Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

domingo, 21 de diciembre de 2014

Cuál es la calidad de vida deseada

En mi barrio, por momento tengo la impresión que la gran mayoría de los vecinos tiene desde su hábitat la calidad de vida deseada, agua, luz, gas natural, servicio de cloacas, un bello entorno paisajístico, etc. Si mi percepción de la realidad es correcta, se diría que sus necesidades fueron satisfechas. Situación esta que trae a mi memoria un texto del Dr. Emilio Graglia uno de los docentes que trabajo en la iniciativa del Plan para el Desarrollo Territorial de la ciudad de la Falda, y del cual fui alumno en la Universidad Nacional de Villa María; de sus argumentos en materia de gestión pública, tomé conceptos que me aclararon algunas ideas y que pretendo poner a consideración de la vecindad. En su Modelo Relacional de Políticas Públicas, a las que define como proyectos y actividades, que un estado diseña y gestiona a través de un gobierno y una administración, a los fines de satisfacer necesidades de una sociedad. Desde su enfoque, las necesidades sociales (generales o particulares) y los problemas públicos no son sinónimos. Los problemas son impedimentos que un estado, es decir, un gobierno o una administración (nacional, provincial o municipal) deben resolver para que una sociedad pueda satisfacer sus necesidades. Por ejemplo, la atención de salud o de educación pueden ser necesidades mientras que las deficiencias o insuficiencias de hospitales o de escuelas pueden ser problemas. La seguridad puede ser una necesidad insatisfecha mientras que las deficiencias o insuficiencias de la legislación penal, la policía preventiva, la justicia penal o el servicio penitenciario pueden ser sendos problemas irresueltos. De esa manera, un estado debe resolver los problemas públicos como medio para que una sociedad pueda satisfacer sus necesidades. Ahora vera Ud. hacia adonde quiero ir con mi escrito; a raíz de esta percepción personal sobre la calidad de vida deseada, he dicho que en mi barrio tenemos la necesidad de agua potable cubierta o satisfecha. El agua dulce es un recurso esencial para la salud de las personas, así como para la seguridad alimentaria, el desarrollo económico y el ecosistema. Pero aquí debo hacer la diferencia de la necesidad social del agua y el problema publico por su creciente “escasez”, lo que constituye uno de los principales problemas globales de la humanidad y que se vislumbra como una de las principales causas de conflictos en el futuro. Se expresa que La escasez del agua se debe, por un lado, a la disminución de los recursos por el progresivo agotamiento de los acuíferos y por la contaminación, así como, en muchos países, por la sequia, como ocurre en La Falda, que se podría definir como Sequia hidrológica 1 y por otro lado, al fuerte crecimiento de su demanda derivado del aumento de la población, la irrigación agrícola y las necesidades de la industria. Así las cosas, y por todo lo expresado los vecinos deberíamos incorporar a nuestro léxico ciudadano el concepto “de riesgo del agua”, que tiene su fundamento en un estudio de investigación reciente realizado por un equipo de profesionales de la Universidad Nacional de Córdoba y de Rio Cuarto, el que fuera publicado el mes próximo pasado en un diario importante de la provincia de Córdoba; el que confirma que las Sierras “constituyen un verdadero foco emisor de agua, ya que los ríos y arroyos que allí nacen, en su mayoría, se infiltran y recargan el sistema subterráneo de las llanuras”. De que no se deteriore el agua de los ríos serranos dependerá en parte la calidad de las aguas subterráneas en el futuro. Se resalta que las Sierras, “presentan un único acuífero de poco espesor que requiere más cuidado para preservarlo”. Sobre este potencial expresa textualmente la publicación periodística “requiere que se instrumenten políticas para evitar la extracción sin control o el deterioro por contaminación, que ya se evidencian en algunos sectores” y agregaría y la escasa capacidad de embalse que disponemos en nuestra geografía. Si a este estado de cosas le sumamos el problema del creciente aumento de los RSU (Residuos, Sólidos, Urbanos) y los RAEE (Residuos de aparatos eléctricos y electrónicos) en ambos casos el tratamiento de los mismos es ciertamente complejo, debido a su poder contaminante cualquiera fuere el destino que se le dé a los mismos. A lo que se agrega la inversión a realizar para su tratamiento y la necesaria participación ciudadana como responsable de la producción y su debida clasificación para su destino final. La sobreutilización de energía no es un tema que se pueda excluir dentro de las preocupaciones actuales. Como ¿cuáles son las buenas prácticas para la disminución del consumo y contaminación? Se plantea como imprescindible aplicar métodos eficientes al consumo energético, que ahorren costos y a su vez den valor agregado a los establecimientos que desarrollan las distintas actividades relacionadas al turismo. En diversas ciudades turísticas del mundo, se están formulando estas preguntas relacionadas al impacto que produce su actividad. En ella se involucra indefectiblemente la sustentabilidad, por que permite a largo plazo mantener niveles de competitividad. Todo ello nos habla de una tendencia a nivel mundial que es la promoción del control de calidad de los distintos prestadores de servicios turísticos. Sin lugar a dudas es algo que debemos abordar en un modelo de cooperación para un desarrollo sostenible. Aquí deseo volver a los conceptos del Dr. Graglia que dice “Es muy importante destacar que a los fines de la calidad de vida deseada como bien común, hay que solucionar cada uno de los problemas priorizados de cada una de las necesidades jerarquizadas”. La provisión del agua potable de calidad y cantidad suficiente, puede resultar dentro del escenario ambiental descripto, una de las prioridades más jerarquizadas. Agrega Graglia: “Si las causas de los problemas a solucionar son debilidades que tiene nuestra comunidad las alternativas deben suponer fortalezas”. Una alternativa que encause estos problemas ambientales, de forma integral, sistémica, inter y transdisciplinaria, que se pueda legislar específicamente sobre el medio ambiente, que realice evaluación ambiental, que se efectúen estudios de impacto ambiental. Todo ello se podría concretar a través de la creación del Consejo del Medio Ambiente en La Falda, como ya lo están desarrollando otras ciudades de nuestro país; siendo sus principales protagonistas integrantes del Concejo Deliberante, Instituciones relacionadas al tema, entre otras. Aunque pueda parecer esta idea un desatino, o bien que provoque la expresión tan popularizada “Más de los mismo”, aun así me atrevo a ponerla en consideración, alentado por aquellas expresiones de la filosofía política de Hannah Arendt, relacionadas al “poder y el espacio de aparición”: “El poder sólo es realidad, donde las palabras no se emplean para velar intenciones sino para descubrir realidades”. El poder surge entre los hombres cuando actúan juntos y desaparece en el momento en que se dispersan.

(1) “La sequía hidrológica tiende a aparecer más lentamente porque se trata de agua almacenada que se utiliza pero no se repone. Aunque una sequía hidrológica suele ser provocada por una precipitación deficiente, también pueden tener otras causas”. Wikipedia: Período de clima anormalmente seco lo suficientemente prolongado para ocasionar una disminución apreciable en el caudal de los ríos, nivel de los lagos y/o un agotamiento de la humedad del suelo y un descenso en los niveles de aguas subterráneas por debajo de sus valores normales. Diccionario del Agua.

Javier Benavidez
Vecino B° Parque Jardín










0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal