Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

domingo, 18 de mayo de 2014

Los usuarios del Hospital de La Falda que provengan de otras localidades deberán abonar partos, cesáreas y cirugías menores

La Secretaria de Salud y el Director del Hospital de La Falda especificaron las razones que han determinado la necesidad de aplicar un arancel a prestaciones médicas que se prestan a pacientes provenientes de otras localidades y que de acuerdo a estadísticas representan gastos aproximados al 50% de lo invertido en salud. Con lo que se recibe de FOFINDES podría cubrirse la atención de los pacientes locales, pero el desequilibrio lo produce la demanda foránea, que, por ejemplo, en partos y cesáreas superan la exigencia de La Falda.

En el marco de la convocatoria a Audiencia Pública establecida para modificaciones de la tarifaria, se trató el arancelamiento de prestaciones hospitalarias programadas que realiza a pacientes de otras localidades el Hospital de La Falda. A tal efecto, se hicieron presentes la Dra. Graciela Gomeñuka en su carácter de Secretaria Salud Pública y el D. Daniel Bufoni como Director del hospital, quienes expusieron las razones que han llevado a tal determinación.
La Dra. Gomeñuka abrió la exposición, sosteniendo que “en primer término quiero aclarar que el tema de los bonos hasta cien pesos, en ningún momento se refiere a las especialidades básicas que siempre fueron gratuitas y que lo seguirán siendo porque es obligación del hospital. La categorización del hospital es B2 de acuerdo al FOFINDES, pero la empresa que está autorizada por la provincia a categorizar dice que somos B. Esto significa que somos un dispensario, con un par de camas, y que nos permite hacer algunas cosas, como son internaciones y cirugías de muy baja complejidad, fundamentalmente las ambulatorias y las cirugías simples que no tenga contemplado el uso de terapia intensiva, tales, por ejemplo, operaciones de apéndice o hernia. Volviendo al bono de hasta cien pesos se refiere a las prestaciones que el hospital no está obligado a dar y que las da por un tema de accesibilidad para el paciente, especialidades, como por ejemplo, gastroenterología, neurología, que son especialidades que tiene el Hospital Domingo Funes, pero que el paciente se encuentra con largos períodos de turnos y con la necesidad de movilizarse, ante ello elige pagar un bono de cincuenta o sesenta pesos y hacerlo en el hospital. Por ejemplo, neurología, psiquiatría, son especiales cuyos profesionales no atienden por menos de ese costo, en el caso de vecinos de La Falda que lo necesitan y no pueden enfrentar el costo, a través de la trabajadora social consiguen atenderse sin costo alguno. Nos parece equitativo que quien pueda pagarlo lo haga, ya que el especialista no recibe retribución alguna de parte del hospital. Con respecto a por qué esta postura de cobrar bonos, necesitamos conocer algunas cifras, primero tenemos un hospital, pero que también tenemos dispensarios en Villa Caprichosa lindando con Barrio San Jorge, en Río Grande, en Molino de Oro, a los cuales se le han agregado especialidades, al de San Jorge psicólogos, estamos tratando de instrumentar odontología, se han ampliado los días de atención, en Molino de Oro que antes se atendía a veces a la mañana a veces a la tarde, ahora es todos los días de 14 a 18 horas, en Río Grande se han incorporado especialistas, ginecología en todos los dispensarios que antes no había, y control de embarazadas también. Además, se va a Piedras Grandes una vez a la semana, profesionales que una vez a la semana van a la Escuela de Los Arroyos que es jurisdicción de la Fundación San Roque, y se abrió, en una casa de familia, un lugar de control para la gente que vive en Barrio Los Hornos, y esto también representa un costo. Los montos establecidos no son para mantener el hospital sino para mantener una red de salud. En lo que hace a estadísticas de 2013, puede decirse, por ejemplo, que de las consultas ambulatorias básicas, clínica médica, pediatría y obstetricia, que es lo que estamos obligados a dar, no estando incluidas las consultas de cirugía, significan 47.394 consultas anuales, de las cuales 28.740 de La Falda y 18.665 de otras localidades. O sea que el 39,35% pertenece a otras localidades. Este no es un tema de discusión para nosotros, hemos atendido y seguiremos atendiendo a la gente, porque nos parece que tiene que ser así, este es un corredor sanitario y la gente puede optar en hacerse atender acá o en Giardino, y lo hacen, a pesar que en otras localidades se cobra bono para esta atención primaria, y preguntado el paciente si es de otro lado le cobran más, eso existe. Lo que sí a nosotros nos genera un gasto diferencial por insumos, porque requiere de enfermería ambulatoria, de instrumentista, de anestesista, es el tema de algunas prestaciones que hemos decidido cobrarles a pacientes de otras localidades, y que queda clarísimo que para los de La Falda es gratis. Ahora, les comento que en La Falda tuvimos 123 partos el año pasado, de los cuales 59 fueron de La Falda y 64 de otras localidades, tenemos la información y se van a asombrar, porque son no sólo de los pueblos aledaños, sino que tenemos una alta incidencia de La Cumbre siendo que ahí también hay un hospital, de Capilla del Monte, de Los Cocos y Cruz del Eje, pero lo grueso va de La Cumbre a Valle Hermoso. Con respecto a las cesáreas, tuvimos 66, 31% son residentes de La Falda y 35% de otro lado, lo cual significa que un 53,03% de las prestaciones no son nuestras. Con respecto a la internación de pediatría, es el único lugar donde se interna pediatría, las clínicas privadas no lo hacen, el año pasado el 42,85% fueron de otros lugares. Ahora, cuáles son los ingresos que tiene el hospital, de autogestión que no son tantos porque las obras sociales pagan con dificultad, en diferido, PAMI no nos paga, el Plan Nacer que hasta julio del año pasado veníamos bien, cuando se transforma en Plan Sumar, que significa que la cobertura se amplía hasta 69 años en las mujeres y en los chicos hasta los 19, por las desavenencias que hay entre provincia y nación nunca se firma el convenio. Entonces, en julio recibimos una hermosa nota diciendo que siguiéramos facturando pero que no íbamos a cobrar hasta que no se firme el convenio, por qué, porque no es más Plan Nacer, ahora es Plan Sumar, y no nos pueden pagar dentro de ese plan hasta que no esté firmado el convenio respectivo de adhesión. La única provincia que no ha firmado es Córdoba. En realidad, este tampoco era un gran monto de dinero, pero servía para cubrir algunos gastos de insumos de las otras localidades, al no contar con ese dinero algunas cosas se van dificultando, y con respecto al FOFINDES recibimos el año pasado 2.871.271,60 pesos, pero nuestro sistema de salud gastó 4.976.712 pesos, quiere decir que el FOFINDES representó un 57,69% del total de la inversión. Como verán el FOFINDES está preciso para atender la gente de La Falda, da redondito, pero el desequilibrio lo genera la demanda que viene de afuera. No pretendemos perjudicar a la gente que viene de afuera, no es nuestra intención, pero tenemos la responsabilidad de conducir nuestro sistema de salud y en estas condiciones no va a funcionar porque tenemos un déficit de prácticamente el 50%. Entonces, habiendo un hospital provincial (Domingo Funes) que es el que tiene que atender esta demanda, si hay alguien que no puede acceder a nuestro sistema deberá considerar esa opción u otro lugar. Este costo que he dado no tiene incluido personal de planta, que es muy poco, y becados, lo que significa que la inversión es un poquito más alta. Ante esto el debate es ¿Es justo para el habitante de La Falda que con sus impuestos tenga que mantener semejante estructura, beneficiando a todas las localidades que lo hace? La verdad, es que nos parece que no. Tenemos acá una responsabilidad que es doble, por un lado tener un hospital que esté funcionando y que atienda a la gente local, como lo hace y en forma gratuita, con los servicios que nos exigen, vale reiterarlo, las otras especialidades se cobran porque no hay obligación de darlas porque la complejidad del hospital no da para eso. El habitante de La Falda va a poder hacer su parto, su cirugía, su cesárea, gratis en nuestro hospital. Lamentablemente hasta que no se resuelva lo del Plan Sumar, que se firme el convenio y vuelvan a ingresar esos fondos, la única solución que tenemos para los pacientes de otras localidades es esta. Por eso se ha puesto a consideración de ustedes esta situación, los aranceles son las del Instituto Nacional de Obras Sociales o menos, se han tomado por debajo de lo que establece el Ministerio de Salud de la Nación. No queremos lucrar, pero si queremos recuperar el gasto que nos significan lo insumos, incluso hay material importado que no se consigue, y que por otra parte todos los días los insumos aumentan. Nos quedamos sin otra opción”.
El Dr. Bufoni, agregó que “el especialista que cobra bono, en especialidades como neurología, urología, neumonología, deja el 20% al hospital, no se lleva el monto total, eso va a un fondo para cubrir a las personas de La Falda que no pueden abonar la consulta, esto crea transferir de quien puede pagar a quien no puede hacerlo, está creando un sistema solidario”.
Con posterioridad y abierta la audiencia a la participación de los presentes, se les consultó sobre la posibilidad de que el Plan Sumar pueda ponerse en vigencia, respondiendo que “hay una promesa de pagar de parte del Plan Sumar una vez que se firme el convenio con la provincia, nosotros le seguimos facturando, pero tenemos una duda, cuando esto entra en ejercicio vencido habitualmente se hace imposible de cobrar. Si esto se normaliza la situación puede cambiar en tanto el paciente esté incluido en Sumar, las mujeres tienen resuelto el problema hasta los 69 años, pero los varones no, porque sólo cubre hasta los 19 años”.
Se les requirió por si habían informado al Ministerio de Salud de la provincia sobre la implementación de estas medidas, argumentando que “no se le ha avisado al Ministerio de Salud provincial porque en verdad no hemos tenido mucha respuesta de cuando hemos ido a presentar nuestra situación y la necesidad de algunas mejoras. Nosotros entendemos que los pacientes siguen viendo a este hospital como regional y por eso acuden a el, entendemos que es una medida odiosa, incluso no estamos de acuerdo con ella, el paciente debería venir y asistirse gratuitamente, no es justo que vivas en Huerta Grande y no te puedas atender acá, pero tampoco es justo que el contribuyente de La Falda cargue con la mochila de cubrir esos costos. Tendrá que haber una instancia superior que solucione esto de alguna manera, ya sea a través del plan nacional o de una mejora del FOFINDES”.
En relación a los costos estimados para las prestaciones que se les cobrarían a los pacientes de otras localidades, señalaron que “los costos para cirugías de apéndice o hernia están en el orden de los 2.600 pesos, cuando el Ministerio de Salud de la Nación establece un costo de 3.300 pesos aproximadamente, la intención es recuperar el costo de insumos. El cirujano por la operación que realiza a pacientes de otras localidades percibe aproximadamente un 30 % del valor estipulado, quedando el resto para la cobertura de insumos”.
Finalmente, y como un fundamento más para la aplicación del arancelamiento, informaron que “en La Cumbre no se hacen más partos, ni hay clínica privada, en Capilla del Monte el arancel de partos es más alto que en La Falda, qué hacen, lo más cómodo es venir acá. Entonces, el mes pasado se han duplicado las internaciones obstétricas, alrededor de 32, de alguna manera hay que poner en conocimiento que esto no es un hospital regional, es un hospital municipal que va a ayudar y contener a los pacientes de los pueblos vecinos, pero que tiene un límite y que este está acordado por una cuestión de sostenimiento económico”.



Razones humanitarias exigen que la asistencia en salud sea una prioridad de orden regional

Como puede apreciarse, la crisis en que se encuentra el sistema de salud pública de la Provincia de Córdoba, lleva, necesariamente, a adoptar este tipo de medidas que no aparecen precisamente como justas. El Estado en cualquiera de sus niveles debería cubrir las demandas de salud, en el ámbito de su domicilio y en forma gratuita, de los ciudadanos, es un derecho constitucional. En este caso, como lo han manifestado los funcionarios, la confrontación política existente entre el gobierno nacional y el provincial llevan a que no se haya firmado un convenio que permitiría cubrir las exigencias de fondos del Hospital de La Falda, y con ello la exigencia de tomar decisiones que cuando menos son odiosas, pero a las que no se puede escapar. Claro está que este tema no es nuevo, tiene un largo debate, y en el aparecen también cuestiones relacionadas a ciertos egoísmos políticos que son propios de la región, porque a nadie, con un poco de memoria, escapa que, en más de una oportunidad y con el ánimo de enfrentar las consabidas crisis económicas a las que estamos expuestos en forma cíclica, se ha planteado la necesidad de aportes municipales conjuntos para apuntalar al Hospital de La Falda, una vez que perdió su categorización de regional, para pasar a ser municipal, lo que lo convirtió, tal como lo señalaran los funcionarios, en un dispensario con algunas, escasas por cierto, prestaciones de tipo mayor. Los vecinos de la región siguen acudiendo al hospital porque aparece con un servicio diferencial frente a otras opciones, lo que no significa que la administración municipal faldense pueda prestar la atención sin debilitar sus recursos y dando únicamente prioridad a la salud. Ante ello, es que aparece como razonable la implantación del arancelamiento. Si así lo estimaran las administraciones del resto de la región, sería oportuno que se estableciese la necesidad de un acuerdo regional para solventar la asistencia de sus vecinos, e incluso zonificarla. La crisis en la prestación de la salud, tanto pública como privada, debe ser un tema que les concierne a todos los municipios, baste decir, como se ha sustentado, que una ciudad como La Cumbre, con hospital municipal, deja de hacer partos y que no tiene clínica privada, que los niños de la región solo pueden internarse en el Hospital de La Falda porque no hay otro, ni público ni privado, que preste ese servicio. Estos ejemplos muestran la urgente necesidad de establecer un sistema de acuerdos y políticas consensuadas en salud, no alcanza con dejar recaer la responsabilidad sobre terceros que están alejados de las demandas locales y regionales, es resorte de los hombres y mujeres de la política local y regional hacerse cargo de la representación de los vecinos, y por gestión y aporte propio o de otros niveles de gobierno proveerlos de la asistencia estatuida por la ley y las razones humanitarias que están por encima de cualquier otra.

N.H.

2 comentarios:

Blogger Juan Ignacio Musicabu ha dicho...

Mi consulta es si el dinero que se le otorga y se le ha otorgado al Hospital es, por contrato, sólo para la gente que reside en La Falda. Es así¿? Porque en ese caso, estoy de acuerdo, pero en el caso de que el dinero que se le aporte desde instituciones gubernamentales no sea en exclusiva para la gente que reside en La Falda (entiendo que así es), los cálculos estarían mal ya que el dinero faltante debería aportarse no sólo de quienes viven en otras localidades sino también por la gente de L.F., y por consecuencia, la gente que reside en otras localidades tendría el mismo derecho que le estarían otorgando a la gente de L.F. para atenderse de forma gratuita.

19 de mayo de 2014, 10:04  
Blogger Jorge Horacio Paganitts ha dicho...

El Señor Aldo Rico ex cara pintada en la localidad de San Miguel, Pcia. de Bs. As. recuerdo que expulso a todos los pacientes que no tenian residencia en su Municipio. Al tomar esa desicion, adujo que no tenia porque afrontar los gastos habida cuenta que otros Intendentes no hacian absolutamente nada por la salud de sus gobernados. En parte creo que tenia razon, pero hay una gran diferencia :
"LA COMUNIDAD REGIONAL". Dicha comunidad deberia arbitrar los medios para arribar a una descicion justa y correcta para el resto de los habitantes que no habitan en La Falda. Dicha Comunidad Regional deberia organizar la problematica del transporte para todos los habitantes del Valle de Punilla hacia los centros asistenciales. No es justo, ni tampoco habla de inclusion el hecho de que la diferencia entre la vida y la muerte, como asi tambien de la enseñanza a la ignorancia, radique en la capacidad economica para poder costear un misero pasaje de autobus. Insto a que los Sres. Intendentes traten las formas de dar solucion a los verdaderos problemas de la gente. Y los verdaderos problemas de la gente hay que solucionarlos.

19 de mayo de 2014, 17:19  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal