Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

sábado, 14 de junio de 2014

Eduardo Arduh y Graciela Gomeñuka defendieron el arancelamiento de prácticas médicas en el Hospital Municipal de La Falda

Los funcionarios pusieron en claro que las prestaciones básicas no se cobran ni a propios ni a extraños, como tampoco se lo hará en casos de urgencia. Si bien no se preciso cuándo comenzará a cobrarse el Plan Sumar, recientemente firmado entre provincia y nación, se apuntó que ese programa cubre a las mujeres hasta los sesenta años y a los varones hasta los 19, con lo cual, de pertenecer a ese plan, deberán ser atendidos gratuitamente. Pero a pesar de la aclaraciones la polémica continúa y parece no se acallará hasta que la provincia intervenga proveyendo solución definitiva.

En diálogo mantenido en el Programa Hablemos Claro, entrevistados por Mario Thibault y Nicolás Heredia, el Intendente Eduardo Arduh y la Secretaria de Salud Graciela Gomeñuka expusieron las razones por las cuales consideran adecuado y necesario el cobro de prestaciones médicas a pacientes que provengan de otras localidades.
Al respecto, Arduh sostuvo que “no son problemas económicos del hospital. Esta administración a través de la Dra. Gomeñuka y del Director Daniel Bufoni han hecho del hospital un servicio que tiene prestaciones más importantes y más especificas de las que había cuando asumimos el gobierno. Es decir hemos puesto mucho dinero en el hospital con especialidades que no había, con guardia pediátrica, pediatría, con internación pediátrica, con un montón de prestaciones que no tenía, y eso ha elevado los costos. Cuando asumimos el gobierno las críticas que más recibía eran del hospital, permanentemente tenía entre cuatro y diez persona por día que venían con reclamos, a través de un trabajo sostenido, concienzudo, sumamente comprometido de Gomeñuka y Bufoni tenemos un hospital que es orgullo para La Falda, eso lo digo en todos lados. Ahora, esto no quiere decir que tengamos hoy por hoy, como dice la doctora, un monstruo que nos cuesta 700 mil pesos por mes mantener, pesos más, pesos menos. Lo que significa que La Falda no está en condiciones de poner la diferencia entre lo que la provincia de Córdoba nos manda como FOFINDES y lo que nos cuesta el hospital. Entonces, es justo que los habitantes de La Falda tengan que soportar sobre sus espaldas las prestaciones de municipios vecinos que también reciben FOFINDES. El FOFINDES es plata de todos los cordobeses que el gobierno de la provincia de Córdoba con un criterio muy discutible, nosotros hace dos años que estamos discutiendo en la mesa Provincia- Municipios y el Foro de Intendentes Radicales la distribución del dinero, más que discutiendo esperando que se discutan y revean los índices de participación de esos fondos. Pero hasta tanto eso no pase, no es justo que La Falda pague cinco millones de pesos por año para atender gente de localidades vecinas”.
Prosiguió, manteniendo que “hubo una carta que escribió el Dr. (Benjamin) Malamud, que de salud pública sabe, que ha participado del hospital durante mucho tiempo, ustedes verán la solución que plantea, que me parece muy justa, muy lógica, es que todos juntos trabajemos para que el hospital reciba los fondos que debe recibir y pueda atender a la gente de localidades vecinas, pero porqué el vecino de La Falda. Acá hay cuestiones que aclarar y seguramente lo hará la Dra. Gomeñuka que es quien más sabe del tema, que nosotros de ninguna manera le vamos a cobrar a la gente de La Falda por las prestaciones, esto es así, es más hay especialidades que la gente sabe que se cobran con un bono y que si la gente no puede hacerlo se hace cargo la municipalidad”.
Consultado por si cree que los municipios vecinos pueden dar un aporte para sostener las prestaciones que sus vecinos toman en el hospital, señaló que “no voy a meterme en los números de los municipios vecinos, si ellos tienen su FOFINDES, su dispensario, está perfecto. Nosotros podemos acreditar lo que decimos, con auditoria si es necesario, para demostrar qué gastamos en el hospital. La mitad de los pacientes que se atienden son de otras localidades que reciben FOFINDES, no voy a cuestionar las prestaciones de los municipios vecinos, pero nos pongamos todos de acuerdo. Malamud, por ejemplo, quiere citar al Legislador Marcos Sestopal para que trabajemos en esto, está perfecto, si nos puede mandar más dinero para atender a las localidades vecinas, sino esto es así”.
Requerida la Dra. Gomeñuka por si se mantenía en forma permanente la relación entre atenciones a pacientes locales y foráneos, apuntó que “la proporción se mantiene, es estable, lo que no se mantiene es la cantidad y de dónde vienen, por ejemplo, antes la mitad que venía era de lo pueblos vecinos, ahora la mitad que tenemos, que se incrementó, cuando ingresamos teníamos un promedio de diez a quince nacimientos por mes, ahora estamos en los veintiocho o treinta nacimientos. Esto es lo que a nosotros nos impulsa a pensar cómo hacemos para enfrentar esto, porque nosotros no le negamos la atención a nadie. Lo que sucede es que el 16% de los nacimientos es de La Cumbre, ya no hablamos de una localidad vecina, 22% de Villa Giardino, Huerta Grande un 27%, Valle Hermoso un 27% y un 9% de otros lados. Entonces la cosa está como más grave desde el punto de vista de la cantidad de demanda que tenemos. Esto significa que tenemos un servicio de obstetricia, por empezar, antes el obstetra no estaba en el servicio, hacia guardia pasiva, ahora hace guardia activa, hemos logrado que hagan guardia activa, esto significa que tengamos guardia pasiva de anestesista por si hay una cesárea, hay que tener guardia pasiva de instrumentista, hay que tener guardia pasiva de enfermera rotante. Pero, lo que quiero decir es que independientemente de los aumentos que tuvo el FOFINDES, mire voy a darle un ejemplo con valores del supermercado que el vecino va a entender mejor que el insumo hospitalario, un paquete de salchichas $2,49, hoy $10, un kilo de asado $19, hoy barato $80, un 400 por ciento de aumento, esto no se ve reflejado en el aumento que tuvo el FOFINDES y tampoco tenemos esos ATP que mandaban para alguna cositas y que nosotros no recibimos, qué quiero decir con esto, que el poder adquisitivo que tiene el vecino se ha perdido, como también lo pierde el municipio, porque el insumo médico aumenta más que las salchichas. Entonces, nosotros no queremos cobrarle a los vecinos, viene una urgencia la vamos a atender, por supuesto que la vamos a atender, un parto en curso, un legrado, un cesárea de urgencia, no le vamos a decir pague que lo vamos a atender, no, eso por ética profesional y tampoco los médicos se prestarían por el juramento hipocrático, pero aquellas cirugías que son programadas, los partos programados, hay un hospital provincial. Entonces, no es que la persona se quedó sin atención, no lo puede hacer acá, bueno, podrá acudir a su municipio y verá como lo trasladan.
Se le interrogó por si el Hospital Domingo Funes puede ocuparse de esos casos, respondiendo que “por supuesto, es el hospital de referencia nuestro, tiene que tener el equipamiento para tal fin. Entonces, una mujer que está derivada a partir del sexto o séptimo mes, en tiempo y forma, puede recibir el servicio que quiera en ese hospital. Reitero, de todas maneras las urgencias se van a atender y después se verá, no se va a priorizar lo económico a lo urgente. Aclaremos, por otro lado, porque por ahí un diario dijo que le vamos a cobrar cien pesos por atenderlos, no es así, las prestaciones básicas que hacen a clínica médica, obstetricia, pediatría, de consultorio, son gratis, como se hizo siempre. Después las especialidades donde el médico no recibe retribución alguna se cobra un bono que puede llegar a ser de hasta cien pesos, las que, por otra parte, también las pagan la gente de La Falda. Ahora, gracias a Dios y después de un año de promesas, nuestro gobernador firmó con la presidente el convenio del Plan Sumar. El Plan Nacer que cobramos hasta el año pasado significaba un ingreso aproximado de veinte mil pesos mensuales, cubriendo a embarazadas y niñitos hasta seis años. El Sumar incluye mujeres hasta los cincuenta nueve años y los varones hasta los diecinueve. Una vez que se efectivice el pago de Sumar, vamos a ver cuándo sucede, a nosotros se nos dijo que facturáramos, tenemos alrededor de doscientos mil pesos de acreencia, vamos a ver si nos pagan lo atrasado, una parte puede haber pasado a ejercicio vencido, no se sabe. Pero, una vez que esto se normalice, una paciente de Huerta Grande viene y está en Sumar, se la va a atender sin costo. Ahora, una paciente tiene APROSS y no se quiere atender en una clínica porque tiene que pagar parto seguro, y esa paciente va tener que pagar, no me parece injusto, me parece solidario, siempre hablando de los pueblos vecinos, con La Falda tenemos un compromiso que estamos cumpliendo con mucho más de lo que nos piden, porque tenemos oncólogo, diabetólogo, hemoterapia, traumatólogo, cardiólogo, damos más de los servicios que nos exigen”.
En relación al aumento aprobado por la provincia del FOFINDES para el Hospital de La Falda, Arduh argumentó que “no nos han comunicado fehacientemente eso, he llamado a los organismos provinciales que manejan la cuestión y lo que se me dice es que el incremento sería del ocho por ciento, redondeando el 37,4%, el problema es que el cálculo del FOFINDES es una discusión como la del sexo de los ángeles, te explico porqué, en noviembre de 2013 recibimos 277 mil pesos de FOFINDES, en diciembre 269 mil pesos, en enero 2014 340 mil pesos, ahora nunca se sabe si hay un aumento o si empieza a tener incidencia el incremento en la recaudación de la provincia. Es más, el FOFINDES es siempre fluctuante porque depende de los meses en que haya vencimientos o no, paso a detallar, febrero de 2014 recibimos 365 mil pesos, marzo 307 mil pesos, o sea sesenta mil pesos menos, qué pasa, a veces el gobierno de la provincia nos hace alguna trampita con esto, el FOFINDES tiene incidencia directa sobre la coparticipación, y el gobernador mediante leyes ha creado fondos especiales que saca de la coparticipación, algo que no debería hacer según lo dice la Constitución de la provincia, algo que tampoco debería hacer la Presidente pero también crea fondo especiales, y después nos dicen que nos los dan, pero nunca llegan en la proporción que corresponde. Es decir, están tocando la plata de todos los municipios de la provincia, y esto dicho por los intendentes peronistas de otras localidades, de manera que no es tan lineal lo del aumento, si tuviera el aumento que se dice debería haber tenido un ingreso de 430 mil pesos aproximadamente y recibí 320 mil pesos. O sea que no es así”.
Preguntado por si la Comunidad Regional podría tomar catas en el asunto o si es un organismo sin frutos ciertos, definió que “la Comunidad Regional ahora sirve, estamos trabajando bien. Hay más apertura está de Presidente Néstor Puello, de Vice Presidente Jorge Caserio, hay una nueva impronta que parece llevar a buen puerto. No estoy criticando a Caserio, fue presidente hasta hace algunos meses, sino que digo que cada uno viene y pone su impronta y la cosa puede mejorar, para mi hay una impronta nueva con tema básicos a definir. Se ha decidido tomar uno o dos temas y no diez sobre los que nunca se llega a nada. A los intendentes de los pueblos vecinos, sin criticar, no puedo ir a decirles muchachos páguenme para el hospital, porque me dicen yo no los mando, se van solos, qué hago, discutimos, se ríen y me rio, como ustedes ahora, pero siguen viniendo a La Falda, y me endulzan los oídos diciéndome van a La Falda porque tenés un hospital bárbaro. Les digo porqué no van al Funes, y te responden porque al Funes van y para que los atiendan es un parto, se tienen que trasladar; está todo bárbaro, porqué la provincia no toma cartas en el asunto, esto es un botoncito, me dan más plata para el hospital y atendemos a todo el mundo, que provincialicen el hospital como han hecho en Traslasierra y atiendo a todo el mundo. Nosotros ponemos con la Secretaria de Salud a los dispensarios en un nivel altísimo y nos sacamos al hospital de encima que lo mantenga la provincia. Y ojo, la gente no quiere eso, la gente no quiere que sea regional, quiere que sea de La Falda, con fondos, es que la gente ve, entra en el hospital y ve la sala de espera, el shock room, la atención de pediatría, lo que se hecho en el hospital en lo edilicio y en lo profesional es de lujo”.
Sobre criticas efectuadas por enfermeras y médicos en cuanto a las condiciones edilicias de los sectores de guardia, Gomeñuka precisó que
“en principio nos hemos encargado de la gente, y con respecto al tema de enfermería, precisamente en estos días estamos hablando con la arquitecta porque se va a hacer una remodelación de la sala de enfermería, inclusive estamos viendo de pasar los consultorios de obstetricia donde está ahora pediatría, para refuncionalizar un baño que hay ahí y hacer otro para el personal de enfermería, eso es real no está en buenas condiciones, pero también es real que estamos pensando en eso”.
Arduh, agregó que “al hospital le falta, hay que ponerle permanentemente, como hay que hacerlo en una clínica privada, ustedes van hoy al Sanatorio Allende en Córdoba y está en obra permanentemente y creo que con otros ingresos que el hospital de La Falda. Hay que ponerle siempre y sino miremos a las clínicas privadas de la zona, a todos les falta. Ahora, comparemos también hospital 2011, hospital 2014, comparémoslos, con fotos, con videos, con estadísticas…”.
Continuó Gomeñuka, diciendo que “con respecto al tema de los médicos, tuvimos problemas con el tema de la cocina y se mejoró. Con respecto a lo edilicio, era un hospital que no se había tocado, nosotros le hemos lavado las tejas que nunca se había hecho, le hemos arreglado los techos, volvemos a lo mismo, es un monstruo, no podemos resolver los problemas en cuestión de días, pero creo que lo que se ha invertido está a la vista, porque platita que se recibía del Plan Nacer era puesta en el hospital, calefaccionándolo, cuando entramos había lugares que no tenían calefacción, era un desastre por donde íbamos. Entonces, es cierto que están faltando cosas, pero también es cierto que trabajamos en ese sentido”.
Se les recordó que se gastaron en marzo 2013 alrededor de 22 mil pesos en insumos, analgésicos, antibióticos, pañales y en enero de este año esa cifra ascendió a 44 mil pesos por esos ítems, esgrimiendo Gomeñuka que “esta bien, estamos hablando de un cuatrocientos por ciento de incremento en tres años. Nosotros antes de comprar pedimos a droguería cotización, incluso no compramos todo en la misma droguería, compramos donde es más barato el producto. También hay que tener en cuenta la modalidad de pago, que no es lo mismo comprar de contado que entrar en un sistema financiero que tiene sus pasos, y además el Director controla todo”.
Arduh, sumó que “en ese periodo el aumento es superior al ciento por ciento, vayan a una farmacia y pregunten el precio de un analgésico, respetando ese periodo y se van a encontrar con que el aumento ha sido mayor. En el costo de los medicamentos el aumento ha sido mayor, sin dudas”.
Se los interrogó por si era cierto que a un administrativo del hospital de un mes para el otro se le incremento el salario en un cien por ciento, pasando de 3 mil a 6 mil pesos, manteniendo la Secretaria que “es cierto, pero no es un administrativo y hubo un cambio de roles y de tarea. Nosotros teníamos un convenio con Aumed, una empresa de autogestión, que retenía un porcentaje por lo que se cobraba de obras sociales, esta persona recolectaba y armaba las planillas para que Aumed facturara e hiciera la gestión de cobro. En los últimos meses autogestión dejo de tener ingresos y Aumed que cambió el perfil de empresa, se interesó por otras cuestiones e informó que no les interesaba más lo nuestro. Ante ello, a esta persona, que tiene título universitario para facturar, en la propuesta de trabajo que hace no sólo va a la mañana sino que también lo hace ahora por la tarde, colecta los datos y después factura y gestiona el cobro, pasó a hacer el trabajo que hacia Aumed. A partir de febrero se le dio este ingreso y ya está ingresando dinero de autogestión en el hospital. No es que se le aumento, se le dio un rol más”.
En cuanto a las críticas que sostienen que el servicio de laboratorio sería más alto que cualquier otro laboratorio local, 15 mil pesos al bioquímico, pago de sueldos de personal de laboratorio, más sueldos por guardias, más pagos de insumos de la actividad, más bonos, expusieron que “los análisis de todas las personas internadas de todos los pueblos pasan por el laboratorio del hospital, pagamos todos los análisis de Plan Nacer porque así lo hemos decidido aunque no lo cobremos, y esto incluye los primeros seis meses de embarazo. Primero los invitaría a ver la cantidad de pacientes que se asisten y después evaluemos si es caro o no, porque estamos hablando de un servicio que brinda atención todos los días del año, que hace las urgencias, y estamos hablando de unos 25 mil pesos, conocen de algún equipo que trabaje en esas condiciones de lunes a lunes, fines de semana, feriados. Si algún bioquímico trae una propuesta diferencial y es menor, lo escuchamos”.
Se les preguntó sobre las gestiones realizadas para provincializar el Hospital de Traslasierra, interpretando que “me parece que aparte de las cuestiones de salud, también hubo decisión política seguramente, es mucho más fácil para el Intendente de Mina Clavero, Julio Bañuelo, que es un amigo y todo lo demás, le van a dar más importancia políticamente que al hospital de La Falda. Quizás, por otra parte, al tener al Hospital Funes a quince kilómetros, no sé si la provincia vería conveniente que La Falda tenga un hospital regional aunque sea aquí. Ahora, es cuestión de voluntad, trescientos cincuenta, cuatrocientos, mil pesos, por mes, que la provincia gire a través de la reformulación de índice de FOFINDES o de alguna otra manera, para atender a entre 30 y 40 mil personas, en el área de influencia, no es dinero. Estaríamos hablando de 10 pesos por persona, y eso haría que La Falda atendiera gratuitamente a todos los pacientes de las localidades vecinas”.
Finalmente, se les consultó por si habían evaluado el costo político de la medida, precisando Arduh que “he tratado este tema en algún centro vecinal, no voy a dar nombre para que nadie se sienta mal, también lo he hablado con otra gente, cuál es el planteo, que la gente de La Falda pague por prestar salud a gente de otra localidad, esto no tiene sentido. Las prestaciones básicas del hospital no se le cobran a nadie, si viene un parto de urgencia se va a atender porque así debe ser. Ahora, por qué un vecino cualquiera de La Falda debe pagarle el parto a un vecino de Huerta Grande. Cuál es el sentido…Acá se recibe a todos, cosa que en el Domingo Funes no pasa, porque estamos colapsados, porque el anestesista no está, ojo. Nosotros hemos recibido gente del Domingo Funes porque no podían atenderlo y le dijeron llévelo a La Falda. Esto no deja de ser una carga, pero también es un orgullo. Por favor, tengámoslo en claro, la gente que llegue con una urgencia va a ser atendida, y a los que usen los servicios básicos no se les cobrará, como no se les ha cobrado antes…”.


Correo de Lectores

Hospital Municipal de La Falda: entre la zona de conflicto y la zona roja


Hace muchos años, en 1996, el entonces intendente SIMES, por la UCR, puso fin al movimiento social que pedía que no se municipalizara el Hospital de La Falda, ignorando las protestas, y como castigo ejemplificador me dejo sin trabajo, por ser una médica contratada que no estaba de acuerdo con su obsecuencia. Tantos años después se evidencia que fue un error grave, el hospital en la practica siguió funcionando como regional, con los magros recursos del municipio de La Falda, más un fondo especial del gobierno provincial, que es escaso para la demanda que abarca el Valle de Punilla.
Hoy, en este contexto de economías asfixiadas por la falta de inversiones, de créditos blandos, de trabajo con salarios dignos, entre otros aspectos deletéreos, el empobrecimiento es general y el Hospital de La Falda se convierte en lo que era su destino: en una zona de conflicto, la municipalidad local no lo puede solventar para todo el Valle, los municipios vecinos miran para otro lado, porque no pueden colaborar para sostenerlo, ya que ellos también reciben ayudas provinciales, siempre escasas ante las crecientes demandas.
Hay que entender que la SALUD ES UN BIEN ONEROSO, pero que tiene sentido privilegiar su atención, porque solo un pueblo sano puede ser fuerza de trabajo, y la base de la salud social está en la salud de cada uno. Es verdad que los grandes intereses que se esconden tras argumentos sofisticados y oscuros, pretenden que el negocio sea la enfermedad, porque ganan fortunas con los medicamentos e innecesarios procedimientos, cuando para la mayoría el secreto de la salud pasa por una buena ATENCION PRIMARIA (APS) .
Y es en este entorno, La Falda decide arancelar sus prestaciones, ya que se agotaron los recursos para sostener la demanda del Valle de Punilla, que va en aumento geométrico por los múltiples factores que determinan el deterioro de las obras sociales, la falta de trabajo en blanco y hasta en negro, las adicciones, la violencia, la depresión como mal social de un pueblo sin horizontes, entre tantos factores, y en este marco el HOSPITAL DE LA FALDA ENTRA EN ZONA ROJA, ya que la sensibilidad social está en carne viva, y el solo pensar que para una cesárea, un parto, o una consulta se tendrá que disponer de un dinero, que NO SE TIENE provoca una intensa irritación, ya que pagar implica no dar de comer a la familia o no poder cubrir algún otro básico .
HOY estoy de acuerdo con la oposición, que en palabras de Maldonado y Tuzio han evidenciado su preocupación. Lástima que sus comentarios se opacan al recordar la tolerancia total que tuvieron con la política económica de Menem, que destruyó la Salud Publica, como parte de un plan neoliberal de aniquilación, y de la que ellos durante 12 años fueron cómplices, al no reclamar a su gobierno provincial justicialista que pusiera equidad en la situación del Hospital de La Falda. Hoy se alteran como no lo hicieron en tantos años de mala salud pública.
Pero veamos un aspecto positivo de esta crisis: una mirada en conjunto, integrando las mejores ideas justicialistas, radicales, socialistas, comunistas, etc., mejoraría la situación con equilibrio.
NO ES MOMENTO DE ARANCELES, tampoco lo es de que un solo municipio, cargue con la salud de todo el Valle de Punilla.
ES MOMENTO PARA QUE SUMEMOS: los intendentes del Valle, más el pueblo, más el legislador Marcos Sestopal, que como médico debe ponerse al frente de este problema, ya que así como apoya actividades saludables como las Artes Marciales, más habrá de hacerlo con la Salud Publica.
DEBEMOS SUMAR para una solución que contemple el financiamiento con fondos provinciales del hospital de la falda, y la organización de un sistema de APS, apoyado en muy buenos programas ya existentes, y en los dispensarios barriales y de cada municipio, para que la consulta de complejidad sea solo la necesaria, derivada de los centros periféricos al hospital local, al hospital Domingo Funes o eventualmente a Córdoba.
HAGAMOS LIO PERO RAZONADO, sumando lo mejor, entre todos puede hallarse una solución coyuntural, que puede ser el inicio de un camino que nos devuelva a políticas de Estado en salud pública, como las del visionario Dr. Ramón Carrillo y tantos grandes sanitaristas que ha tenido y tiene la argentina, esta patria amada por la que DEBEMOS MADURAR CONSENSOS.

Dra. Nora Piaggio


0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal