Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

sábado, 31 de enero de 2015

A 70 años de Auschwitz ¿Liberación?

En lo posible he procurado rescatar las noticias, positivas, alentadoras, aun en medio de las periódicas tempestades informativas o ante este clima de exasperada incertidumbre, de incriminaciones cruzadas y tergiversaciones banalizadas. Desearía mostrar mi satisfacción como médico por el descenso de la mortalidad infantil, no al nivel deseado, pero realmente significativo en Provincias como el Chaco y Formosa según la información recogida en La Voz. Que igualmente es importante el descenso de la mortalidad materna en el 2014, según la misma fuente, salvo en la causada por abortos, algo que se habría producido en el 2013. Siempre son mujeres pobres, a veces adolescentes. En Uruguay lo han evitado con firmes políticas de salud. Querría contarles que la nueva legislación protege a las madres trabajadoras que alimentan al pecho a sus hijos.
Como vecino de La Falda me complace observar una buena temporada turística que amplió las fuentes laborales tanto en el sector gastronómico como en otras actividades y que este fenómeno se reitera en pueblos vecinos y en otras regiones turísticas.
Sí, me gustaría seguir comentando los adelantos en la ciencia al servicio de la salud con aportes de argentinos, pero hoy, hoy es martes 27 de enero y se cumplen 70 años de la “liberación” del campo de concentración más grande, mortífero y recordado del genocidio nazi, de la shoah, por las tropas del ejército rojo. En realidad solo quedaban en Auschwitz, Polonia, 7.000 enfermos y discapacitados que no pudieron salir caminando por sus medios en lo que se llamó “la marcha de la muerte”, cuando el ejército alemán, procuró dejar pocas evidencias de su inenarrable crimen. Y con muchas dudas, al igual que muchos redactores, escritores periodistas, o en mi caso un simple “notero”, nos enfrentamos no solo al dilema de Theodor Adorno al decir “que no puede escribirse poesía después de Auschwitz”, en realidad cuesta escribir algo, palabras, frases, pensamientos y menos el buscar adjetivos calificativos.
El Rabino Daniel Goldman se pregunta si puede alguien que lo padeció o lo presenció, liberarse de Auschwitz. Siempre se menciona al recordarlo, la crueldad ignominiosa del cartel al ingreso al campo de exterminio: “Arbeit macht frei”, “El trabajo libera”. Ante el tribunal que lo juzgó, Rudolf Höss, comandante de Auschwitz, expuso un testimonio altamente revelador y desprovisto de toda emoción: “Se llevaba a la gente a las cámaras de exterminio. En el último momento cuando las cámaras estaban llenas, los internos que trabajaban para nosotros se escabullían, se cerraban las puertas herméticamente y se lanzaba el gas Zyklon-B a través de unas pequeñas aberturas. Entraban de a 200, todos apretados....Familias enteras con sus niños, ancianos, no bien se bajaban de los trenes… la efectividad del gas no era siempre la misma... Normalmente se tardaba de 3 a 15 minutos en aniquilar a toda la gente, es decir, en que no quedasen signos de vida... Desde principios de 1942 se recibieron órdenes de extraer los dientes de oro… para enviarlos al departamento de Finanzas... Después, para quemar los cuerpos alternábamos capas de madera con capas de cadáveres. En 24 horas se podía incinerar a 2000 personas en los cinco hornos”. Al releer esta evidencia, recordé inmediatamente lo que los presuntos asesinos de los 43 normalistas de Ayotzinapa en Méjico, testimoniaron. Evidentemente, los verdugos del mundo, nazis o para policías, o narco-asesinos, tampoco se han liberado de las enseñanzas de Auschwitz. Como judíos o simplemente como seres humanos no nos podemos liberar de recordar que en 5 años, se asesinaron a 6.000.000 de judíos de toda Europa y también a gitanos, discapacitados, homosexuales. No podía entonces no tener pendiente esta fecha y asimismo que otros genocidios, de magnitudes variables han ocurrido. El término genocidio (G) adoptado por la ONU desde 1948, enuncia un exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivos de raza, etnia, religión, política o nacionalidad. Para algunos es la voluntad de eliminar una colectividad humana. El holocausto judío, junto al armenio, Medz Yeghern, "Gran Crimen”, con cerca de 2.000.000 de víctimas, son los más mencionados. El 24 de abril se conmemoran los 100 años de ese también gran crimen perpetrado por el gobierno de los Jóvenes Turcos en el Imperio Otomano entre 1915-23, no solo y mayoritariamente contra el pueblo armenio, sino también contra otros grupos étnicos, utilizando cerca de 26 campos de concentración y el método de la incineración. Son los antecedentes de otros genocidios ya no en países lejanos sino también en nuestra Latinoamérica, de los cuales el G. Guatemalteco, no puede obviarse. Según la Comisión del Esclarecimiento Histórico(CEH) de las Naciones Unidas más de 200.000 personas fueron asesinadas o desaparecidas entre 1960 y 1996 en el conflicto interno por el ejército guatemalteco y paramilitares indistintamente, que perseguían a comunidades indígenas, líderes (1) sindicales, estudiantes, personas religiosas y otros civiles. En 1996 el 98 % de los actos de terrorismo de Estado quedaron sin castigo después de la firma de una injustificable amnistía. Y podríamos sumar el G. Mejicano, donde las desapariciones forzadas se vienen reiterando en el tiempo y se mencionan cientos de miles. El Ex juez español Baltazar Garzón dijo “estamos ante crímenes de lesa humanidad” y “no lejos de un genocidio” ya que ninguno de los poderes, ejecutivo, legislativo y judicial ha sido capaz hasta ahora de dar certeza de lo ocurrido, en Guerrero, lo que ha generado un vacío y muchas dudas en la sociedad mexicana. Y en Panamá se cumplieron en diciembre 25 años de la 19ª intervención armada de Estados Unidos. La verdad como ocurre en estas circunstancias es lo primero que muere, de manera que la cifra de 800 víctimas reconocidas oficialmente, la multiplican por 2 o por 3 otros investigadores de la misma.

¿Y en Argentina?
El 24 de marzo, seguramente nos reuniremos en un lugar público, para recordar a nuestras víctimas. De los 30.000 desaparecidos, 2.000, eran judíos. ¿Podemos entonces pensar que lo acontecido hace 20 años en la AMIA, no podría haber sido producto de la “mano de obra desocupada” o “amnistiada” con las leyes de Obediencia Debida y Punto Final y el indulto presidencial de C. S. Menem?
Se van a cumplir 20 años de la pintadas que ensuciaron mi casa, con la leyenda “muerte a los judíos y “que la Amia siga explotando”. Y la realidad es que la AMIA sigue explotando de impunidad, encubrimiento, la muerte del Fiscal A. Nisman, los operativos mediáticos que intentan inculpar sin pruebas fehacientes, el aprovechamiento de sectores de poder opositores al actual gobierno para reiterar una movida de perfil golpista, semejante a la que los grupos financieros produjeron hace exactamente un año, con la brusca depreciación de nuestra moneda en un 20% y el subsiguiente encarecimiento del costo de la vida para las familias argentinas asalariadas. Todos reclamamos el esclarecimiento de lo que ocurrió tanto con una denuncia que no tiene las características de una presentación judicial y si de “servicios” a los que estaba relacionado Nisman, tanto nacionales como extranjeros (CIA- Mossad) que no podía pretender otra cosa que la destitución de la actual mandataria. Una muerte que hasta que se demuestre lo contrario fue un suicidio y que como tal fue analizado por tres Psiquiatras de renombre en una consulta que la periodista Nora Bär de La Nación les hizo. La salud mental de cualquier ser humano, en condiciones de extrema tensión, puede resquebrajarse y más aun, si hay antecedentes de dificultades previas.
A 70 años de Auschwitz, llamada también “fábrica de muerte”, no nos podemos liberar de nuestras responsabilidades en defensa de la vida la verdad y la justicia. No nos podemos liberar de una activa defensa de los derechos humanos en nuestro país y en nuestro continente, de procurar una justicia independiente de los poderes tanto estatales como empresariales y de la esperanza de que el Juicio por Encubrimiento del atentado de AMIA, finalmente se lleve a cabo en el mes de julio. No debemos liberarnos hasta entonces, de AMIA.

Benjamín Malamud

D. Goldman Página 12 15/1/15 Auschwitz, setenta años después
L. Bruschtein 17/1/15 Página 12. Un fiscal en la embajada http://otramerica.com/temas/25-anos-la-invasion-eeuu-panama-la-verdad-sigue-desaparecida/3310 http://www.genocidioarmenio.org/

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal