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal