Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

sábado, 14 de junio de 2014

La oposición faldense expuso su crítica al arancelamiento de servicios médicos en el Hospital Municipal

Representantes del Bloque de Unión por Córdoba y el Presidente del partido a nivel local criticaron la decisión tomada de cobrar prácticas hospitalarias en el Hospital Municipal y se pronunciaron por un acuerdo entre los municipios de la región para solventar el déficit que el Poder Ejecutivo faldense dice tener en ese ámbito. Se oponen a la regionalización con sustento económico de la provincia.

Las concejales Susana Tuzio y Silvia Luján acompañadas del Presidente del Justicialismo faldense, Miguel Maldonado, sostuvieron las razones por las que votaron en contra de la imposición del cobro de partos, cesáreas y cirugías menores a pacientes que provienen de otras localidades, en el Hospital de La Falda. Las declaraciones se emitieron en el Programa Hablemos Claro, entrevistados por Mario Thibault y Nicolás Heredia, ocasión en que Susana Tuzio explicó que “el planteo de nuestro bloque fue siempre sostener que la atención pública debe ser gratuita y que tampoco debe distinguir domicilio, más aún cuando creemos que, pese a que toda plata destinada a salud siempre es poca, no sólo cuentan con los ingresos del FOFINDES sino que además tienen el 13% para salud que sale de tasa de servicios a la propiedad que pagamos todos los vecinos mensualmente, que eso llegaba a $1.200.000 el año pasado. Si sumamos a eso los $2.900.000 que vienen por el FOFINDES, lo que significa que estamos en aproximadamente en $4.100.000, y si el año pasado se gastaron $4.900.000 en el hospital, creo que gastaron $800.000 del municipio en salud pública es casi nada, cuando por ejemplo gasta $900.000 en prensa y difusión. Lo que se invertiría sería un uno por ciento del monto total del presupuesto. La Secretaria de Salud en la explicación que dio en la Audiencia Pública fue que ella, personalmente, no estaba de acuerdo con esta medida, pero que debía tomarla para poder recaudar aunque sea el gasto que se originaba en los insumos. Recuperar gastos en la salud pública me parece un poco incoherente cuando muchas veces se han gastado, por ejemplo, $50.000 en un juicio para defender algo que era insostenible en un momento, no sólo perdieron la pulseada sino que hoy tenemos al Concejal sentado al lado nuestro”.
Silvia Luján, agregó que “de hecho, unos días antes de la primera lectura, como bloque presentamos un Proyecto de Resolución pidiendo informe de cómo estaba categorizado el hospital, qué ingresos efectivamente tenía de la provincia, no nos acompañaron y tuvimos que convertirlo en Pedido de Informe, todavía no hemos tenido respuesta, están los tiempos a punto de vencerse, y el argumento para nuestra negativa fue que entendemos es una verdadera desigualdad social, totalmente discriminatorio porque todos tenemos derechos a una salud gratuita, está establecido en la constitución, y es importante que la población sepa y tenga en cuenta que al hospital público no sólo van los más necesitados y carenciados sino también los trabajadores asalariados y los que lo hacen por cuenta propia…”.
En relación a las prestaciones que debe dar el hospital de acuerdo con su categoría, Tuzio mantuvo que “la Ordenanza ya está aprobada, pero volviendo al tema de la categorización del hospital y los fondos que manda la provincia, los gira en base a las prestaciones que brinda, y las prestaciones que deben darse por ser categoría B2 está no sólo la atención médica y clínica, sino también las internaciones y las cirugías menores, entre las que están las que se pretenden cobrar, de manera que debería atenderse gratuitamente a las personas. Otros medios de prensa nos han preguntado por si nosotros íbamos a tomar alguna acción por ser parte del partido de gobierno a nivel provincial, y la verdad es que no vamos a generar ninguna gestión ni reclamo, porque tenemos la incertidumbre y el miedo también de que llegado esto a los oídos del gobierno provincial el FOFINDES pueda disminuir, ya que se cobran ciertas prestaciones. Y también hay planes nacionales como el Plan Remediar y el Plan Nacer que también se otorgan porque la salud pública debe ser gratuita…También es cierto que la secretaria dijo que cuando se firme ese convenio, que pasa del Plan Nacer a Plan Sumar, que todavía la Provincia de Córdoba no firmó, se entendía que se iba a reducir el cobro a las personas, pero tampoco eso esta incluido en la Ordenanza, fue solo de palabra”.
Miguel Maldonado, definió que “creo que Susana ha explicado bien, el FOFINDES no es igual para otras localidades como para La Falda porque el coeficiente se saca de varias cuestiones, por la población, por la cantidad de atenciones y demás. El Hospital es categoría B2, trabajamos mucho en el gobierno del Dr. (Marcos) Sestopal para modificar la categoría del hospital…El radicalismo se olvida de algunas cosas, son pocos memoriosos, fue el Dr. (Ramón Bautista) Mestre el que transfirió a los municipios los hospitales regionales, que los tenía absorbidos la provincia por aquella época, transfiriendo no tan sólo la salud a los municipios sino también los empleados. Muchos médicos y enfermeros pasaron a la órbita municipal, algunos de los que hoy son funcionarios levantaron la mano para aprobar la municipalización porque por ese entonces eran concejales, y ante el reclamo de la gente, le mintieron diciéndole que no aprobarían. Algunos, de este lado, tenemos buena memoria de las cosas que pasan. Cuando pasamos a ser un dispensario grande con derivación de pacientes que fue lo que nos quedó, ganó el Dr. (José Manuel) De La Sota que trabajó y trabaja mucho por la educación y salud, y se puso en marcha la recuperación del hospital cabecera que es el Domingo Funes para darle mayor capacidad, y es cierto que toda plata que se invierte en salud es poca, pero no me pregunte porqué cuernos hacerle pagar al que menos tiene, justamente con algo tan sensible como la salud. Hay formas y formas, nosotros estamos categorizados a partir de la reinaguración de los nuevos quirófanos, y significa lo que dijo la Concejal Tuzio recién, no sólo la consulta, diagnostico por imagen, cirugías menores, y nos preguntamos porqué no se gestiona de otra manera con el resto de los municipios para buscarle la solución a la gente. Pero, le cuento que ayer una vecina de La Falda embarazada me decía que fue al hospital y le dijeron que va a tener que pagar $1.500 y comprar toda esta lista de elementos para tu parto, siempre y cuando sea un parto normal si es una cesárea es otro precio, de dónde sacó esta plata habría respondido la paciente y la respuesta fue de que tenía seis meses para juntarla.
Tuzio, prosiguió manifestando que “los cirujanos que vayan a hacer estas operaciones además de ser monotributistas y cobrar, van a percibir un porcentaje por cada cirugía que realicen. Eso no está en la Ordenanza y tampoco nos quedó claro en la Audiencia Pública cuál iba a ser el monto, porque en principio se dijo el 50% en la nota elevada el 8 de abril por parte de la Secretaría de Salud, donde se informa que pensaban cobrar estas prácticas, que dicho sea de paso, desde esa fecha y el 13 de mayo la cesárea paso de $2.000 a $2.600 y el parto de $1.500 a $1.800 no sabemos porqué, después el Director dijo que se llevaba el 30%, pero nunca supimos en forma precisa. No se sabe tampoco si el 50% que queda en el municipio va solo a los gastos o se hace general. No hay forma de controlarlo, no hay una cuenta específica donde vayan esos fondos para saber concretamente porqué práctica ingresan”.
Cuando se les apuntó que las propuestas hechas públicas plantean el aporte de los municipios vecinos y una administración colegiada, Maldonado señaló que “me parece que la solución debe ser mucho más fácil, el General Perón decía que si se quería que algo no funcionase se armara una comisión, con el respeto que me merecen todos me parece que la cosa es más simple, estadísticamente sabemos cuántos vecinos de cada localidad atendemos, cuánta plata falta, $80.000 por mes, lo repartamos entre cuatro y ya está. La verdad que anteponer cuestiones políticas, que si La Falda tiene un beneficio porque nombró un médico más o menos, sería una locura, cuando hablamos de una cuestión tan sensible como la salud. Me parece que lo que está faltando es buena comunicación con el resto para solucionarle los problemas a la gente porque de esto se trata, lo demás son tonterías...faltan 80 mil o cien mil pesos, el tema es de dónde sacarlos. Se puede sacar de otras partidas, suprimir los gastos que en tiempo de crisis son superfluos, porque si el Estado Municipal está en crisis, tiene problemas, imagínese el bolsillo de la gente…los que están ahí dentro deben buscar usando el sentido común, gestionando, acordarle una solución a la gente. No da para una comisión, se tienen que sentar los cuatro intendentes, mirar las estadísticas, y decidirse a colaborar porque va en beneficio de los vecinos que representa y se acabó la historia”.
Se le dio a conocer que sorprendía un tanto su propuesta considerando el fracaso de estos intentos tiempo atrás, y se le dijo que se lo comprometía a tomar cartas en el asunto y mostrar resultados, dada la función relacionada con los municipios que cumple a nivel provincial, respondiendo que “el resultado no va a depender de Miguel Maldonado, va a depender de la voluntad de cada uno de los intendentes. Le voy a contar algo más, no solamente puedo hablar por esta cuestión, lo he hecho por otras, tengo buena relación con los intendentes de la región más allá de la diferencia en el signo político y cada vez que aparece un tema como el que estamos tratando llegamos a la conclusión de que la política tiene que estar para solucionarle los problemas a la gente, no puede estar para solucionarle los problemas al intendente, si los tiene deberá buscar los ingresos de algún lado, hay que determinar prioridades cuando uno gobierna, y por eso es que en la época de mayor crisis, cuando nos habían transferido el hospital, no se le cobraba a la gente. Está bien, no tenía las prestaciones que finalmente tuvo, pero también es cierto que hubo gente que trabajó mucho por el hospital. Los quirófanos no se hicieron por obra y gracia divina, hubo que trabajar, la Fundación Unidad aportó mucho, con la grey gnóstica hicimos un convenio para que pusieran plata, conseguimos recursos del gobierno provincial, hoy, en esta época, me parece que es una utopía y demagogia barata pensar en volver a regionalizar el hospital, me parece que los intendentes deben gestionar mejor estas cosas, y cobre todo el Intendente de La Falda tiene que gestionar mejor esto”.
Se le consultó el porqué mantenía que era utópico y demagógico, como había sostenido, el pensar en la regionalización del hospital volviéndolo a la órbita provincia, esgrimiendo que “porque en esta región tenemos hospital en Capilla del Monte, en La Cumbre, en La Falda, en Cosquín, el Domingo Funes que hace de cabecera, en Carlos Paz, nosotros desde que somos gobierno con Unión por Córdoba venimos trabajando mucho por la salud y habría que ver cuánto se ha mejorado en esto, pero también es cierto que hasta tres años atrás esto funcionaba de otra manera, a ver qué cambió para que le tengamos que aplicar a la gente este cobro. Reitero, la cuestión es sentarse y hablar con los otros intendentes y acordar una solución. Lo de intentar devolverle al Estado Provincial la responsabilidad en salud es una utopía, es demagogia barata, y sino para que somos intendente de un pueblo”.



La opinión de los intendentes de la zona

Con la Ordenanza aprobada y los alcances del debate abierto, fuimos en consulta a los intendentes de la región central que es de donde proviene la mayor cantidad de pacientes a hacerse atender en el Hospital de La Falda. En Valle Hermoso se mantuvo que conocían la decisión adoptada, pero que no se pronunciarían al respecto. No obstante, el pensamiento que surgía era el de volver a la regionalización de la salud con el concurso de la provincia. En Huerta Grande se manifestó conocimiento de lo normado, pero se estimó que no correspondía hacer declaraciones hasta tanto no se reunieran con el Intendente de La Falda. En Villa Giardino, el intendente Juan José Ochoa fue más amplio, manteniendo que no conocía en forma precisa los alcances de lo legislado, pero que la situación de su municipio en cuanto a salud también era deficitario, con un aporte de rentas generales de cien mil pesos mensuales al sistema de salud. Dijo no haber tenido contacto alguno con el Intendente de La Falda para hablar del tema y que esto se inscribía en la autonomía que corresponde a cada municipio, por tanto sino se lo consultaba no podía intervenir. En otro orden, definió que el sistema de la localidad también recepta pacientes de otras localidades, entre ellos vecinos que se domicilian en La Falda, y que si La Falda dejaba de atender el flujo habitual, sin dudas, la mayoría se desplazaría hacia esa localidad en busca de atención, lo que exigiría de ampliarlo en lo que hace a personal e insumos. Apuntó asimismo, que consideraba oneroso el costo que se había dispuesto para algunas prácticas en La Falda. Finalmente, estimó que la solución a estos problemas se inscribe en el retorno a la regionalización del hospital con sustento de la provincia.



Entre medidas parche y solución de fondo

Como puede observarse, la decisión adoptada en La Falda ha generado un importante debate, cuyo eje centraliza en una crisis del sistema de salud pública en la región. Crisis que en lo que hace a estructura edilicia instalada no tendría razón de ser, a instancias de que existen hospitales en Capilla del Monte, La Cumbre, La Falda, Cosquín y Villa Carlos Paz, sumando a ello el Hospital Domingo Funes que debería contener los casos de mayor complejidad. Lo que pasa es que en Capilla del Monte la salud pública está tercerizada y un parto, por ejemplo, tiene un costo de cinco mil pesos, en La Cumbre no se hacen partos, ninguno de esos sistemas, incluso el privado, en lo que hace al centro norte del departamento, interna niños, lo que si hace el hospital de La Falda. Esto va dejando en claro que ni siquiera la atención primaria, la más importante por su carácter de preventiva, se esté prestando respetando los estándares que dictan los organismos de salud y el ordenamiento constitucional, y también transparenta la existencia de competencia entre ineficientes.
Desde ya que las deficiencias que se observan son producto de la falta de recursos económicos y de optimización de lo disponible, pero no es menos cierto que estos son resorte de la decisión política. Una decisión política que a nivel de municipios se toma de acuerdo con los ingresos reales con que se cuenta y condicionada a bajas recaudaciones en economías temporarias como tiene la región, cuya masa de ingresos proviene del turismo.
Es una cuestión política la que por estas horas está impidiendo el arribo de mayores recursos, el conocido entredicho entre nación y provincia hace que un plan dirigido a los embarazos no se esté ejecutando en la región, con lo que ello significa. Esta diferencia provoca perjuicio a los ciudadanos, en función de lo cual, más allá de las razones que lo asistan, el gobierno provincial debería asumir como propio el problema y acudir en asistencia a los municipios.
Se mantiene que es utópico y demagógico solicitar la regionalización al gobierno provincial y se le critica al radicalismo el haber puesto en manos de los municipios el sistema de salud, debe entenderse que aquella medida respondió a un momento histórico de la provincia y después pasó a ser funcional a los gobiernos que lo precedieron, caso contrario en épocas de estabilidad económica se hubiese vuelto al sistema anterior, no se lo hizo, y tampoco se consideró, es evidente, el crecimiento poblacional de la región, los porcentajes de indigencia y pobreza, los ingresos promedios de los empleados, que rondan entre 4.000 y 4.500 pesos, lo que hace al servicio de salud pública gratuita imprescindible.
De continuarse así, si el Hospital de La Falda no atiende el porcentual que venia conteniendo, este se desplazará al Funes que no estaría en condiciones de dar respuesta, y con ello no parece desatinado pensar en el colapso del sistema, y el consecuente desamparo del usuario del hospital público.
La solución parche, de aplicación inmediata, parece ser el esperar del sentido de solidaridad y cooperación de los municipios comprendidos en la región, y el paso siguiente procurar el accionar conjunto para solicitar, con firmeza, el concurso del gobierno de la provincia en la solución de fondo.

N.H.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal