Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

sábado, 3 de mayo de 2014

Historia de La Falda: “La Fecha”

Por Enrique Robles (*)

Hemos partido del supuesto de que el pasado de la Ciudad de La Falda es, ante todo, su Historia de vida; como tal, su fecha de nacimiento es de suma importancia para el interés de la población, más allá de las inquietudes vocacionales y las presunciones teóricas y personales que mueven a los miembros de esta Junta Municipal de Historia.
El hecho concreto es que en el mismo concepto de la fundación de nuestra Ciudad está encerrado simbólicamente el problema de nuestra identidad cultural, porque debemos reconocer que: “Somos lo que hemos sido” y estamos condicionados de alguna manera por nuestro pasado. En ello se refleja el peso de la historia de cualquier comunidad.
Sin embargo, el simple dato cronológico es una mera referencia que no alcanza a manifestar por sí mismo las dimensiones que deben ser consideradas en el análisis de nuestro legado cultural, a saber:
a) Las formas de producción de bienes materiales para la supervivencia existentes en esa época fundacional
b) Los mecanismos de protección que existían frente a los peligros y necesidades cotidianas.
c) Los medios de adaptación ante las condiciones climáticas y geográficas reinantes.
d) Las relaciones parentales establecidas en ese momento
e) El conjunto básico de leyes políticas dominantes del momento.
f) El sistema de costumbres sociales vigentes
g) El sistema económico que sostenía el modo de producción de los bienes de capitalización y enriquecimiento.
h) El conjunto de métodos, técnicas y conocimientos científicos empleados en ese tiempo originario.
i) Los lenguajes y cultos existentes.
j) La presencia de un orden religioso, la cosmovisión del mundo. Y otras dimensiones no contempladas aquí por la extensión de este artículo.
Entendemos que una Historia Local y Regional es, en una mínima escala, una biografía de la humanidad. Por ello, reclamamos alguna explicación respecto del modo en que ha sido construida y esto nos obliga a esclarecer nuestros procedimientos metodológicos de estudio e investigación en forma rigurosa. Lo que significa: La exposición exhaustiva de nuestros fundamentos, a la hora de establecer una fecha de fundación de la Ciudad de la Falda o cualquier otro hecho histórico.

En el presente admitimos como probables una diversidad de interpretaciones respecto de nuestros orígenes:
1. Considerando como suficientes las condiciones materiales que en su origen fueron necesarias para el desarrollo económico de la vida colectiva; algunos proponen como emblemática la fecha de la creación del “Edén Hotel” y ello en concordancia con nuestra identidad de ciudad turística por excelencia.
2. Otros han propuesto la venta del primer lote como dato inicial. Posición controvertida por el último dictamen de la Junta Provincial de Historia, también por la ausencia de un primer plano de referencia y otras objeciones que han sido presentadas como datos cruciales y contradictorios como es la celebración del centenario de una Institución educativa como la Escuela Mateo J. Molina, creando una desconcertante superposición dentro de la línea del tiempo. Aparentes contradicciones a las cuales intentan responder quienes sostienen esta hipótesis del loteo como fecha fundacional.
3. También debemos destacar los valiosos aportes realizados por el Sr. Carlos Panozzo en relación a la aparición del ferrocarril, que estimo deberían ser profundizados, por ser una contribución que posibilita reconstruir las formas de comunicación y por ende, de supervivencia originaria.
4. Finalmente, existen quienes afirman la existencia en esos tiempos de la industria minera como fuente de recursos materiales de reserva, indispensables para los propósitos del desarrollo bélico de alguna potencia extranjera.

De esta manera, el universo formulado en torno a la designación de una fecha de fundación es muy rico en proposiciones; queda entonces por resolver cuál es el criterio que debemos emplear para interpretar los datos recopilados:
a) El criterio vinculado al desarrollo de nuestras condiciones materiales de vida, es decir nuestra economía turística y hotelera.
b) El criterio sostenido por la presencia de estructuras formales del Estado y la burocracia: planos, escrituras, la presencia de los servicios públicos de comunicación, etc.
c) Construcciones simbólicas e ideológicas, como son las que se vinculan inicialmente con las relaciones parentales preexistentes, las costumbres, los mitos y rituales y también las que relacionan la planificación urbana original con el proyecto de expansión europea.

Todas estas versiones de nuestro pasado son posibles y también complementarias, pero hasta ahora sólo se trata de hipótesis provisionales, no definitivas.
La mirada Positivista de la Historia que hace descansar la interpretación de la cultura sólo en los hechos observables (exclusivamente las fechas, los documentos, los registros, los instrumentos, etc.) se corresponde con una concepción de la Historia ligada a las ciencias naturales; la incorporación de otros enfoques sería indudablemente enriquecedora. Es más, indispensable.
Para ello debemos incursionar aún más en el campo de la Sociología y las Ciencias Sociales en general para interpretar los datos históricos; del mismo modo en que el Arte y la Medicina incursionaron oportunamente en la teoría del inconsciente, ocurriendo algo similar en otros campos del saber. Así, la tarea interdisciplinaria resulta esencial para la elaboración de una Historia Científica.
Vuelvo a repetir: la designación de una fecha de nacimiento de un pueblo, encierra simbólicamente el tema de su identidad cultural, no es un hecho observable a primera vista.

(*)Licenciado en Filosofía (UNC)



0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal