Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

sábado, 26 de diciembre de 2009

Papá: ¿Es verdad que tú eres corrupto?

cotyleiva@yahoo.com.ar

En tiempos de una nueva Navidad, el Fraile Frei Betto -teólogo de la liberación-denuncia el estado de corrupción generalizado en la sociedad y aporta su concepto y definición sobre el corrupto desde el escrito que le pertenece y que a continuación transcribimos. Rescatamos de esta manera, a la "otra Iglesia" sin hipocresía, aún en tiempos de Navidad, cuando todo aparenta ser "brillante" y de color "dorado".

Dice Frei Betto: "El corrupto se caracteriza por no admitirse como tal. Experto como es, actúa movido por la ambición del dinero. No es propiamente un ladrón, antes bien, se trata de un refinado chantajista.
El corrupto no se expone: extorsiona. Considera la comisión un derecho; el porcentaje un pago por servicios; el desvío, una forma de apropiarse de lo que no le pertenece.
El corrupto, no sonríe: agrada; no saluda: extiende la mano. No posee valores, sólo saldo bancario. Se corrompe de tal modo que ya ni se da cuenta de que es corrupto. Se tiene por un negociante exitoso.
El corrupto se juzga dotado de una inteligencia que lo libra del mundo de los ingenuos y lo vuelve más agudo y experto que el común de los mortales.
La lógica del corrupto es corrupta: "Si yo no saco provecho, otro se aprovechará en mi lugar". Su único temor es ser cazado en flagrante delito. No se avergüenza de mirarse al espejo, apenas teme ver su nombre escrito en los periódicos. Confiado de su impunidad como corrupto, jamás imagina a sus hijos preguntarle: Papá, ¿es verdad que tú eres corrupto?
El corrupto no tiene ningún escrúpulo en dar o recibir cajas de Whisky en Navidad; obsequios caros de los proveedores o facilitar vacaciones. Sus proveedores lo ablandan con regalos y así disminuyen los trámites burocráticos que atañen a los dineros para las obras públicas.
Hay muchos tipos de corruptos:
El corrupto oficial: se vale de la función pública para sacar provecho para sí, su familia y sus amigos. Cambia seguido el modelo de su auto; lleva a su mujer de viaje con pasaje costeado por el erario público; usa tarjeta de crédito a pagar por el presupuesto estatal; hace gastos y obliga al contribuyente a pagarlos. Considera normal la sobrefacturación, la ausencia de licitación, la competencia con las cartas marcadas.
El corrupto privado: nunca menciona cantidades, sólo insinúa, cauteloso. De ese modo se vuelve el Rey de la Metáfora. Nunca es directo. Habla con circunloquios, seguro de que el interlocutor sabrá leer entrelíneas.
El corrupto exhibicionista: gasta lo que no gana; construye mansiones y castillos; llena la hacienda de vacas, convencido de que la adulación es amistad y la sonrisa cómplice ceguera. Se vanagloria de su astucia para engañar y mentir.
El corrupto previsor: es por supuesto, calculador; ya está poniendo la vista en la Copa del Mundial de Fútbol en el 2014, y en las Olimpíadas del 2016. Conoce y practica las jugosas maniobras corruptas anticipadas de estos eventos.
El corrupto franciscano: practica "el toma ahí, da aquí". Su lema es "quien no llora no mama". No es ostentoso de las riquezas, no viaja al exterior, se presenta como pobretón para encubrir mejor la trapacería, Es el primero en indignarse de la corrupción que embarra al país.
El corrupto nostálgico: se enorgullece de su padre ferroviario, de su madre profesora y de su humilde origen campesino, pero está intimamente convencido de que, si hubieran tenido la misma oportunidad de meter la mano en la lata, sus antepasados lo hubieran hecho, de esa manera, el corrupto nostálgico justifica su corrupción.
Todos los corruptos tienen dedos largos y se juntan a los honestos para aprovecharse hasta de su sombra. Además el corrupto cree piadosamente que todos lo consideran de una inocencia capaz de causar envidia a la Madre Teresa de Calcuta.
En definitiva, sean del tipo que sean, hasta que los corruptos no vayan a la cárcel, al menos nosotros, los electores, podemos impedirles ser elegidos o re-elegidos para funciones públicas."

Cualquier semejanza que el lector encuentre con los corruptos de nuestra ciudad, no es mera coIncidencia..... es palabra autorizada del Fraile dominicano Frei Betto. Amén.

¡ Feliz Navidad !
_______________________________________________________________

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal