Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

jueves, 13 de marzo de 2014

Correo de Lectores

Atento Sr. Director, lo están perjudicando

Sr. Director:

Solicito a Ud. tenga bien publicar la siguiente en el espacio destinado a Correo de Lectores.

En primer lugar, quiero dejar aclarado que quien esto escribe nada tiene que ver con el sestopalismo, se conoce públicamente las diferencias que me separan del ex Intendente. No así con el peronismo cordobés, y a partir de esto, debo decir que me encuentro bastante harto de las críticas hacia la gestión del peronismo en La Falda a más de dos años y medio de haber entregado el poder. Más aún cuando es una seudoperiodista la que se decide a juzgar, probablemente incentivada por la pauta oficial, a un gobierno que con sus aciertos y errores, creo más de los primeros que de los segundos, ya ha entrado en la historia. Lo natural sería que por estos momentos se dedicara a tratar temas relacionados al actual gobierno. Por ejemplo, me gustaría que la Sra. me explique qué costo ha tenido para los vecinos el que se haya comprado un tractor que solo sirve para tirar un carrito con basura, que no creo transporte más de 200 kilos de residuos, lo que se podría tirar con una moto, o una niveladora de arrastre que no la usan, o cuánto ha costado y va a costar, ocasionado solo por capricho, a los dineros públicos el proceso judicial que terminó con la asunción como Concejal del Sr. Darío Almada.
Parece ser que algunos periodistas se olvidan o dejan de lado el presente, juzgando con dureza el ayer. El ayer ya pasó, ya fue, con aciertos y desaciertos, por eso le contesto a esta Sra. como militante, y le digo que entre a ver alguito de lo que está pasando a su alrededor, porque aunque ella no lo crea, ni lo entienda Ud. Sr. Director, le está haciendo daño serio. Pero está bien, si Ud. como Director le permite expresarse, deberá entenderse que es su problema, porque entiendo que cuando alguien dirige algo, controla y conduce, debe saber que es lo que lo favorece y que es lo que lo perjudica, y me parece que lo están perjudicando, pero, insisto, es su problema.
Como periodistas pongan la atención en el hoy, porque me parece que comparando la gestión Sestopal con la actual, aquella aparece como manejada por Heidi con respecto a la actual. Seguimos con el tema de los baches, caen dos gotas de agua y hay que volver a taparlos, con qué los tapan, con engrudo, y con la excusa del bacheo se dejan de hacer otras cosas que a la vista está son de suma necesidad. En eso se está gastando mucho dinero, del dinero que parece tanto le preocupa a la Sra. Leiva, y se muestra ocupada en defender a los ciudadanos que tenemos los impuestos al día, seguramente ella también los tendrá, supongo que si, repito, pauta mediante, para hacer esta defensa a ultranza del gobierno municipal.
Esta periodista olvida que esta administración inauguró una plaza y declaró visitante y ciudadano ilustre a Eduardo Angeloz, y ella habla de corrupción, me parece que para periodista le falta un algo, y debería empezar recordando el pasado del radicalismo tanto a nivel provincial como local, porque hay mucho para recordar y mucho que no brinda prestigio precisamente.
Ella a este gobierno no lo critica ni le ve defecto, y esto me parece se acerca mucho a lo que dice el gobierno nacional cuando hace la defensa de algunos periodistas a los que llama militantes, si hay militancia, como parece ser el caso, no hay objetividad en esa periodista, y por lo tanto deja de ser confiable para quien la escucha o lee. Entonces, a este semanario, al que leo semana a semana, que tiene notas rescatables y buenas, algunos de los que escriben Sr. Director se lo convierten en un pasquín del Intendente de la Ciudad de La Falda. Como ciudadano y como persona que le tiene aprecio Sr. Director, le sugiero que ante ciertas notas de algunos de sus colaboradores asuma el rol que le corresponde y las corrija o solicite que las corrijan, porque lamentablemente esas notas terminan perjudicando su imagen y la del gobierno porque dan lugar a militantes del peronismo, como yo, a producir y exponer la critica.

Sin otro particular, aprovecho la ocasión para saludarle con la consideración de siempre.

Héctor R. Mendoza
D.N.I. 11.163.557


N. de la R.:
Estimado Sr. Mendoza, Ud. señala que es un lector asiduo de Ecos y califica a algunas notas como “rescatables y buenas”, debo agradecerle por ello, pero también, necesariamente, tengo que decirle que cuando Ecos apareció lo hizo bajo el principio de posibilitar que todos aquellos que quisieran publicar sus pensamientos y opiniones lo hicieran, mientras mantuviesen una cuota razonable de respeto por el otro. Ud. mismo ha sido beneficiado, en reiteradas oportunidades, por ese principio, y lo sabe. Como lector habrá observado, en más de una oportunidad, que incluso entre los colaboradores habituales del medio se abren debates y polémicas, y que han sido muchos los casos en que en una misma edición han aparecido dos o más posicionamientos sobre un mismo tema, lo que lleva la intención de que el lector pueda analizar el contenido y suscribir a una u otra posición, o lo más importante tomar lo que considere lo más beneficioso de ellas y formar opinión propia. En todos los casos, como Director, solo he llamado la atención de quienes mantienen posiciones encontradas cuando interpreto que se está superando la cuestión en debate, que es lo que al público puede interesarle, y se entra en el terreno de lo personal, ya que considero es algo que tendrán que dirimir en otro ámbito y no en las páginas de Ecos. Aún así, ni previa ni posteriormente, se ha censurado a nadie, haya tenido relación habitual o no con el medio. De manera que entiendo al medio de comunicación como una herramienta válida para trasmitir mensajes que puedan interesarle al conjunto o a algún sector determinado del ámbito geográfico que cubrimos, aunque, en ocasiones, sin considerarlo, lo superemos. Quienes no han estado o no están con su opinión en las páginas de Ecos es por que han decidido no estar, no porque se les haya censurado o negado el espacio. Por ello, en nuestras páginas, como en la vida misma, va a encontrar del blanco al negro, pasando por todas las tonalidades de grises, lo que incluye, obvio es, si de política se trata, de las extremas derecha e izquierda a todo el arco político que se aglutina en el centro, más o menos cercanos a los extremos. La característica que le he dado a Ecos es esa, para algunos será carecer de una clara línea editorial, en prensa me pregunto de qué sirve una línea editorial que solo está dirigida a un determinado segmento de la comunidad discriminando a otros cuando todos somos parte de la misma historia, podrá parecerles anárquico, pero, a mi entender, es el espacio donde se puede estar más cerca de la libertad de expresión, en ocasiones, de la verdad, y tener el sano control de quienes nos leen –me parece esto un verdadero círculo virtuoso- aunque en ocasiones puedan no estar del todo conformes con lo que se expresa, pero pueden identificar a quien lo expresa e incluso criticarlo, interpreto a esto como un valor que no puede perjudicarme, pero si así fuese satisfecho me siento de mantener un principio que considero inmensurable.
Creo que con esto dejo zanjado el porqué se publica lo que se publica.

Por último, quiero advertir, ya en forma generalizada, que lo que no pueden pedirnos es que cumplamos los roles de oficialismo u oposición en lo que a política de gobierno se refiere, es posible que adscribamos a una u otra posición con nuestra opinión, pero siempre lo será una vez que ellos se hayan manifestado cumpliendo el rol que les impuso la ciudadanía, de no ser así solo publicaremos los hechos y la opinión se dará a conocer únicamente que se considere que se ven afectados indefectible y en forma artera, por acción u omisión, el sistema democrático o los intereses de la comunidad.

Agradeciendo, por anticipado su comprensión y esperando siga siendo un lector asiduo y critico, hago oportuno el contacto para saludarle con atenta consideración.

Nicolás F. Heredia
Director

--------------------------------------------------------------

Acerca de la convocatoria “Compañeros y Compañeras” de la Agrupación Peronista 17 de Octubre

Sr. Director de Ecos de Punilla:

Con todo el respeto que me merecen los firmantes de la solicitada que levantaron en el Nº 564 de Ecos de Punilla, a quienes considero gente amiga, deseo hacer algunas consideraciones acerca de la misma.
Cuando un grupo político decide adscribir a un partido determinado, como es el PRO en este caso, porque –según sus palabras- “su gestión se construye sobre un discurso de tolerancia, convicción democrática, diálogo y previsibilidad”, está haciendo lo correcto. Está adhiriendo a un partido democrático.
Lo que no puede hacer simultáneamente, es decir que “no por ello dejarán de ser peronistas”, y que “son y seguirán siendo peronistas”. Porque el peronismo ha sido, es y será un partido totalitario. Es el ADN impuesto por su fundador, que fue un tirano de pelo en pecho que, como tantos otros en el mundo (Hitler, Mussolini y Chávez entre ellos) llegó al poder a través del voto para después desconocer los más elementales principios de lo que se entiende por Democracia.
Es ésta la confusión que tanto daño ha hecho en América Latina, y que poco a poco los pueblos y su dirigencia están empezando a entender. No basta con haber sido elegidos por el voto popular para declamar una democracia inexistente. Es el caso del gobierno actual, que es peronista convicto y confeso, y que como es habitual, está hartando al pueblo con su comportamiento autocrático, prepotente y avasallante de todas y cada una de las normas de convivencia democrática.
Es muy loable que finalmente se vayan dado cuenta de cuál es la realidad, de las mentiras del relato actual, y sería deseable que también descubran las mentiras de antes. La verdadera historia de los gobiernos de Perón, que aunque pueda atribuírseles algunas conquistas, fueron gobiernos dictatoriales que en su tarea destructiva de la democracia llegaron mucho más lejos que los Kirchner. Si no es así, la adhesión al Pro podría interpretarse como un pase por conveniencias circunstanciales, y no por “total convicción” como se afirma en la nota a que he aludido.
Ante el panorama latino-americano actual, queremos parecernos a Chile y a Perú que están transitando por la buena senda, y no a Cuba y Venezuela, regímenes estos últimos que han atrasado y devaluado a sus países, tal como nos está sucediendo ahora a nosotros. Solo un sentimentalismo frustrado y nostálgico muy propio de los argentinos, tributario de la propaganda comunista, permite a muchos ingenuos creer que los dictadores de esos países hicieron algo bueno para sus pueblos.
En cuanto al peronismo, muchos de sus adherentes actuales eran niños entonces y fueron adoctrinados salvajemente desde las escuelas, o bien no habían nacido y les “vendieron” una historia tergiversada.
Reiterando lo dicho en el primer párrafo acerca de los firmantes de la nota, a quienes aprecio y no quiero ofender, invito a todos a descubrir o reflexionar sobre los verdaderos fundamentos de la democracia.

Le saluda muy atentamente.

Alberto E. Moro

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal