Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

jueves, 13 de mayo de 2010

Como siempre, se empezaron las obras de remodelación del radio céntrico y pocos saben de qué se trata

La remoción de las veredas de la primera cuadra de Diagonal San Martín dio el inició a la obra de remodelación del microcentro de La Falda. La intervención se extenderá hasta Av. Edén al 700 y será solventada con fondos otorgados por el gobierno de la provincia. Un alto porcentaje de faldenses se preguntan de qué se trata, porque la información y consulta oficial aún no se ha provocado.

Seguramente para sorpresa de muchos, el lunes, una cuadrilla de trabajadores comenzó a levantar las lajas que componían las veredas de la primera cuadra de Diagonal San Martín dando con ello inicio a las obras de remodelación del microcentro de La Falda. La sorpresa puede haber sido motivada por diversas causas, entre ellas, la principal porque el municipio no se ha preocupado en informar sobre el tema; otra puede ser que se estuviera esperando la opinión de los concejales, pero la ordenanza respectiva aún no ha sido elevada al Concejo Deliberante; si pertenecieras a alguno de los organismos que necesariamente deben participar de las obras, porque aún no se ha concluido de firmar los convenios correspondientes y por lo tanto quedan cosas por ajustar; o porque tuviste la suerte de encontrarte, por pura casualidad, con algún croquis donde ese sector no figuraba como integrado al proyecto. Lo cierto es que una buena cantidad de vecinos preguntan qué van a hacer, lo que sabemos es que en un par de oportunidades se ha escuchado de quienes dicen conducirán la obra que iban a realzar el área, dándole mayor valor al reloj cucu que es hito convocante del lugar. Por más precisiones habrá que esperar que los técnicos o los funcionarios políticos se dignen a darlas o descubrirlas en el avance de obras.

Los radicales preguntan
Mientras tanto y tal como lo habíamos adelantado en nuestra anterior edición la Unión Cívica Radical elevó una nota al Intendente Marcos Sestopal para que le responda sobre los siguientes interrogantes “1) ¿El monto de $ 5.500.000 del subsidio otorgado, se considera suficiente para realizar la totalidad de la obra prevista? 2) ¿Cuál es el importe que irrogará la confección del proyecto y su dirección técnica? Esos aranceles están contemplados en el precitado monto total? 3) ¿Cual fue el sistema de selección empleado para designar al profesional o equipo profesional al que se le adjudica esa tarea? 4) ¿El proyecto referenciado está concluido actualmente? Caso afirmativo ¿se nos podría facilitar copia del mismo? 5) ¿En la proyección de esta obra se han seguido las conclusiones emanadas del plan de desarrollo territorial organizado por la Municipalidad con un costo cercano a los $ 200.000? 6) Considerando el alto impacto de esta obra en el funcionamiento general de la ciudad pedimos nos informe sobre el particular: a) ¿Cómo se ordenará el estacionamiento en las arterias a reformar? b) Dado que seguramente se van a reducir los espacios de estacionamiento ¿Cómo se ha previsto resolver esa situación en las calles transversales y adyacentes? c) Se ha implementado el horario de carga y descarga y de recolección de residuos? de que forma? d) ¿Está contemplada la realización de rampas y espacios adecuados para personas con capacidades diferentes? e) Se respetará la arboleda existente en la zona? Se colocarán nuevos árboles, en su caso preferentemente de cuales especies? f) ¿De que forma se van a resolver los graves inconvenientes que suelen ocasionar en la zona céntrica las grandes lluvias que suelen producirse en la temporada estival? 7) ¿Cuál es la fecha para el inicio y la estimada para la finalización de la obra? Se ha tenido en cuenta la repercusión negativa que naturalmente se ocasionará durante ese tiempo en la actividad comercial que allí se desarrolla, y se han previsto algunas medidas para atenuar esos efectos? 8) ¿Se prevé incrementar los tributos de los frentistas con motivo de la obra? 9) En el supuesto de invadir el predio del Colegio Mateo J. Molina ¿Cuál es el mecanismo legal por el que se ocupará ese espacio?”.

Como puede observarse ni la principal fuerza política de oposición ha sido informada sobre el particular. Es de consignar que las expresiones de algunos funcionarios señalaban que “les vamos a contestar con la Ordenanza”, no fue así, probablemente hasta para sorpresa de ellos, les contestaron con el inicio de la obra.

Por su parte, el Consejo de la Ciudad, organismo que en más de una oportunidad, en los últimos tiempos, ha sido utilizado por el Poder Ejecutivo para refrendar algunas de sus decisiones, se negó a recibir a quienes les informarían al respecto porque entendían que las decisiones ya habían sido tomadas y por lo tanto carecían de la posibilidad de opinar cumpliendo su rol de organismo de consulta. Esto llevó a que se intentara dar a conocer un documento público con este posicionamiento, sin embargo las opiniones se dividieron y la intención se vio frustrada, sumando otro desconocimiento para la comunidad.

Opinión profesional
En el Programa Hablemos Claro que conduce Mario Thibault, pretendimos seguir ahondando sobre la cuestionada obra y dialogamos con el Arq. Luis María Botachi.
El profesional definió que había un antecedente sobre esta obra que debió ser considerado y que sin embargo fue desechado, manteniendo que “siempre pensamos que la idea que se generara en la gestión del Arq. Osvaldo Arce, que convocó a una buena cantidad de profesionales locales para consensuarla, iba a ser la base de cualquier proyecto posterior porque estaba planteada desde la visión local…era un umbral inevitable para fundamentar cualquier otra intención…de lo que estamos hablando hoy, lo digo risueñamente, es casi de un “mito urbano”, todos hablamos de el, opinamos, y poco y nada se conoce de la remodelación de la Av. Edén, es una locura que se haya actuado así, es injustificable, no lo entiendo. Más aún de Santiago Fuentes, porque hay que ponerle nombre propio a las cosas, esto sin querer atacar a nadie, tus propias acciones determinan los juicios positivos o negativos, esto es así, y digo que Santiago Fuentes no ha actuado como debía, sobre todo porque el comportamiento de la matrícula, es decir todos los arquitectos, incluyo también a los ingenieros, tenemos un comportamiento abierto, no hay rispideces entre nosotros, me refiero a los que actúan en La Falda, no estamos parapetados para ponerle una zancadilla a nadie, entonces, en un tema de apertura, de interconsulta, guardarse esto, no lo veo bien y esto comienza a generar suspicacias…”.
Consultado por las razones que habrían llevado a Fuentes, profesional vinculado contractualmente con el municipio desde hace larga data, ha tener esta critica actuación, incluyendo en ella la posibilidad del egoísmo profesional, la inexperiencia o las cuestiones de dinero, manifestó que “los motivos por los cuales Santiago queda solo para desarrollar esto, que tampoco está tan solo porque he visto documentación en la cual figura Fuentes y otro joven que es empleado municipal que no es arquitecto…Juan Carlos Grenade, no lo conozco, no sé, ¿Dice que es arquitecto?, por lo que sé el título es nacional, esto es lo que hace que las cosas sean poco serias…cada uno elige el compañero de viaje y así terminara el viaje…ojala que salga bien y que pueda volver acá para decirles, a pesar de todas estas cosas tan poco claras, que bien que terminó la obra, que buen resultado…la metodología es del todo reprochable, dado que este era un proyecto para compartir en forma interdisciplinaria e incluso para recabar las opiniones de los usuarios…No creo que lo de Fuentes sea egoísmo o falta de experiencia…”.
En cuanto a la participación que tuvo en la discusión previa del proyecto, junto a la Arq. Natalia Miciu, aclaro que “con la Arq. Miciu fuimos invitados, por algunos vecinos, allá por noviembre, a una reunión que se definía como el lanzamiento de la obra, quienes participaron se mostraron a favor, yo no abrí la boca y después me llegó una documentación que podríamos considerarla el embrión de la criatura… aparentemente quienes nos habían convocado a aquella reunión le habrían pedido al Intendente que integráramos el grupo, ante lo cual y considerando de que nos encontrábamos ante un tren en marcha, que evidentemente no iba a detenerse, que viene te guste o no, decidimos, con lo poco que habíamos visto, actuar sobre las cosas que no nos habían gustado. Nos dieron la documentación, la estudiamos y le dijimos a Fuentes esto no nos gusta, nos respondió que todo era modificable. Lo que pretendíamos cambiar era lo que en aquella vieja utopía habíamos bautizado como EL Agora, porque considerábamos que el punto de reunión Av. Edén, Meirovich, San Lorenzo y Diag, San Martín era, naturalmente, el punto convocante de La Falda, el lugar de reunión, la intención, entonces, fue de que permaneciera abierto. La idea de ellos era que se instalará un anfiteatro soterrado, o sea bajo nivel, nos pareció mal, uno usa el calificativo despropósito y no puede volver atrás, entonces digo mal, horroroso, un contrasentido, para el uso de ese espacio…dialogamos y en un segundo contacto con Santiago desaparece eso, lo que nos produjo una sensación de alivio que no se pueden imaginar…en realidad no sé quién convocaba (para la definición del proyecto), no sé si el Intendente, esto era como una ameba, no sé quién lo hacia, algún día me enteraré, no importa a esta altura del partido, hoy es sábado y las obras comienzan el lunes, mira de lo que estamos hablando, y todo son suposiciones cuando es una obra pública. Pero volviendo, cuando preguntaron por nuestra participación, nos decidimos, para marcar nuestro propio límite y porque en realidad no éramos parte de un equipo, porque nunca se había constituido como tal, porque no conocíamos el todo, porque estábamos tocando de oído en algunas cosas, a abocarnos al diseño de lo que es la última cáscara, es decir de lo último que se va hacer o lo primero que vas a ver, esto es mobiliario urbano, luminarias, pisos, tratamientos de solado y nada más, proyectamos y les dijimos que no querríamos participar ni en la ejecución ni en la dirección, se elabora la documentación, se entrega y nos vamos a casa, si se cumple o no se cumple será una decisión del Arq, Fuentes o de quien lleve la obra adelante. Nos pregunta Fuentes cuál es el costo de nuestros honorarios, lo evaluamos y le trasmitimos que eran de $40.000 más los aportes jubilatorios, le pareció bien, quedó en contestar porque el Intendente estaba de viaje. Nos fuimos de vacaciones y ahí me cruzo con un amigo al que pregunto cómo estaban las cosas, y me comenta que al frente del tema esta Fuentes y el señor Grenade, que por momentos es la voz cantante, el relator; honestamente, lo conozco de vista, en algún momento debo haberle saludado por cuestiones de buena educación, no tengo opinión sobre él ni me interesa tenerla, entonces pregunto cómo, quién es, porque si sos algo, sos, no tenés que andar con tanto misterio…con ese antecedente, vine y se lo comenté a Natalia, creo que me leyó el pensamiento, porque al unísono dijimos en esto no participamos y así se lo comunique a Fuentes. Los planos de la obra los vi en una casa de fotocopias, cuando deberían estar expuestos en todos lados, cuál es la sorpresa que pretenden darnos…si a 48 ó 72 horas de iniciar los trabajos no das a conocer el proyecto porque todavía hay cuestiones que pueden cambiar estamos frente a una aventura escalofriante…quiero pensar que todo está bien, que está garantizado todo, no quiero imaginarme que nos encontremos con obras inconclusas, espero que la obra esté planteada en etapas para que si el flujo de dinero se interrumpe al menos no nos quede un mamarracho”.

Abrir opinión sobre algo que se desconoce no sería sensato. Sólo puede decirse que, una vez más, el intendente Marcos Sestopal y su séquito vuelven a imponer su decisión inconsulta en una obra de trascendencia para la ciudad. Es de esperar que la misma no concluya con las tristes e impensadas consecuencias que arrojo la obra de gas domiciliario. Lo que también va quedando demostrado es la falacia que significa el discurso de apertura a la participación ciudadana que sostiene cada tanto la gestión Sestopal.

N.H.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal