Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

viernes, 27 de febrero de 2015

Hacia la renovación de dirigentes con discursos poco agresivos

Tras la oficialización de los cinco listados que participarán en la elección de autoridades municipales para el periodo 2015–2019 que se concretará el 29 de marzo próximo, los partidos políticos han comenzado a ganar la calle con la tradicional visita a los barrios, con la exposición de publicidad gráfica y la distribución de folletería, a más de la aparición constante en los medios de comunicación.
Lo primero que puede observarse es que, al menos, en este arranque de campaña, el proselitismo no está manifestando agresividad para con los eventuales adversarios. Es así, que Unión Por Córdoba, que ha sido el espacio que adelantó al resto, se moviliza en grupos de militantes y candidatos para visitar los barrios de la ciudad, han colocado publicidad gráfica callejera sustentada en gigantografías en puntos estratégicos, promocionando la fórmula y número de lista, y pancartas en las que recuerdan logros de sus gestiones de gobierno y bajo la fotografía del candidato a intendente, Eduardo ”Pancho” Mendieta, la frase “Yo estuve ahí”, como para hacerlo parte esencial en esa conquista, si así puede llamársela, y con ello imponer la acción y experiencia gubernamental que tiene el candidato. Es de apuntar, que UPC adelantó que esta es sólo la primera etapa de la campaña y que se introducirán cambios en la misma en la medida que se aproxime la fecha electoral.
Por su parte, la Unión Cívica Radical, que busca la reelección de la fórmula que gobierna por estos días, si bien no ha avanzado aún en la instalación de cartelería, lo ha hecho a través de su aparición en los medios de comunicación, donde el intendente Eduardo Arduh ha manifestado que la campaña centrará en lo realizado en la gestión de gobierno y la profundización de esas políticas en el futuro, al tiempo que hace propicias, con ese fin, algunas de las inauguraciones que se han concretado recientemente. Es de recordar, que en esta oportunidad la UCR ha sellado acuerdo con el PRO -en lo que se ha denominado alianza “Juntos Por La Falda”- y que esto sumará la necesaria identificación de ese partido a la campaña. Una irrupción que genera expectativas, tras una incorporación un tanto conflictiva que generó críticas en el plano interno del PRO.
Esto en las expresiones que basan su poder electoral en los partidos tradicionales, los otros tres partidos hacen su primera experiencia ante el electorado local.
El Frente Para La Victoria ha comenzado a instalarse a través del utilizado de algunos de los programas generados en el gobierno nacional, y es así que por estos días se ha podido observar la presencia del Ministerio de Cultura de la Nación con el escenario móvil y la puesta en escena de actividades de esparcimiento donde se combinan divertimento y capacitación didáctica para niños, como también el arribo de los camiones destinados a la provisión de pescado y lácteos para todos. A lo que se suma el asesoramiento, en su sede, de los programas nacionales a los que el ciudadano puede acceder. Por otra parte, ante los medios de comunicación, el candidato, Marco Valentini, ha expresado su beneplácito por el ordenamiento institucional que posee la Carta Orgánica Municipal de La Falda, y afirmó que utilizarán toda esa organización para reafirmar la participación del vecino en las decisiones de gobierno y en apoyo a programas técnicos sustentables.
El Partido Obrero, por su parte, promociona su participación a través de la distribución de folletería en la que adelanta parte de su plataforma electoral, la que esta direccionada, en forma central, a trasmitir opiniones y soluciones ligadas a cuestiones sociales y laborales que afectan a la ciudad. La joven, en su gran mayoría, conformación de este listado, puede observarse en el dinámico accionar que han tenido para cubrir prácticamente todo el ejido en muy pocos días. Ante los medios de comunicación, han dejado claro que tratan de arrebatarle las banderas que alguna vez levantó el justicialismo en lo que hace a la defensa de los trabajadores, la digna percepción de salarios y la protección familiar a través de la salud pública. Esto último, algo que tiene internalizado, como vocación, la candidata a intendente Betina Chiodi.
En tanto, el Movimiento de Unidad Popular, llega a este proceso electoral, con algún tipo de experiencia, ya que si bien es la primera vez que se presenta en La Falda, su candidato y entorno cercano ya lo hicieron en anterior oportunidad por el vecinalismo. Precisamente, Carlos Mendieta, su candidato a intendente, vuelve a proponerse y lo hace consustanciado con el perfil vecinalista que ha adquirido a lo largo de años al frente del Centro Vecinal del Barrio Villa Santa Rosa. El argumento central de su campaña es el Presupuesto Participativo y su incidencia en las políticas a desarrollar desde la administración municipal.

Tras el resumen de la actividad proselitista y sus ejes, podemos decir que se observa, en esta ocasión, una intención de renovación en la oferta electoral, que puede propender a la formación de nuevos dirigentes políticos. Lo cual, a más de ser imprescindible a futuro, habla de que los dirigentes de la generación del ochenta y tantos comienza a admitir que su ciclo va concluyendo y que se requiere de juventud e ideas acordes para insertar en los tiempos que se avecinan. También, que hay intencionalidad en las incorporaciones, por diversas razones, de hacerlo, y así notamos, por ejemplo, que después de haber sido remiso en diversas oportunidades, Juan Dillet acepta una candidatura y se dispone a aportar lo suyo dentro de la alianza UCR-PRO ( a lo que suma la presencia de Ricardo Dieminger, Fabián Capdevila, Jorgelina Rial, Juan Zogbi, Daniel Varoli, Paulina Felamini, entre otros) que Gustavo Bonelli hace lo propio en UPC ( haciéndolo también Miriam Arnedo, Ricardo Mellid Mendoza, Haydee Torre, Florencia Pérez, Nadia Odasso, Eduardo Lentini, entre otros), que Marco Valentini no escatima en incorporarse a la política local y compartir con ella el destacado reconocimiento que se ha ganado como abogado (aportando además su prestigio, profesionales como Benjamín Malamud y Joaquín Agost, a los que suman jóvenes con profusa actividad institucional), que Betina Chiodi demuestra, desde su juventud, el alto sentido social que la lleva a recibirse pronto como médica y al mismo tiempo militar en política, siendo precisamente la conductora de un espacio donde lo joven es prácticamente el signo excluyente, tampoco puede dejarse de lado que en la integración del MUP hay valores vecinales que buscan aquilatar experiencia y expresan la necesidad de participación que impulsa el vecinalismo.
Es cierto, que podrá decirse que los candidatos que arrastran votos son los mismos de siempre, los que han venido participando desde la década del ochenta, e incluso algunos antes, y que los menos son los que se insertan ahora, pero no es razón para subestimar este espacio que se ha abierto, que esperamos que produzca, a algo más de treinta años de recuperada la democracia, la renovación de ideas y la recuperación de los valores que signaron a los recordados dirigentes de nuestro municipio, provincia y país.
Por otra parte, también es notorio que hay un electorado que ha ido adquiriendo madurez, que ya no aparece cautivo de un determinado espacio político, que es remiso a que lo utilicen, que evalúa actitudes y gestiones, que tiene espíritu crítico, que analiza el perfil del candidato principal, pero también lo que hay por detrás de él, al tiempo que lo hace en cuanto a capacidad y atributos de conducción. Lo que es conocido en el seno de los partidos políticos, la prueba de ello es que sostienen que nadie es dueño del voto de la gente, y que ya no alcanza sólo con el discurso, el choripan y la gaseosa o el vino, con algún asistencialismo, sino que hay que escuchar al elector y darle respuestas serias y viables.
Los electores se encuentran, entonces, ante una nueva instancia de elección, en la que previo a ella comienzan a atisbar que algunas de sus demandas comienzan a ser percibidas, que la renovación que estima debe producirse empieza a hacerse realidad, que la dirigencia política se ocupa más de receptar el mensaje social que en procurar propuestas altisonantes que sólo servirán para frustraciones futuras, es un avance, y no es poco en los tiempos que corren.
N.H.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal