Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

domingo, 13 de diciembre de 2015

Salud y Política en tiempos de “ajustes y aprietes”

De por si la salud y la enfermedad se mueven en un incesante balanceo, en busca de retomar un equilibrio inestable y condicionado por factores personales y ambientales. Dentro de estos, los económicos y los sociales están dentro de los llamados “determinantes” más importantes de la salud, especialmente por lo que se hace o por lo que se invierte en prevenir, lo más efectivo y económico, algo poco redituable para quienes tienen una visión empresarial de la medicina. No menos importante es lo que se hace para “reparar” la salud dañada, lo que sí constituye un muy buen negocio para las empresas farmacéuticas, que se llevan un tercio del PBI y el 86% de lo que se gasta en salud, (con un incremento del costo local de hasta un 300% respecto al país de origen), (1), también para inversionistas y especialmente “prepagas”, siempre que las liberes de los pesados gastos de la asistencia de la tercera edad, de los discapacitados, de los bebé malformados o con enfermedades crónicas, de los sidóticos, de las enfermedades endémicas, de las que según su lógica economicista, de estos gastos se debe hacer cargo el “Estado”.
Los últimos, desmesurados e injustificados y generalizados aumentos en la canasta familiar registrados en las últimas semanas, son preocupación central de quienes tiene un ingreso fijo como trabajadores o jubilados. En especial el aumento de hasta un 40 y 50 % en el costo de algunos medicamentos que se fabrican íntegramente en el país, empeoran la ya difícil situación por la que pasan los que dependen del sector privado ya en una desigual crisis, según se trate de grandes o pequeños emprendimientos sanatoriales, algo que atestigua en la última nota de ECOS. Su Director, Nicolás Heredia, precisamente en la entrevista que mantiene en Tal Cual por la TV local, con un pujante empresario local del ramo de los comestibles, termina preguntándole si estos últimos aumentos no serían parte de un apriete para el gobierno que asume el 10 de este mes. Dejo de lado la respuesta obtenida y me remito a lo que opina uno de los más poderosos directivos de las grandes prepagas nacionales: en La Nación del 1/10/15 dice, Julio Fraomeni, dueño de Galeno, “no anda con rodeos. En un momento en el que la mayoría del empresariado sigue silenciando sus opiniones, el presidente de una de las dos prepagas más grandes del país, después de OSDE, no oculta su preocupación por la macroeconomía, el [presidente] que venga si no se pone en la dirección correcta, el mercado va a hacer lo que tenga que hacer. Le está diciendo tenés un waiver, usálo". Le está respondiendo anticipadamente a N.H. Un waiver, un término desconocido para un lego en economía, es, según los entendidos “un período de gracia” en lo económico y algo así como un “apriete” desde una estrategia transaccional. Y el mercado comenzó a tomar posiciones anticipada y precipitadamente, a costa de quienes no tenemos silos cargados de granos o no podemos acumular nuestro insumo básico, que es ni más ni menos trabajo cotidiano al servicio de las demandas en salud.
Y a nivel de la salud pública, los macro antecedentes son preocupantes. Si hay un Hospital público que merece todos los elogios, justamente es el Garraham. Allí no solo se curan niños de todo el país, que en otro centro no encuentran como hacerlo, las patologías más complejas, difíciles de tratar o que requieren de terapias de las más últimas y exitosas investigaciones médicas, sino que también es un centro excepcional en la formación de especialistas que luego atenderán en los diversos hospitales provinciales. No hay por otro lado revista científica pediátrica que no tenga frecuentemente artículos generados en sus centros de investigación. Entonces alarma que esta nota del 6/12/15 de La Nación: Garraham, la Justicia ordenó que le asignen más presupuesto. Un fallo le exige al gobierno porteño que le otorgue unos $ 350 millones más al hospital pediátrico, algo que no fue aprobado en la última sesión legislativa. En una época en que todo lo que haces o dices o por el contrario callas y te abstienes, tiene un significado partidario, los “trabajadores del hospital de alta complejidad se atrincheraron en la puerta de la Legislatura, sobre la calle Perú, y montaron una radio comunitaria en la que participaron, además, padres de algunos de los niños internados en el Garrahan”. Entonces nuestra preocupación por lo que acontece en La Falda, tanto por las dificultades en hacerse cargo nuestro Hospital Municipal por las dificultades en el sector privado, puede interpretarse como un problema de estrategias en salud, orientadas a beneficiar a quienes tienen hoy más que nunca, acceso a las riendas de la economía desde lo que un economista llama “CEOcracia” o gobierno de los más poderosos representantes de las compañías inversoras, inclusive, en salud. ¿Es solo un problema de recursos solo en el Garraham? En la CABA, donde el 95% de los habitantes tienen O. Social, Prepaga o PAMI hay problemas en otro prestigioso Hospital Público: “La falta de nombramientos de enfermeros y médicos en el Hospital de Niños R. Gutiérrez, ya produjo un recurso de amparo de parte del jefe de cirugía porque no podía funcionar en esas condiciones”. en el Hospital Alvarez después del incendio ya no se reconstruye para restablecer los servicios que existían.. En la reconstrucción se eliminan algunos servicios ”no rentables” y se la redirige respondiendo a una ideología de la utilidad y el lucro.(1) El Autor de esta información, Dr Donato Spaccavento, ex Director del Hospital Argerich, concluye: hay un cambio del paradigma o modelo de salud: de una atención basada en la demanda, O sea de las necesidades reales de los pacientes a una atención que ahora responde a una lógica basada en la oferta.(o sea de lo más redituable para los inversionistas, acentuando la inequidad en el acceso a la salud).
El verano siempre ha sido un desafío para los servicios de salud locales y especialmente por las razones ya debatidas, especialmente para nuestro Hospital Municipal. En el camino de llegar a ser un Municipio Saludable, no se nos puede pasar por alto la prevención de lesiones por inmersión en niños y adolescentes. Desde CIPLA propusimos diversas normas de cuyo cumplimiento, somos los vecinos y las autoridades municipales los responsables. La protección en piscinas con el vallado requerido, sería una medida de “ajuste” adecuado a este objetivo cuyo costo siempre será menor que el de la pérdida de una vida por ahogamiento. Otro “ajuste” indispensable es con la prevención de las enfermedades transmitidas por el mosquito aedes aegypti, especialmente el Dengue, Chikungunlla y más recientemente la fiebre Zika. Las aguas estancadas son objetivos prioritarios. Finalmente las enfermedades entero transmisibles y las intoxicaciones alimenticias, donde la actuación de los controles bromatológicos no pueden faltar.
Brindar a fin de año con plena responsabilidad de nuestros actos personales y comunitarios es el camino a favor de que el “balanceo” sea favorable a la salud.

Benjamín Malamud Lerner

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal