Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

domingo, 21 de diciembre de 2014

La Falda, en democracia y hacia ser un “Municipio Saludable”

Es la primera vez que La Falda (LF) cuenta con una “Sala de Situación” (SDS) como paso inicial en el camino hacia ser reconocido mundialmente como un Municipio Saludable (MS) , derrotero que incluye un paso previo y cercano, el ser aceptada como “Municipio Responsable”. No es una cuestión solo de nombres, de slogans, de prestigio, es en realidad un fuerte compromiso de toda una comunidad, con actores públicos y privados, con el bienestar físico mental y socio-ambiental de todos los vecinos y en especial con aquellos con mayor posibilidad de enfermar o lesionarse. El primer paso mencionado, la SDS, representa siempre un desafío, ya que expone realidades que no siempre son agradables, pero que sin su conocimiento, sería imposible emprender una estrategia de reparación o superación. Es algo así como desprendernos de nuestras coberturas y asumir que nuestras virtudes y falencias serán descubiertas por quienes nos ayudarán o no con sus experiencias o sabidurías a ser mejores, ya no como personas sino como ciudad. La estrategia de MS ya había sido vislumbrada desde el nacimiento de CIPLA y luego afianzada con la gestión del Dr. Joaquín Agost. Los datos que se exponen y a la que los vecinos-ciudadanos tienen acceso, no son solo estadísticas o cifras en valores absolutos o porcentajes, sino también voluntades de los propios vecinos que cuidan a otros vecinos. Muchos tienen nombres bien reconocidos como CARITAS, ONG, cooperadoras, entidades solidarias, algunos a título individual, una especie de “Huguitos”, en alusión al Intendente de Huerta Grande, que como menciona Nicolás Heredia en el último Nº de ECOS, “estaba ahí, en el momento oportuno, cuando hacía falta”. La novedad es que lo que ahora se plantea estratégicamente, es la tarea de conjugar todos los esfuerzos (gubernamentales en sus 3 niveles y comunitarios) en procura de que todos los vecinos tengan el mismo derecho humano de gozar de cuidados básicos en su salud que los aleje o atenúe riesgos evitables. Por lo tanto nadie puede excluirse en un proceso que llevará a LF a posicionarse en la consideración pública como un lugar confiable, alejándonos de aquellos titulares donde se nos mencionaba por la muerte de un joven intoxicado, de turistas asfixiados o de un adolescente ahorcado. Estos derechos se vienen afianzando en base a un presupuesto municipal que destina el 10% a los servicios públicos de salud, creo que algo ajustado, sumado a otra inversiones (inversiones y no gastos) en actividades sociales. Los méritos del programa MS se relaciona con una continuidad del mismo independientemente de quién asume el poder ejecutivo municipal. Es un bien de la comunidad. Entonces los significativos aportes del estado deben ser entendidos parte de esa continuidad que no debe ser ignorada ni partidizada. De manera que los aportes del estado por medio de los planes NACER o SUMAR (340 madres) que nos permiten llegar a tener un 42% de los partos en nuestro Hospital y un 35% en clínicas privadas, es parte de esa realidad. Al igual que los planes como REMEDIAR, donde enfermedades crónicas como la diabetes, el asma, la epilepsia, etc, pueden ser atendidas con mayor eficacia. O la Asignación Universal por Hijos (cientos de familias), que obliga a periódicos controles de salud, que si no se realizan adecuadamente, incluyendo cobertura de las vacunas, implicaría una seria negligencia que debería corregirse. Respecto a las inmunizaciones, a la buena cobertura con que cuenta LF se le sumarán nuevas vacunas de altísimo costo, anti varicela, anti meningococos, anti rotavirus, a la que solo acceden actualmente pocos niños. La pregunta que surge es ¿cuáles han sido los resultados de toda esta inversión de energías sociales y estatales? Según los datos de la SDS, la Mortalidad Infantil en LF es la media de la Nacional. No hubo muertes maternas, ni de lactantes de más de 1 mes, ni menores de 5 años. Debemos tener la debida precaución en dejarnos llevar por la información de un solo año. Las estadísticas a veces son confusas: “son como la bikinis, muestran casi todo… pero no todo”. O como decía Perón, “hay mentiras grandes, chicas y estadísticas”. No obstante son de extremado sumo valor tanto cuando nos son favorables o no, ya que nos permiten dirigir los recursos comunitarios hacia aquellos desafíos más difíciles. Ejemplos: el 65% de los escolares tienen caries, son muchas las madres adolescentes, la obesidad y el sobrepeso afecta al 36% de la población y a un 21% de los escolares. Ya a los 6 años se encuentra un bajo peso (no equivale a desnutrición) y un 15% ya presenta sobrepeso: un riesgo de ser obeso, hipertenso, padecer resistencia a la insulina y dislipidemia que los pediatras y las familias no podemos dejar pasar por alto y donde la sociedad de consumo y el efecto de sedentarismo más el uso de pantallas están implicadas. No nos alienta el saber que el 54% de los alumnos de la escuela media consumen alcohol y que su abuso los fines de semana se vincula fuertemente con lesiones por violencia y colisiones. Nos alarma el número de suicidios que supera a las muertes por colisiones vehiculares. Las autoagresiones son más frecuentes en las mujeres pero más letales en los varones. No pocas veces mencionamos el peso de la salud mental deteriorada en conductas de riesgo. No siempre se exponen todos los problemas latentes y esa tarea será producto del compromiso no solo de los responsables de elaborar las estadísticas sino de los vecinos que no ven reflejadas en las mismas sus propias carencias en el ámbito de salud. Alejandro Mareco señala a 31 años de recuperada la democracia en una nota de la Voz: se va confirmando su solidez para seguir avanzando como el transporte con el que atravesaremos la historia los que venimos de antes, cuando estuvimos a pie y sin derechos, y los que subieron después. Los vecinos que tienen dificultades oftalmológicas como la presencia de cataratas, deben atravesar largos prolegómenos antes de conseguir el turno, la lente a implantar y la intervención. El problema supera la etapa municipal de responsabilidad pero no la desvincula, porque un municipio responsable asume como propios los desafíos que deben enfrentar sus vecinos. Son los resabios de un modelo neo liberal en salud, que es denunciado por su perversidad pero que continúa ante la falta de un cambio copernicano que supere la tremenda inequidad en que vivimos los latinoamericanos. La operación Milagros que médicos cubanos vienen desarrollando en diverso países de Latinoamérica ha completado 700.000 intervenciones en Bolivia y también se realizan en el nuestro, aquí en Córdoba.
¿Faltan Médicos en Córdoba u oftalmólogos en Argentina, para que tengan que ayudarnos los colegas cubanos? Lo que falta evidentemente es más igualdad en llegar a obtener la satisfacción de derechos legítimos. Termina la nota Mareco con este concepto: Falta más democracia, más justicia social; nos falta mucho para ser un país entero de buena gente. Pero hemos recuperado mucho de la salud perdida, y la democracia representa un viejo sueño argentino, pese a todo y a todos los que sufren y los que ya se han ido sin dejar de sufrir. Saludamos con beneplácito los pasos dados por la Secretaría de Salud en pro de un MS y convocamos a seguir apuntalando lo que se hace en salud desde los propios hogares, desde los barrios y clubes, desde las escuelas y entidades confesionales, desde los comedores, desde cada uno de los vecinos, desde los centros de salud públicos (con personal estable) y privados, si concordamos que la salud es el bien más preciado y que merece toda nuestra atención.

Benjamín Malamud

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal