Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

viernes, 27 de febrero de 2015

Los Pueblos y Gobiernos de las Américas ante un Poder Omnímodo

Es gracias a Carl P. G. von Clausewitz que con frecuencia leemos la provocadora expresión: “La guerra es la continuación de la política por otros medios”. Sin embargo, hubiese sido mejor decir que “los medios de comunicación social, la justicia, la economía y la política, son la continuación de la guerra por otros medios”…Esta introducción viene al caso por una mirada extendida de problemas comunes a nuestros pueblos americanos, agudizados en estos últimos tiempos. En el norte del continente, “americano” es ser norteamericano, para el resto somos hispanoamericanos u otras denominaciones peyorativas como “sudacas”. En realidad, somos todos americanos con grandes diferencias en el nivel de ingresos y desarrollo pero aún así con gravísimos problemas comunes, en gran medida determinados por factores del poder económico empresarial, mediático y judicial, superior al de gobiernos democráticamente constituidos y que procuran responder a las necesidades de los pueblos.
Y es la salud uno de los tantos desafíos donde eclosionan esas dificultades que parecen insuperables. En el Norte, recordemos la cordillera de escollos que los republicanos le crearon al gobierno de Clinton como al actual de Obama, por satisfacer las necesidades sanitarias del sector más rezagado de la población, unos 40.000.000 de habitantes. Ahora “un juez federal suspendió… las medidas ejecutivas ordenadas por el presidente B. Obama para regularizar a unos cinco millones de indocumentados. El mandatario criticó este fallo del juez federal de Texas y confirmó que el Departamento de Justicia lo apelará en los próximos días. Ya no se trata solo de salud, también se incluye el derecho de residir donde se trabaja y donde nacen sus hijos.
Los dos autores de un reciente trabajo publicado por la prestigiosa revista norteamericana Pediatrics, Carol Weitzman y Lynn Wegner, (1) señalan que entre 37 y 39% de los jóvenes a los 16 años han tenido o padecen la enfermedad crónica más frecuente en la edad pediátrica en EEUU y personalmente creo que en nuestro país también, aquella donde está afectada la emotividad y la conducta de los niños. A su vez señalan los serios obstáculos para atender esta demanda insatisfecha de salud con serias consecuencias en la vida social de la nación, como la emergencia frecuente de episodios de agresión o auto agresión entre niños y adolescentes, de adicciones cada vez más precoces tanto a sustancias legales o no y las llamadas TICS, en micro o macro pantallas, deserción escolar, sexualidad y embarazo precoz, etc. Afecta a todas las clases sociales pero más a los pobres, a los afectados por las crisis financieras y por la falta de atención adecuada. Igualmente se señala en el artículo, los serios escollos de los pediatras no solo en llegar a un diagnóstico precoz a nivel preescolar sino también en lograr recursos para su correcto tratamiento antes de que la cronicidad se establezca. El futuro de las naciones depende de los jóvenes, pero al poder que domina realmente la sociedad, las empresas que comercializan la enfermedad, esta problemática les interesa solo si pueden medicalizarla y obtener ganancias fabulosas de un desastre social.

La economía es otra arma de los poderosos en pro de sus objetivos
En Venezuela, superada la etapa de hace un año con toma de barrios por grupos armados y desestabilización política en un conjunto reducido de municipios que los medios hacían ver como generalizados, se sumó estos últimos meses el desabastecimiento masivo, el contrabando generalizado en las fronteras de productos a precios de acceso popular hacia los países vecinos. La denominan “la guerra económica”. Algo parecido nos pasó a los argentinos en los últimos días del gobierno de Alfonsín, donde a la hiperinflación se le sumó el desabastecimiento y recuerdo que en nuestro Hospital Regional debimos afrontar una seria epidemia de gripe “a pulmón”, sin medicamentos y hasta nos hizo recapacitar sobre su uso inadecuado… Pero en Venezuela, permanentemente estigmatizada por los medios de los oligopolios informativos del continente y del mundo, se le sumó la detección de un operativo golpista con la utilización de aviones y el bombardeo a edificios públicos de medios de comunicación como Telesur. Lo de Salvador Allende está presente en nuestra memoria “americana”. En nuestro país la embestida de los “fondos buitres” durante el año pasado se propuso llevarnos a una crisis social, si no pagábamos por medio de una guerra económica donde no faltaron los anuncios apocalípticos. Ante el fracaso observado, se estableció otra guerra esta vez judicial y no solo en nuestro país, también en contra de gobiernos democráticos y progresistas que priorizan seguir privilegiando a los sectores más postergados de la población. Chile y Brasil están en esas contingencias. La corrupción es el argumento preferido para quienes apropiarse de las regiones productivas más ricas desalojando a los pueblos nativos no es corrupción.
Horas después de la gran marcha del 18F, reaparecieron en los medios las amenazas de los buitres, ya no por 1500 millones, ahora por 6000 o mucho más. Según La Nación 19 de febrero, S. Pisani, titula “Temen que la sentencia de Griesa se multiplique”. El juez T. Griesa convocó a otros acreedores que exigen el mismo tratamiento (me too) que los llamados fondos buitre. Horas más tarde una andanada de juicios en contra del estado o de sus representantes democráticos se acentuaron, en esto que no previó von Clausewitz , que la Justicia o su utilización política es una forma de guerra por otros medios. No será que esta guerra coincide con el anuncio del Banco Mundial que destacó la política de protección social que lleva adelante la Argentina, al señalar que el haber jubilatorio mínimo es equivalente a 442 dólares, el más alto de América Latina, mientras que en Brasil es de alrededor de 300 dólares. Y que uno de los autores del traspaso de los fondos de las AFJP, es uno de los más perseguidos por el poder mediático judicial. Claro que como jubilado provincial, no dejo de reclamar lo que la actual gestión nos quitó hace ya dos años. La Guerra judicial por un grupo de fiscales en contra del gobierno, no evitó que el mismo jueves 19, Memoria Activa difundiera una declaración titulada “¿Qué silencia el 18F?” en la que afirma que el silencio y el encubrimiento no son novedosos en la causa AMIA. “Fue el silencio y la inacción de muchos a los que debemos el estado actual de la causa. Entre otros nos referimos a los convocantes de esta marcha: los fiscales Germán Moldes y Raúl Plee que con su accionar demoraron la causa encubrimiento defendiendo a los procesados en lugar de hacer su trabajo como fiscales y avanzar en las acusaciones. Lo viene haciendo, desde el año 2013”. Si bien la muerte de A. Nisman conmueve y mucho, especialmente por las circunstancias que lo rodearon, -hasta ahora según los medios fue en un 99% un asesinato y según las evidencias hasta un 99% suicidio, inducido o el de un “kamikaze”, también tomamos conocimiento de una denuncia que poco trascendió: el Dr. J. G. Labaké, abogado en la causa del atentado a la mutual judía AMIA, que acusó al fiscal Alberto Nisman de traición a la patria casi cuatro semanas antes de que lo encontraran sin vida en su departamento. (2 ) El origen de la misma se remonta al gobierno de Duhalde y la mediación de M. A. Toma ante la CIA.
La Paz es el camino que hemos elegido en esta guerra mediática y las armas para defenderla, las palabras y sus ecos en nuestro valle.

Benjamín Malamud

(1) PEDIATRICS Volume 135, number 2, February 2015
(2 ) Argentina/ Resumen Latinoamericano/ Juan Gabriel Labaké./ MATÍAS BALL/ Por Ana Delicado/ 29/01/2015.-



0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal