Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

viernes, 12 de diciembre de 2014

¡Era de cajón!

Por Alfredo Ferrarassi

En medio de la redacción de una tesina, leímos en La Mañana de Córdoba, la “crónica de una muerte aliancista anunciada” que se produce en nuestra ciudad. La noticia es que fallaron las alianzas entre el PRO y FC con la UCR, ya que el actual intendente no garantiza los lugares en la lista, máximo cuando los reservados eran pocos expectantes y antes mediaba una interna que de sacar cualquiera de las lista un caudal de votos considerables integrarían una u otra lista por minoría, entonces menor el espacio para ambas agrupaciones extrapartidarias.
Si a esto le sumamos, tal cual lo advirtiéramos en la edición 598 del 4 de noviembre del Ecos de Punilla, que hay una alarmante distancia entre los políticos con la realidad cotidiana, tenemos un cocktail explosivo a punto de estallar.
Si le agregamos que hay más “caciques que indios”, “más demanda que oferta” real de puestos, las peleas por ese lugar en el queso es despiadada, entonces como analizábamos con nuestro amigo de la bicicleta, no la blanca se sobreentiende, y también con los vecinos de “La Ventolera”, lo que se avizoraba no cerraba de ninguna manera, ya que a Juan Carlos Bermúdez, no le convenía bajo ningún pretexto semejante exposición por un mísero tercer hipotético lugar en una lista y otros puestos menores, solo nos quedaba como alternativa que le hubieran ofrecido ser el legislador, entonces algún viso de realidad tenía el acercamiento, pero si a ello le sumamos que terciaba el muy devaluado Frente Cívico, menos posibilidades de buen puerto cercano se observaba en semejante borrasca.
A esto había de agregarle que pretendía continuar con el mismo equipo técnico o secretarías, era mejor aun que “el parto viniera tranquilo”, ya que para el “bajo pueblo” (léase vecinos) hay áreas que necesitan renovación total pues algunas jamás han funcionado en La Falda, algún memorioso nos dijo que salvo Manuel Decara, ninguna de las posteriores gestiones, sea cual fuera el color político, han sido parte permanente de la deuda interna que se tiene con los vecinos y no por que falten habitantes capacitados, sino porque son parte de esa repartija que se hace de cargos y por sobre todo porque no interesa en ese aspecto que el ciudadano crezca, ya que puede tornarse peligroso si lo hace, entonces cuando peor funcione mejor es.
De no mediar algún acuerdo de “ultima hora”, o como deja de entrever una encuesta telefónica, evidentemente del PRO, en una posible alianza sobre el cierre de éstas, la formula sería Arduh - J. C. Bermúdez (h), aunque a juzgar por la defensa de Arduh del Vice Intendente sería altamente improbable, aunque esta palabra en política, es así mismo improbable (sic) de sostener. Claro para ello Mainero debería ir a Salud, pero perdería la figura con mejor llegada en la sociedad y en manos de un desconocido, solo portador de apellido.
Ahora bien, la idea primigenia era hacer una nota sobre “Lilita” Carrió, pero observando la posible combinación de ambas, es que hacemos dos por el “precio de una” (entiéndase en cuanto al tirano centimetraje periodístico).
En efecto, la salida de aquella de UNEN ha desnudado, no porque no se supiera o entreviera, que la UCR transita por el peor momento político e ideológico de su historia, ya que desde la renovación que significó Alfonsín, no ha sabido tener dirigentes nuevos y solo se ven caras repetidas, solo que más canosos y con viejas ideas y más mañas. Por ello ante la falta de nombre nuevos en las provincias tienen una errática conducta pendular, en algunas pactan con Massa, en otras con Macri, con el agravante que esas fuerzas solo tienen la figura “porteña” de su conductor o sea nada local potable, con lo cual es la búsqueda frenética de sellos para poder ganar aunque estén durmiendo con el enemigo.
UNEN era una alianza diferente, de centro izquierda, la tentativa de crear un Frente Amplio siguiendo la experiencia de Líber Seregni en Uruguay, pero aquí el diablo metió la cola ya que la centro derecha de Macri ha presionado para que aquella unión se sume a su interna, lo cual es no solo descabellado, sino aideológico totalmente, sería como que formaran parte de un frente la UCD y el PC, aunque de éste ultimo esperaría cualquier cosa, pero lo citamos porque es pretender mezclar el agua y el aceite.
Por otro lado el Pro se ha caracterizado por imponer mediáticos en los cargos o al menos de postularlos, así desde Baldassi a del Sel, pasando por Mac Allister vemos a ignotos dirigentes ocupar espacios. Pero ¿acaso alcanza con la fama para ser buen gobernante? ¿O acaso cuando las “papas quemen” en Santa Fe saldrá el ex Midachi apelando a la Tota para salvar la situación? Incógnitas bien del subdesarrollo y de republiquetas bananeras, que de un país que aspira a ser serio nuevamente.
Con esto decimos y aquí vuelvo a Arduh y sin la más mínima intención de tomar partido en la interna, nos parece más serio morir con lo propio o con una alianza como UNEN, que en un rejunte de buenas intenciones, pero sin ideología a la vista para gobernar y en algunos casos hasta opuestas y que inexorablemente van a llevar a un fracaso, más tarde o más temprano, pero fracaso al fin.
Macri hasta ahora en las encuestas tercero cómodo, tiene ese caudal en Buenos Aires y en algunas capitales provinciales en donde puede llegar a estar segundo, ahora bien, en el resto de los pueblos del país, incluida La Falda, ¿los candidatos tiene ese caudal propio? Toda una “maldita” pregunta, porque en realidad si quien tracciona es aquel que puede que en una elección general sumen sus candidatos locales, de ser simultaneas las de intendente, pero fuera de ello ¿Cuál es el caudal de votos reales?
Por ello creemos apropiado ir solos, máximo cuando hay ese abismo ideológico de por medio, de todas maneras si se presentan mínimo cuatro listas en nuestra ciudad, a saber: UCR, PRO, Justicialismo y Frente de Izquierda, será más que interesante porque se verá el verdadero caudal de cada uno. Lo cierto es que no será nada fácil para ninguno y en ello mucho tendrá que ver la interna del partido gobernante.
Más allá del ejido municipal debemos empezar a pensar que se propuso Carrió con este portazo y sin duda su visión apocalíptica de la realidad y su marcado anti kirchnerismo la llevan a temer que en una primera vuelta Scioli pueda por dispersión de los votos en otros tantos candidatos y dado que la absurda ley argentina que con solo el 40% y diez puntos de diferencia, puede proclamar ganador en primera vuelta.
De este temor lógico si se quiere, a recrear la Alianza hay una diferencia grande, porque ello es lo que se está pergeñando consciente o no con las especulaciones políticas que se llevan adelante. Entonces la historia y en el marco de la lógica empleada, nos remite a la guerra China-Japonesa de 1937 a 1945, cuando dos enemigos irreconciliables, Mao Zengong y Chiang Kai-shek, se unen para luchar contra el enemigo común japonés.
Luego se pelearían entre ambos y el líder nacionalista se refugiaría en Formosa (hoy Taiwán) hasta su muerte. La lección, porque para algo existe la historia más allá que para ocupar cargos inmerecidamente, es que cuando hay semejantes diferencia ideológicas, como fue la del “Chancho” Álvarez (porque fue un verdadero porcino político) y Fernando de la Rúa, los conflictos son inevitables y las consecuencias impredecibles.
Entonces, ¿tiene sentido semejante ensalada rusa? (con perdón de los PC vernáculos) y afirmamos que no, porque es imposible conciliar las diferencia. Entonces ¿donde está la salida?, posiblemente en ir todos separados a las PASO y allí si el UNEN sumados todos los integrantes y encolumnados detrás del ganador suman más que Macri, que éste decorosamente o viceversa se retiren, sumándose en la lista presidencial del ganador, evitando así una sangría retrograda y conservando las lista de diputados y senadores para llegado el caso oponerse, si el gobernante fuera uno de ellos, a los desvaríos tan propensos en nuestra clase política.
Así se pondría freno al peligro K, se podrían expresar los siete de cada diez argentinos que no quieren al FPV y demostrarle a la Señora Soberbia, que su ciclo llegó por suerte a su fin, que su “década ganada” deberá ser profundamente investigada y quienes han hecho pingues negocios a costa del estado deben ser castigados como manera de llevar un mensaje ético a la sociedad.
En La Falda, el peligro es la vuelta al pasado, fuera cual fuera la fórmula, por caso Maldonado - Tuzzio, pero tampoco ser silentes de que hay áreas que no han estado a la altura de las más mínimas circunstancias imaginadas y asumir por parte del ejecutivo sus errores y tratar, ya sea Arduh el ganador o Almada el que se imponga, un correctivo a estas incongruencias gubernativas.
Varios nos dijeron…”el beduino no va aceptar jamás que se equivocó, por eso se llegó a una interna” y puede que tenga razón, que el microclima le impida ver “el bosque”, pero aquí surgen otras incógnitas y no es que vivamos en un emirato en donde reina solo la voluntad del jeque, sino que a veces los votantes debemos preguntarnos sobre la funcionalidad de las acciones y la dualidad del voto, aquella que tan bien definiera Engels a la hora de ver porqué la clase trabajadora no sufragaba por los partidos obreros y si por los burgueses.
Sucede que podemos criticar y estar en desacuerdo con el manejo municipal, que pensemos en el castigo y que este sea el no votarlo a él o a Almada, dado el caso, pero ¿no es peor el remedio que la enfermedad?, ya que difícilmente queramos volver atrás y menos aun caer en manos de inexpertos aprendices de políticos o de “soñadores a la bartola”, con lo cual el voto útil cobra valor inusitado en esta coyuntura, ya que ser funcional al enemigo es un pecado de irracionalidad y ceguera social.
Claro, nos dirá Ud. ¿y cómo expreso mi descontento, porque la ciudad está sucia, descuidada, no hay nada para hacer, se ha dilapidado el patrimonio material e inmaterial y aparte no se quiere cambiar nada? El camino es participar el 14 y hacer sentir su desencanto, pero reflexionar, si pudiéramos subirnos en una máquina del tiempo, si queremos viajar al pasado o al futuro, allí radica la importancia del voto, de la única arma que tiene el ciudadano, aparte de la huelga cuando se han agotado todos los caminos, entonces pensemos en opciones superadoras, en programas coherentes, en afinidades políticas y no en “corsos políticos a contra mano” que solo sirven para carnaval y después esperar cuatro años lamentando el error cometido.
Debe el vecino meditar entre: exigir una corrección al actual partido gobernante, votar a la opción populista, a la moda del momento, a los utopismo inconducentes, abstenerse asqueado de tanto manoseo o ser dueño de su destino y participar. Al menos así lo vemos nosotros!!!


0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal