Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

viernes, 30 de mayo de 2014

El Concejo Deliberante de La Falda aprobó el cobro de aranceles por prácticas hospitalarias a pacientes no residentes en esa ciudad

Con el voto a favor de la mayoría oficialista y el negativo de la bancada opositora, quedó firme la decisión de que algunas prácticas médicas que realiza el Hospital de La Falda tengan un costo para pacientes que provengan de otras localidades. El incremento del FOFINDES que se difundió y que algunos interpretaron podía dejar sin efecto lo normado, solo es un ajuste del ya dispuesto a principios de año y alcanza al 8,1%, ingresos insuficientes para desechar lo decidido.

Tal como se esperaba, tras la Audiencia Pública correspondiente, en su última sesión el Poder Legislativo faldense, con el voto positivo de la mayoría y el negativo de la oposición, resolvió modificar el artículo 136 bis de la Ordenanza Nº 2620 el que quedó redactado de la siguiente manera “a) Por atención médica de especialistas en hospital hasta $100; según Ordenanza vigente. b) Por las siguientes prestaciones destinadas a personas residentes fuera de la ciudad de La Falda: b1) Cesárea: $2.600 – b2) Parto: $1.800 – b3) Por las siguientes prestaciones, cuando las mismas no puedan ser brindadas por hospitales de jurisdicción provincial o cuya prestación implique una demora nociva para el paciente, y cuyos beneficiarios no sean incluidos por programas de asistencia provincial y/o nacional y residentes fuera de la ciudad de La Falda: Colecistectomía: $2.600 – Apendicectomia: $2.600 – Hernioplastia: $2.600 – “.

Dr. Malamud: hay que crear un sistema regional de salud
Con estos elementos en consideración y en conocimiento de la nota publicada en nuestra edición anterior, el Programa Hablemos Claro entrevistó al Dr. Benjamín Malamud, quien se opone a lo decidido, y en la oportunidad, en referencia al artículo en cuestión, manifestó que “la nota surgió porque el silencio sería avalar, en un todo, un proceder, que en cierta forma se ha generalizado, que se cobra en los hospitales públicos. Ayer una vecina de La Cumbre me decía que tenia un parto en el Hospital de Capilla del Monte donde le cobraban 5.000 pesos, y como esto en varios lugares se está dando, que el hospital público deja de ser público, y se usan artimañas, como esto de que si vivo en determinado lugar… se puede vivir en Huerta Grande y trabajar en La Falda, su función profesional la está brindando a La Falda, compra, usa servicios, va al banco que paga sus impuestos acá, usa los laboratorios de acá, el centro más importante que se privilegia es La Falda…esta es una actitud de desesperación, de tratar de salvar al hospital cobrando, pero esto forma parte de una estrategia también, de una forma de ser de la globalización que lucha por la privatización de todo… El tema de la salud no es un tema menor, la pelea mundial en torno a la salud llega a tales extremos que cada vez que el Presidente actual de los Estados Unidos trata de mejorar un poco el acceso a la salud a los más desfavorecidos ahí aparece una posición férrea. No solamente los grandes laboratorios y bancos que financian la renovación permanente de tecnología, hoy un tomógrafo dura un año o dos y aparece una tecnología mejor y hay que cambiarlo y quienes te financian son los bancos. Es cierto, son adelantos de la medicina, pero cuando no hay un uso racional todo el mundo quiere tener esos recursos para competir, y no se piensa en que el costo total es para el pueblo. Entonces, son los propios médicos, por de medio un poder médico, que no quieren el acceso de los sectores populares a un sistema más económico de salud. Esto no se da sólo en los Estados Unidos, se da en Brasil, donde tienen que venir médicos cubanos, de Venezuela u otros países a atender a los sectores más populares que los médicos de Brasil no quieren salir a atender. Lo mismo en Venezuela, en Perú, en el mundo…La Dra. Gomeñuka dice que cuesta traer médicos los sábados y domingos al Hospital de La Falda. Entonces, es una cuestión de que cambio la historia, que antes era un orgullo trabajar en el hospital público, trabajar gratuitamente, como, por ejemplo, el Dr. Joaquín Agost que trabajó ocho años gratis, yo lo hice por siete años, y muchos lo hicieron, pero eso cambio…pero el aceptar que se privatice el hospital público por las imposiciones que pone la provincia, que no amplia los recursos, que no firma el convenio por el Plan Nacer que haría este esfuerzo innecesario, y por otro lado que el hospital tiene que enfrentar en segunda línea, porque en primera están los dispensarios y los centros de salud, graves problemas de salud de la población, como es salud mental. El problema de la depresión de muchos chicos adolescentes y madres, el tema de las expectativas de un suicidio, el suicidio como una realidad de nuestra zona. El tema de las adicciones que es un peso muy grande para muchas familias y el hospital no pude estar privatizando o cobrando por la salud mental, esta es una cuestión de recursos que hay que emplear en este sentido”.
Más adelante, propuso que “…por un lado está el hospital que no pude satisfacer las necesidades de toda la zona, porque no tiene los recursos y por otro esta pared que se instala, me parece que es para más que dialogar en un programa de radio, sugiero una asamblea de la salud, que si los vecinos están preocupados hagamos una asamblea de toda la región, con los cuatro intendentes…Algunos están planteando que vuelva a provincializarse, otros que tenga el recurso que tenga que tener, yo planteo que el Legislador gestione la cuota de doce mil pesos que cubriría la cuota de partos, lo que no es extraordinario con lo que ganan legisladores, concejales, funcionarios, creo que sería una cifra para salir de la situación hasta que se resuelva el tema entre la nación y la provincia. Eso representaría prácticamente el cincuenta por ciento de los partos que se realizan y que corresponderían a vecinos de otras localidades de acuerdo a las cifras que se han dado a conocer. Para los que pagan en las clínicas tal vez esto no es nada, estoy diciendo que hay gente que paga 5.000 en el hospital público”.
Reafirmo la intención, manifestando que “la propuesta es que los municipios en cierta forma, si el hospital es mantenido por los cuatro municipios y la comuna de Casa Grande, en buena hora que tenga un Consejo de Administración que controle no solamente el gasto sino también la salud. Es decir, hay mucha gente preocupada por algunos problemas de salud regionales, se cree que hay una incidencia muy alta de cáncer por ejemplo. Entonces, hay que estudiar porqué tenemos más cáncer acá que en otros lugares…los propios municipios tendrían que ponerse de acuerdo en qué está pasando con la salud, porqué hay un foco zonal donde hay muchos suicidios, de gente joven que se suicida. Exige de no tan sólo ver cuánto gastamos, en qué gastamos y cómo prevenimos”.
Prosiguió, estimando que “estoy seguro que para el Intendente (Eduardo) Arduh, para (Alberto) Mainero, esto no es nada cómodo, estoy seguro porque los conozco y creo que en el espíritu de ellos no está el crear una discriminación…creo que la actitud es la desesperación por seguir adelante, pero que tiene sus problemas. Tampoco veo que la cuestión solamente sea que un trabajador social vea a quién le vamos a ayudar y a quien no, son paliativos, creo que la solución un poco de fondo mientras no haya un plan nacional de salud que incluya a todos los sectores, al sector público, social y privado, sería tratar de que exista una coordinación local de los recursos entre la clínica privada, el centro privado de emergencias, el hospital público, los consultorios privados, decir, bueno, porqué no creamos regionalmente un sistema para incluir a toda la población. Digamos, cuáles son las urgencias, que no se nos muera nadie, que no se muera por cosas evitables, todo un plan preventivo. Es decir que prevenir en primera etapa y en segunda usar los recursos racionalmente. Si se decide seguir adelante con este programa, que exista un trabajo social que no sea tan discriminante, que sea una cosa muy sencilla para que la gente no se vea afectada, y los que tengan que viajar al Hospital Domingo Funes, porque también en ese movimiento se va una cifra importante, más demoras, situaciones de stress, después si hay que ir a Córdoba la cosa se agrava, tendría que haber un sistema en el transporte regional, como existió en una época entre el Funes y los hospitales de la zona, más sencillo y económico, son aspectos regionales de la salud que no se pueden circunscribir solo a esto. Por eso, una de las ideas también entre la gente que participa de un proyecto sería también crear un sistema cooperativo entre usuarios y proveedores de salud que incluya la perspectiva de hacer algo distinto, algo innovador, tenemos a la Dra. Gomeñuka que por suerte es una mujer que maneja muy bien los temas sanitarios, que está al día en lo que hace a programas preventivos, que trabaja día a día en esto, y creo que le sería fácil contar con expertos de la provincia o de la universidad para hacer de La Falda y su zona una experiencia inédita, distinta, singular, que terminen con estas pequeñeces que realmente no nos hacen bien a nadie”.
Finalmente, se le consultó con respecto a adicciones y en su criterio que se podría implementar a nivel local y regional ante a deficiencia de los proyectos provinciales y nacionales, manteniendo que “siempre se puede hacer algo. Ahora, cuando uno hace algo tiene que medirlo. Te enfermás, vas al médico que te da medicación, te curástes quiere decir que la medicación fue efectiva, no te curástes quiere decir que no alcanzó para curarte. Se puede crear algo, pero los programas nacionales que hay en contra del alcoholismo a veces chocan con algunas modalidades de promoción. Mientras en las camisetas de los equipos de fútbol esté la publicidad de la cerveza y en la latita de cerveza esté el precedente de un embarazo no deseado, de una pelea que se podía haber evitado porque el alcohol es un gran desinhibidor, sí, hay mucha preocupación por las drogas, pero el que sigue matando más es el alcohol. Entonces, creo que se puede hacer algo localmente, pero me parece que la prohibición de propaganda de alcohol a nivel nacional debe ser más fuerte. Mire lo que está pasando el Brasil y el mundial de fútbol, el poder mundial de los bancos les impuso que no pueden evitar que haya propaganda de tabaco y alcohol cuando en Brasil están prohibidos. Entonces, los condicionantes externos del mundo, hacen que los esfuerzos locales fracasen. Creo que la lucha que se está haciendo contra el uso y abuso del consumo de alcohol y de las drogas en general no siempre tiene frutos inmediatamente porque son muchos los factores sociales y de salud mental que están en contra. Si esa salud mental no tiene programas para detección precoz, cuando tenemos que alguien está mal o esperamos que ya se haya suicidado o que tenga un gesto de alcoholismo intenso para darnos cuenta, creo que hay indicadores más precisos. Los médicos que estamos ejerciendo hace cincuenta años y los más jóvenes incluso no tenemos una formación en la pesquisa de salud mental, y estas representan más o menos el cincuenta por ciento de las consultas, siempre tienen algo de salud mental. Quizás los médicos de familia actualmente tienen mejor formación incluso que los pediatras en enfrentar el tema de la salud mental. En otros países se ha difundido que es mucho mejor ser un especialista que gana mucho más dinero en poco tiempo que un médico de familia que tiene la visión de acompañar a la familia en la prevención…en Cuba también tienen la preocupación del suicidio de jóvenes, pero lo publican, porque lo peor que podemos hacer es esconder. Si queremos enfrentar un problema tenemos que hacer un diagnóstico, y ellos le dan mucha importancia a la atención de proximidad, estar cerca de los problemas de la gente, y saben que donde hay una madre joven que no va a poder sostener bien a su hijo, que no tenga el apoyo de su familia, que está en condiciones económicas deplorables, el chico va a ir sufriendo contratiempos y va a ser más proclive a caer en la depresión, en el alcoholismo, en la violencia, que otro chico. Entonces, el médico de la sociedad trata de proteger a esa madre y a esa familia, son actividades mucho más económicas, tienen un costo, pero es menor a que un chico sea alcohólico o que haya que recuperarlo en un instituto porque haya cometido un delito grave. Este es el enfoque que podríamos darnos en Argentina, dar más enfoque a la atención familiar, a la atención de proximidad, a los promotores y agentes de salud, estar más cerca de la gente”.



Error en la interpretación del incremento de FOFINDES


En las últimas horas de la semana anterior, se difundió que el gobierno provincial había decidido el incremento del Fondo de Financiamiento para el Desarrollo de Servicios (FOFINDES), correspondiéndole a La Falda un 37,4% más, lo que llevó a interpretar que con esos ingresos, que representarían alrededor de 120 mil pesos más, la medida adoptada en cuanto a cobro de prestaciones a pacientes que llegan desde otras localidades al Hospital de La Falda podría vetarse, para lo que está facultado el Intendente, suspenderse o solo mantenerse hasta tanto se recibiese la partida correspondiente. Consultado al respecto, el intendente Eduardo Arduh, manifestó que “hay un error en la interpretación de la información, el municipio, para el año en curso, ya había recibido un incremento, que tuvo alcance general, y fue del 29,3%, lo que ahora ha realizado el gobierno provincia ha sido un ajuste, que interpreto deviene de la propia recaudación, y ha incrementado aquel porcentaje en un 8,1% más, de ahí este 37,4% global que le correspondería a nuestro municipio. Por lo tanto, no es una cifra significativa que represente el tener que dejar sin efecto lo legislado recientemente por el Concejo Deliberante”.
Agregó que “nosotros desde hace tiempo venimos informándole a la provincia de la situación que atraviesa el hospital, de lo que nos cuesta mantenerlo, y por ende solicitando el incremento del FOFINDES, no es solo un reclamo nuestro, lo es de un alto porcentaje de municipios de la provincia, pero la respuesta favorable aún no llega. De tomarse en cuenta nuestra requisitoria y producirse el incremento adecuado se estimará la posibilidad de revertir lo decidido, no son medidas que nos satisfagan, pero momentáneamente no observamos otra alternativa. Los servicios que presta nuestro hospital están por encima de lo exigido, las estadísticas indican que aproximadamente la mitad de las consultas corresponden a vecinos de otras localidades y a nuestro presupuesto en realidad se le hace difícil de soportar. En función de esas prestaciones externas es que reclamamos la mejora a la provincia, pero, reitero, aún no conseguimos esos esenciales recursos”.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal