Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

viernes, 27 de febrero de 2015

El Instituto María Montessori apareció involucrado en una denuncia por supuestas irregularidades en el cobro de traslados de chicos que asisten al Centro de Día

El problema centra en el pago de los traslados que se hacen desde los domicilios al Centro de Día y viceversa, los cuales son contratados por los padres y para hacerlos efectivos deben retirar los valores del PAMI, que es el organismo que definitivamente los solventa. Es ahí, donde la denunciante entiende que hay sobre facturación ya que afirma se cobra por servicios que no se habrían prestado. El transportista dice desconocer la existencia de la denuncia y explica que la situación se genera porque la denunciante quiere cobrar para si esos fondos.
El PAMI canceló los servicios que prestaba a esos afiliados. Susana Montes de Oca, responsable legal del Instituto, sostiene que la institución nada tiene que ver en la cuestión.


El Instituto María Montessori se instala en La Falda a instancias de la Sra. Susana Montes de Oca, quien es mamá de una joven con capacidades diferentes, y es la responsable legal del instituto, que es dirigido por la docente Adriana Aguilar, que cumple las funciones de Directora del establecimiento, y han venido desarrollando un considerable número de proyectos destinados a la integración de los jóvenes con capacidades diferentes en conjunto con instituciones privadas y oficiales de bien público, habiéndose ganado un reconocimiento social por su actividad. Sorprendió, entonces, que el instituto apareciera involucrado en una denuncia por supuestas irregularidades planteada por la hermana de una de las alumnas asistentes al Centro de Día.
Las denuncias fueron hechas públicas por Nancy Elida Luján y Norma de Pantó, en el marco de un informe periodístico, emitido el viernes último, realizado por Daniel Capdevila para el Canal 2 de la televisión local.
En ese informe, Nancy Elida Luján, explicó que el motivo de su denuncia fue que “se me pretendió cobrar el transporte de mi hermana durante 2013, cuando la llevé yo todos los días. Me enteré porque se me avisa de PAMI de la existencia de un cheque por $.8.500 y otro por $5.600, lo que sumaba $15.000, pregunté y se me dijo que el remis cobraba unos $2.500 por mes por los traslados. Le digo que hay un error, porque solo sumarían $7.500 los tres meses que la llevó durante 2014. A lo que se me responde que lo que se estaba reintegrando era todo el año 2013. En las mismas condiciones había seis chicos más, el total que se me mostró en el PAMI era de $43.000…No retiré los cheques y les dije que hasta que no se aclarara la situación no lo haría…Hago saber esto a las autoridades de la institución y reaccionan mal, la Directora muy mal, me trataron re mal, el transportista igual…Hice la denuncia y desde entonces cada vez que me cruzan en la calle me insultan. Espero de cuando me encuentren con los chicos, tengo miedo por mi hermanita, que saque del instituto, porque surgió otro episodio ahí, y tengo miedo por ella y por mí hijo también, porque el transportista tiene hijas en el colegio al que va, y el transportista cuando estaciono pasa su auto rozando el mío, malas caras, y trato en lo posible de mantenerme alejada…”.
Requerida por cómo se inicia la situación, mantuvo que “en diciembre nos hicieron firmar unos papeles para presentar en PAMI, que eran para cobrar los meses en que se transportaba de 2014, era un papel en blanco, me dijeron que era para presentar los expedientes en PAMI, no conozco cómo es el tema, porque soy nueva en esto. Ese día me enteré que el dinero se cobraba y había que dárselo al remisero, me enteré ese día, porque, como te decía, soy nueva en esto y no entendía nada, yo hacia lo que ellos me decían…no me explicaban. Después del mío aparecieron muchos casos más”.
Cabe apuntar que Luján presentó una constancia de denuncia de “actuaciones sumariales bajo el número 572/14, caratuladas “Estafa”, con conocimiento e intervención de la Fiscalía de Instrucción de Feria de Cosquín…” con ”denunciado a establecer”… y otra “bajo el numero 675/14 caratulada “amenazas”, concretada por Raúl Armando Luján, siendo el “denunciado Ariel Collia”…ambas con fecha de emisión del 6 de mayo de 2014.
Con estos datos se consultó a la titular del PAMI Seccional La Falda, Verónica Fabro, quien en forma escueta, definió que “el año pasado nos llegó una denuncia de padres que trasladaban a sus hijos en remises en la cual habría sobre facturación y no quisieron pagar como correspondía. Así que, nosotros como entidad, hemos retirado, de acá hasta que se resuelva, todo lo que les brindábamos a los afiliados…PAMI cubría el costo del traslado de los chicos desde sus hogares hasta el instituto, los llevaba y los traía, eso fue retirado y también teníamos prestaciones para esos chicos, todo está parado, hasta ver como se soluciona esto. Si sale todo bien, volverá la prestación como era, pero tenemos que ver como se va solucionando esto”.
En cuanto a la método que se aplicaba en el caso, informó que “cuando se hace un pago por reintegro, a los chicos los trasladaba un remis, entonces, el remisero presentaba la factura, venía el dinero a nombre de la mamá del chico, del afiliado, lo cobraba y le pagaba al remisero, en este caso, por ser chicos con discapacidad, se hace esta excepción, caso contrario había que llamar a licitación. ..Cuando los padres vienen a buscar los cheques, se dan cuenta de la situación, nos dicen, y nosotros tomamos riendas en el asunto”.
Por su parte, el responsable de los traslados, Ariel Collia, ante la consulta periodística, definía que “particularmente, no tengo yo ninguna denuncia, si la hay, si existe, la conocen ustedes, yo no, oficialmente no conozco nada. Tengo una pequeña empresa de transporte de chicos especiales, algunos van al Centro de Día María Montessori, otros al Colegio Madres Argentinas y otros llevo a un colegio de Capilla del Monte. Si es el caso que conozco, tiene que ver con el caso de la hermana de una chica Noelia, preciosa, bellísima, que traje durante un año, desde Villa Giardino. Ellos tienen la prestación de PAMI, ,presente los papeles en PAMI para tener el alta como proveedor, pero PAMI, como APROSS, no estaban dando altas a nuevos prestadores, porque estos son servicios que se prestan a la obra social donde tienen cobertura los chicos. Me buscó esta mujer, durante más de seis meses, para que trajera a su hermanita, me lo pedía, porque el hijo de elle y mi hija van al Colegio San José, y nos cruzábamos cada tanto. Entonces me decía, Ud. que lleva chicos as Montessori, y le decía que hasta que PAMI no me diera el alta como prestador no la podía llevar. Insistió, un día me dijo que había empezado a trabajar, se había abierto el Hotel 1º de Mayo, que estuvo un periodo cerrado por refacción, bueno, yo venía de Capilla del Monte y dije la llevo. Así empecé y se extendió, PAMI nunca me dio el alta, no está dando, porque significa dar nuevos servicios y está difícil el tema de los cobros, así que prácticamente la lleve un año sin poder facturar. En diciembre cuando voy a PAMI a preguntar qué iba a pasar con esto, porque no podía seguir haciéndolo en forma gratuita, más allá de que alguno lo hago, pero no podía seguir, PAMI, en Córdoba, me dice que si lo lleve, lo presente por reintegro. Pregunto cómo es esto, y me dicen que el responsable de esa persona debe firmar unas planillas, que me entregan, y piden el reintegro a la que Ud. adjunta su boleta, porque esto es oficial, es un trabajo habilitado, le haces la boleta como que los papás te pagaron y los padres por reintegro reciben el monto correspondiente. Así se hizo, se lo informé a ella y a los papás de otros chicos que había llevado del mismo modo, y así fue que esto se presentó en diciembre del 2013 y en mayo salió el cobro, y no del año, no del tiempo que se había llevado, sino de un periodo más acotado, que había determinado el PAMI porque eran prestaciones que ya estaban vencidas. Le informé a cada uno de los papás que estaban esos valores, que ellos tenían que retirar porque eran a nombre de ellos, y que después me los tenía que dar. Así fue, los papás lo retiraron, y llega esta persona, ve el monto del valor, que estaba a nombre de ella, o sea, es una cosa muy loca denunciarme a mi por algo que está a nombre de otro, si yo quiero embromar o estafar a alguien no voy a hacerlo a nombre de quien voy a estafar. Es una cosa muy agarrada de los pelos. Bueno, fue y dijo que no iba a cobrar, porque el transporte lo había hecho ella, no yo, y entonces ahí PAMI le retiro el cheque, más allá de que el cheque venía a nombre de ella, podría haberlo cobrado, si ella decía que había realizado el servicio. Lo devolvió, PAMI lo envió a Córdoba nuevamente, y el problema que tiene ahora ella es que lo quiere cobrar. O sea, cosa que pudo haber hecho antes, y está haciendo los trámites y no puede demostrar que ella llevó a su hermana, porque quien la llevó y facturó fui yo”.
Agregó que “no hay irregularidad. No vi la nota, no sé lo que denuncia, sé por dichos, esto es algo que pasó en 2013, yo simplemente decidí no seguir prestando el servicio porque en el fondo de todo esto había otra intencionalidad…”.

Panadería
En otro orden, Norma de Pantó planteó cuestionamientos a la forma en que se está desarrollando el emprendimiento de panadería, expresando que “mi hijo no va más a la institución, aunque estaba muy relacionado con sus compañeros y siempre fue bien tratado, de eso no tengo nada que decir. Pero por el tema de la panadería, que me parece no se está cumpliendo con el objetivo inicial que tenía, que era que trabajaran los chicos…yo fui maestra de los chicos, durante casi un año, los tuve a mi cargo y ellos elaboraban galletitas, alfajores, hasta que fui echada del lugar...No tengo en claro el motivo, pero se me dijo que no había cumplido con las directivas que se me habían dado con respecto a los chicos. En realidad, no me habían dado directivas, sino sugerencias sobre cada chico, qué problema tenía y hacia dónde había que apuntar para mejorar, pero no soy psicóloga ni psicopedagoga, soy repostera, los trataba con mucho cariño, me manejaba con ellos intuitivamente, pero bien, nunca tuve problemas con ningún chico…Lo que no me gustó es que en una revista, que le dieron a fin de año a mi hijo, se diga que los chicos hacen el pan, las facturas y los criollos con ayuda del maestro panadero, lo que no es así, hablo por mi hijo y creo que ninguno lo hace. Los chicos no están yendo, la panadería debería estar en manos de los chicos, es lo que quisiera, por ese motivo, por no concordar con que el proyecto, que era tan lindo, que no se está cumpliendo, es que dejo de mandar a Lucas”.
Requerida por cómo se desarrollaba, en la actualidad, el trabajo de la panadería, precisó que “hay un maestro panadero, hay un ayudante creo, y una persona que está atendiendo el mostrador, pero no son chicos discapacitados”.
Sumando que “cuando trabajaba, lo hacia tres días nada más, pedí que se aumentaran los días, me dijeron que no, que era un taller dentro del Centro de Día, no es solamente la panadería lo que ocupa ese centro, y porque los otros profesores reclamaban los chicos no se podía llevarlos todos los días. Otra cosa no reclamé, inclusive mi hijo tenía un sueldo hasta el mes de junio de 2014, que lo pagaba el gobierno por el Plan Primer Paso, a partir de junio no se pagó más y mi hijo iba gratis las dos veces por semana que le tocaba, eso también me parecía mal, me parece que una retribución mínima del pan o las facturas para la casa tenía que llevar…Desde diciembre que no va más a la panadería, ni al Centro de Día”.

El tema, como no podía ser de otra manera, ha generado el interés social respectivo, en consecuencia, desde Ecos, intentamos establecer contacto con las autoridades de la institución cuestionada, siendo Susana Montes de Oca, quien a través de conversación telefónica, nos respondió, tal como lo había hecho con Daniel Capdevila, que expondría sus opiniones al respecto tras la consulta a los asesores legales del instituto. No obstante, adelantó que tras conocer el informe periodístico, observaba que “el instituto aparece mencionado en el marco de una denuncia en la que está involucrado un transportista que nada tiene que ver con la institución, a excepción de conducir a los chicos desde sus domicilios hasta la sede del instituto y viceversa. Nada tiene el instituto que ver en eso”. En relación a lo manifestado por la Sra. Pantó, manifestó que “me parece que la señora no tiene totalmente en claro el proyecto que se desarrolla y es de conocimiento de quienes participaron en la iniciativa. Oportunamente daremos a conocer sus alcances y se podrán informar del error de interpretación”.

Con la visión parcial de las declaraciones efectuadas y con la falta de conocimiento de lo denunciado ante las autoridades judiciales habría que considerar lo expresado por Montes de Oca. Sin embargo habrá que esperar a ahondar en el planteo judicial y esperar las declaraciones de las autoridades del Instituto María Montessori para tener un panorama completo y no caer en un apresurado prejuzgado.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal