Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

martes, 25 de febrero de 2014

Darío Almada será Concejal de la ciudad de La Falda

La toma de juramento y asunción se concretará tras que el municipio decidió acatar la Sentencia Nº 17 dictada por el Juez Gabriel Premoli en segunda instancia, en la que también se dejaba sin efecto la designación de Damián Olmos cubriendo la banca vacante por licencia del edil Gabriel Massheimer. El cumplimiento de este último punto hace que la bancada de Unión por Córdoba se reintegre a participar de la sesiones del Poder Legislativo.

La Municipalidad de La Falda decidió acatar la Sentencia Nº 17 del Juez Gabriel Premoli en el Amparo interpuesto por Darío Almada, y en consecuencia citó a éste para que asuma como Concejal. El texto de la convocatoria sostiene que “Motiva la presente en convocarlo para tomar juramento y asumir en el cargo de Concejal, tal como lo ordena el Juzgado de Control, Menores y Faltas de la ciudad de Cosquín, suscripto por el Juez Gabriel Ignacio Premoli, el cual enuncia lo siguiente: “autos “ALMADA DARIO CARLOS C/MUNICIPALIDAD DE LA FALDA – AMPARO”, “(…) emplazar a la demandada, para que (…) proceda a designar a Darío Carlos Almada en el cargo de Concejal -previo juramento- a los fines de cubrir la vacante producida por la licencia acordada al Concejal Gabriel Massheimer (arts. 1, 8, 11, 15, y cc de la Ley 4915; y 43 CN; 48 Const. Provincial)”.
Dicho juramento tendrá lugar en la próxima Sesión Ordinaria del Concejo Deliberante de la ciudad de La Falda, el día miércoles 19 de febrero del corriente año, en el Recinto del mismo, sito en Av. España nº 50, 1er. Piso (ex Estación del Ferrocarril), a las 20.00 hs.-“.
La notificación lleva las firmas de Alberto Raúl Mainero como Presidente del Cuerpo y Guillermo Vázquez como Secretario del Poder Legislativo.

Tras receptar la convocatoria, en diálogo con Ecos, Almada mantenía, sobre el sentir que lo embargaba que “los sentimientos son encontrados, uno no llega de la forma en que le hubiese gustado llegar, pero esto ha llegado a su final, la justicia ha determinado que no estaba equivocado al defender mis derechos, que los mismos eran justos, y ahora hay que predisponerse a cumplir la función de la mejor forma posible, que significa procurar que todos los vecinos tengan una puerta abierta para expresar sus necesidades, reclamos y lo que estimen sea para bien del pueblo”.
Consultado por las condiciones políticas en que se incorporará al Poder Legislativo, sostuvo que “fui, soy y seré radical y por eso no puedo asumir bajo otra bandera que no sea la radical. Creo que la consulta no deberían hacérmela a mí sino a los cuatro integrantes del bloque de la mayoría, sumando al Vice Intendente, porque han sido ellos quienes decidieron que no ocupara la banca en tiempo y forma. Mi intención es la de hacer lo mejor por mi pueblo, por los vecinos y por el partido”.
Cuando se le planteó si había evaluado la posibilidad de actuar en forma unipersonal, definió que “el reglamento impide la conformación de bloques unipersonales, por lo tanto debo estar en el bloque de la Unión Cívica Radical. Cómo van a darse las cosas lo desconozco. Lo que si sé es que quienes integran el bloque han hablado siempre de mantener un diálogo fluido con todos, no se ha dado conmigo hasta el momento, por eso lo que puedo decir es que no puedo alentar lo que no se ha dado. De todas maneras estimo que la relación se irá ajustando de a poco, en la medida que se adquiera confianza, para una parte y para la otra. Reitero, no hemos tenido contacto y por eso no puedo aventurar nada”.
Requerido por cuáles son las premisas que se ha marcado para desempeñar la función, apuntó que “me parece que desde el punto de vista político no hay más tiempo que perder. Creo que todos los funcionarios y los vecinos tenemos un programa de prioridades sobre las necesidades que manifiesta la ciudad, y hay cierta premura en algunos casos y son los que provocan algún descontento. Por eso creo que hay que trabajar con el vecino y escuchándolo decidir sobre lo que considera inmediato, imprescindible y viable, y legislar sobre eso. Con esa intención es que una vez que asuma estaré caminando las calles de la ciudad abierto a recibir iniciativas e inquietudes, algo que ya he venido haciendo y que consta. Tengo una buena relación con las instituciones, de hecho se ha estado aportando en este tiempo a las deportivas, como son el Club La Falda, la Escuela de Voley, Club River, Los Conas, porque me parece fundamental el trabajo que desarrollan con la juventud. De la misma manera se aportará a las que tengan otros fines de acuerdo a su proyección social, y con el vecino que responsablemente decida llevar adelante una iniciativa”.
Cuando se le hizo notar que sectores partidarios mantenían que se encontraría más cerca de la oposición que del oficialismo, señaló que “mi intención es la de sumar para que a este gobierno le vaya bien, lo que no quiere decir que por ahí no mantenga algún criterio diferente, eso no me hará ni más ni menos radical…siempre estoy dispuesto a escuchar y a valorar los esfuerzos que se realizan en las buenas gestiones de gobierno que son las que apuntan a satisfacer lo que los vecinos anhelan”.
Interpelado por si reclamaría algún tipo de resarcimiento por el tiempo que no ocupó la banca, indicó que “es un tema que no he hablado con mis abogados, porque no era en el que habíamos depositado nuestro esfuerzo. Para nosotros no era prioritario, cuando se lo considere veremos cuáles serán las vías a utilizar y si es la de la justicia, será ésta la que lo resolverá. Estoy absolutamente satisfecho con el trabajo que han llevado adelante los doctores Luis Kessler y Marco Valentini porque desde el primer momento marcaron una estrategia donde cada paso a dar estaba fundamentado garantizando el buen resultado final, al que se ha arribado, era todo previsible, y eso es una verdadera satisfacción”.



Instancia judicial agotada

Si bien pueden quedar algunas cuestiones a resolver, las que seguramente serán tratadas en causa separada, el caso judicial, en la interpretación de este escriba, quedará agotado, en lo que hace al Recurso de Amparo interpuesto oportunamente por Darío Almada, al momento en que a éste se le tome juramento como concejal. La razón para ello -si bien hay quienes mantienen que la presentación realizada ante el Superior Tribunal de Justicia sigue activa- será que todo dictamen posterior a ese acto devendrá en extemporáneo y por tanto no podrá modificar la situación que de hecho quedará conformada. Ello, porque las causas que motivaron la intervención judicial habrán quedado resueltas, por una parte se habrá acatado, en todo su contenido, la Sentencia Nº 17 que recordemos ordenaba dejar sin efecto la designación de Damián Olmos y tomar juramento a Almada; por otra parte, porque en los supuestos de Conflicto de Poderes el que haría al orden local y que así podría haber llegado a considerarse por el planteo del Bloque de Unión por Córdoba de no participar en las sesiones del Concejo Deliberante, lo que podría haberse considerado como un obstáculo para la acción de gobierno en alguna circunstancia, queda superado, y la integración del Cuerpo será de los ocho miembros que ordena la Carta Orgánica Municipal, con la integra conformación de la mayoría, de manera que la actividad quedará normalizada; y finalmente porque en la otra hipótesis, la del conflicto entre el Poder Judicial y algún poder local, fue sólo eso, una hipótesis. Insisto, en mi entender, no existirá dictamen del STJ o de haberlo podrá tener solo valor académico, en lo que hace a la cuestión de fondo planteada en el Amparo.

N.H.


Calma Radicales, y a sus cosas


Concluye un proceso que nació como una diferencia política y que fue necesario para su resolución el concurso de la Justicia. Esa intervención, apoyada en la Ley 4915 y los arts. 43 y 45 de la Constitución Nacional y Provincial respectivamente, todos relativos al Recurso de Amparo, otorgó el derecho que oportunamente consideró conculcado Darío Carlos Almada. En el proceso dos sentencias, la primera, la Nº 8, favorable a lo actuado por el Concejo Deliberante, tras la apelación, la Cámara de Villa Dolores ordenó al Juez Gabriel Premoli la rectificación del primer dictamen, convirtiéndose ésta en la sentencia Nº 17, que fue recurrida por los Asesores Letrados del municipio, es aquí donde aparecen una serie de deslices técnicos legales (presentaciones en tiempo y forma) que llevan finalmente a que ese dictamen quede firme. La última presentación municipal solicitando la nulidad de lo actuado y dictamen sobre supuestos conflictos de poderes fue cursada ante el Tribunal Superior de Justicia, de la misma no se tienen novedades. Lo cierto es que, tal como se informa en nota central, Almada ha sido convocado para que, juramento mediante, se integre al Concejo Deliberante de la Ciudad de La Falda.
La primera apreciación al respecto es la de sostener que tal decisión no hace más que respaldar el buen tino de la gestión municipal al acatar, algo que en algún momento versiones ponían en duda, la resolución judicial y con ello refrendar el espíritu constitucional de la división de poderes. División de poderes, que como lo señalará Alberto Moro en el artículo Ética y política en la Argentina publicado en edición Nº 560 de Ecos, está determinado constitucionalmente, sosteniendo que el gobierno está compuesto por “tres poderes interdependientes pero diferenciados, que son el Poder Ejecutivo (una cabeza que representa a todos), un Poder Legislativo (en el que los representantes del pueblo debaten y dictan las Leyes que todos deben acatar), y un Poder Judicial (compuesto por especialistas en derecho que juzgarán, aprobarán o sancionarán a quienes no cumplan con la Ley, incluyendo a los representantes de los demás poderes)”. Esta última, por otra parte, fue una de las bases de sustentación de la presentación inicial de Almada, que en su momento fuera discutida y que a la postre habrá que considerar como válida.

Pero, como decía al principio, este proceso se inicia con una diferencia de orden político, y debe decirse entonces que la solución definitiva debería pasar por ese ámbito. Resuelta la cuestión judicial, y debiendo ambas partes convivir en el seno del gobierno, siendo, por otra parte, integrantes de la misma corriente política y habiendo trabajado para conseguir el poder de gobierno de manera conjunta, es de estimar que las diferencias que han mantenido necesariamente deberían quedar en el pasado, porque ello irá en beneficio del reconocimiento a lo antes enunciado y por encima de ello le garantizará a la ciudadanía que estas cuestiones no afectarán, de manera alguna, las decisiones de gobierno. Es decir, que el oficialismo debería restañar heridas y resquemores si los hubiere, y bajo ningún concepto asumir las instancias pasadas como cuestiones personales, sino como producto, que así han sido manifestadas, de ópticas o criterios diferentes que han sido interpretados y juzgados por un mediador.
De manera que si este sabio accionar se logra en su justa medida, vuelva a establecerse la relación que en su momento los encolumnó bajo un fin común y se prosiga bajo los principios y valores que oportunamente se manifestaron en pos de desarrollar un gobierno respetuoso de las obligaciones y derechos que le atañen a cada uno en cumplimiento del compromiso asumido con los faldenses. Se ha dicho en esta administración que los componentes del gobierno tienen plena libertad para expresar sus criterios y que la base de sustentación del mismo está inscripta en la participación y la búsqueda permanente del consenso, es momento de demostrar ese principio.
No es menos cierto, que podrían quedar algunas cuestiones a tratar sobre lo acontecido, pero si primara lo antes expuesto, es de estimar que serán resueltas bajo el paraguas de la armonía y el diálogo.
Reitero, me parece que es oportunidad de sabia reflexión y diálogo, caso contrario se debilitará sensiblemente una forma de gobierno, que más allá de sus aciertos y errores, tiene un porcentaje interesante de aceptación y respaldo por parte de la ciudadanía, lo que a todas luces sería una verdadero desperdicio de los esfuerzos concretados y de las oportunidades que pueden abrírseles a futuro.
Proviniendo del partido que lo hacen, siendo éste el que más ejemplos, en forma histórica, ha mostrado de renunciamientos es aras de objetivos democráticos mayores, que superan lo partidario y se integran a lo colectivo, es poco y nada lo que se espera de estos dirigentes en esta ocasión.

N.H.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal