Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

jueves, 13 de mayo de 2010

Reclaman por accionar del Juez Prémoli en casos de menores en guarda

informe:cotyleiva@yahoo.com.ar

Reclamo público ante los Tribunales de Cosquín, efectuado por la madre de dos menores, que desde hace un año, padece la separación de sus hijas por orden del Juez Gabriel Ignacio Prémoli.

Después de un largo año de reclamos ante el Juzgado de Control de Menores y Faltas de Cosquín, a cargo del Juez Dr. Gabriel Ignacio Prémoli, Secretaría Anahí Reyna de Rodríguez, y habiendo agotado todas las formas posibles y legales para que se le restituyan sus dos pequeñas niñas de 3 y 2 años, Laura P. convocó, junto a su abogada la Dra. Julia Azzetti, a los medios locales y capitalinos para solicitar la urgente restitución de las niñas y manifestar las serias irregularidades en la metodología implementada por el Juzgado coscoíno, para dar en guarda a sus hijas
En un llamado desesperado y urgente, dirigido a quiénes, en nombre de la Justicia, decidieron desmembrar su familia, quedaron a la luz, increíbles datos y hechos -todos supuestamente comprobables- de la forma en que se habrían vulnerado los derechos legítimos de las pequeñas, desde el mismo Juzgado de Control, Menores y Faltas en cuestión.
Ante el "estupor" de la prensa convocada, -por el relato de la madre y su letrada-, podemos afirmar que estaríamos frente a un aparente grave hecho de abuso del Poder Judicial, al menos, hasta donde hemos podido recabar datos en las últimas horas.
No solamente se ha dilatado por más de un año la restitución de las niñas, - a contramano de lo que establecerían todas las Normas y Convenciones del Niño a nivel nacional e internacional- sino que se habrían vulnerado las reglas del debido proceso legal.
según lo manifestado a la prensa por la mamá de las niñas "en el mes de abril de 2009, sus hijas le fueron retiradas de su casa, por la Jueza de Paz de Villa Giardino, obedeciendo la orden del Juez Prémoli, que decía haber recibido una denuncia anónima. En un móvil policial, la Jueza de Giardino, trasladó a la madre con las niñas (una de ellas lactante) hasta el Juzgado de Cosquín. Al padre de las niñas no se le permitió subir al móvil policial y se le indicó "que se tomara el colectivo hasta Cosquín". En el Juzgado me obligaron a firmar un papel (yo estaba muy nerviosa, no entendía nada), amenazándome que de lo contrario llevarían a las nenas a una institución(sic). Así fue como se las entregaron a una pareja de Giardino, sin averiguar los antecedentes de los mismos, ni cumplir con el debido y obligatorio informe psico-social, para determinar las condiciones y el entorno de los "elegidos " por el Juez para entregarles a mis hijas.
Pero la pesadilla y el avasallamiento hacia mis hijas continuó, cuando en el mes de noviembre del año pasado, el Juez ordenó llevar las pequeñas a una institución de Córdoba Nunca supimos donde las llevaron. Después nos enteramos que antes de trasladarlas, las tuvieron como una hora en la Comisaría de Villa Giardino; una barbaridad y un daño irreparable para mis hijas. Yo estaba desesperada, como así también mi madre , que como abuela materna solicitó insistentemente que le otorgaran la guarda, pero siempre se la negaron."
Por su parte la abogada Dra. Julia Azzetti ( hace un mes tomó la causa) -anterior a ella dos abogados llevaban el caso, sin logros positivos por supuestas trabas del Juzgado- manifestó que "el Dr. Prémoli no ha dado lugar a nada de lo solicitado de su parte, recalcando, que presentó en el expediente, la nómina de 12 personas que ofrecieron su testimonio, en calidad de testigos , sobre los "increíbles" antecedentes de la pareja que fuera elegida para la guarda de las niñas ,y que son de conocimiento de todos, al vivir en una localidad pequeña como Villa Giardino. Ningún vecino acepta y entiende cómo el Juez entregó a "esa" mujer a las niñas. A todas vistas es una "guarda puesta", no sabemos con que objetivo claro.
Constantemente, Laura (la madre) durante todo este año, ha convivido con el fantasma y el terror de que a sus hijas, el juzgado las diera en adopción. No hay explicación para todo este proceder. Estamos en Democracia, pero se han utilizado elementos típicos de la Dictadura pasada".

La semana pasada la Dra. Azzetti presentó un Recurso de Apelación en Subsidio, caso contrario Apelación Directa y que el Expediente sea elevado a los Tribunales de Córdoba.
El pasado día lunes, se le informó verbalmente en el Juzgado, que el caso se deriva a los Tribunales de Cruz del Eje.

De estos hechos ser reales, el asombro, estupor e indignación, no alcanzan para entender, pero sí para dejar en evidencia un supuesto atropello con origen en la misma estructura del Poder Judicial. Mientras tanto las niñas han y están sufriendo daños psicológicos y de identidad, quizás irreversibles.


__________________________________________________________________

Recuadro

Las Niñas en riesgo

Se dio a conocer, que la mujer a quién el Juez Prémoli entregó las dos niñas en guarda tuvo, años atrás, seis hijos, que abandonó y que le fueron "sacados" por la Justicia. Uno de ellos falleció, cuando estaba judicializado. Esos pequeños, hoy adultos, crecieron en Institutos de Menores. Fueron judicializados por otro Juez, pero en los mismos Tribunales de Cosquín. Una de las Secretarias actuales, fue parte de la situación y hoy también es parte en esta irregular "guarda". Es decir que han entregado dos menores a quién abandonó seis, con el agravante que eran sus propios hijos. Uno de esos hijos abandonados, está dispuesto a declarar su verdad: el abandono de su madre.


Derechos del Niño
informe:cotyleiva@yahoo.com.ar

En el marco del resguardo a los Derechos Universales de los niños, existen numerosos Tratados, Normas, Convenciones y Declaraciones a nivel internacional, que deberían haberse aplicado en este caso concreto y en tantas otras situaciones, que seguramente se debaten en los anquilosados pasillos de la judicialización de menores.
Pero no se aplican desde la misma justicia que dice "proteger a los menores".
El Estado no puede ni debe - en este caso concreto-, continuar sometiendo a las niñas, a los familiares y a la sociedad, a una espera que en palabras de la Corte Interamericana de Derechos "produce graves padecimientos, penurias y alienación social".

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos dice:

"Cuando un niño es arrancado de su familia legítima, para insertarlo en otro medio familiar, elegido según una concepción ideológica de " lo que conviene a su salvación", se está cometiendo una pérfida usurpación de roles"
"Si el aparato del Estado actúa dilatoriamente, de tal modo que no se restablezca, en cuanto sea posible a los niños víctimas en la plenitud de sus derechos, puede afirmarse que ha incumplido el deber de garantizar su libre y pleno ejercicio a las personas sujetas a su jurisdicción.
El Estado incumple su obligación, si mediante una actitud indiferente permite la continuación de faltas de respeto a los más elementales principios de la dignidad humana.
Debe realizar, por lo tanto, todo lo que esté a su alcance, para darles una protección efectiva.

Cabe preguntarse entonces: ¿qué extraños motivos existen para que miembros del Poder Judicial, en un estado de derecho -con probable conducta omisiva, dilatoria y excluyente- perpetúe una "guarda" que aparentemente hace agua por todos los poros?.....
Que Dios provea y Sea JUSTICIA!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal