Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

lunes, 1 de diciembre de 2014

El ViceIntendente de La Falda, Raúl Alberto Mainero, respondió a la intimación por Carta Documento que le hiciera “Identidad Radical”

Como se recordará, en nuestra edición anterior publicábamos el texto enviado por el núcleo “Identidad Radical” a instancias de la calificación de “mercenarios” con la que interpretaban habían sido agredidos en el discurso que el ViceIntendente, Raúl Alberto Mainero, pronunció en oportunidad del lanzamiento de campaña de la fórmula que compone con motivo delas elecciones internas de la UCR a concretarse el 14 de diciembre próximo.
En nota elevada a esta redacción, con pedido de publicación, Mainero responde a esa intimación, sosteniendo que “Respecto de las consideraciones vertidas en el discurso que manifestara el día del acto de lanzamiento de campaña, me permito realizar las siguientes aclaraciones, que tienen intima relación con mi modo de actuar y de relacionarme con la sociedad. Y digo esto porque todo aquel que me conoce sabe que mi comportamiento a lo largo de esta vida jamás ha sido ni los es, ahora muchísimo menos, generar ofensas ni descalificaciones a mis semejantes.
Es por eso, que respecto a la carta documento enviada por el núcleo Identidad Radical, en la que estiman como ofensivas e injuriantes las palabras vertidas por mi en el discurso de referencia, no puedo menos que decir lo siguiente; aclarando asimismo que no lo hago en virtud de intimación alguna, sino por la exclusiva razón de mantener incólume mi conducta de no agresión, la que me ha llevado al lugar en que me encuentro, no solo como Vice Intendente de esta ciudad, sino (y quizás sea el más importante, por ser vitalicio) aquel que ocupo en la sociedad, como padre de familia, profesional y simple vecino de esta localidad.

No ha sido intención mía, ofender ni descalificar, repito, a las personas integrantes de la lista con la que el 14 de diciembre dirimiremos las elecciones internas del Partido UCR. Sabido es que en el fragor de la oratoria política, esa que se manifiesta en la tribuna, suelen utilizarse a veces expresiones poco afortunadas, no para uno, pues se las realiza con buena fe, (esa que me ha caracterizado siempre), sino para aquellos que se sienten contendientes, detractores, simpatizantes o simplemente adherentes de la otra lista que protagoniza esta próxima elección. Pues entonces es justamente a ellos a quienes no he querido ofender, injuriar mucho menos, claro está, ni descalificar. Ello simplemente porque no es esa mi voluntad no solo en política sino en mi conducta personal; y porque mi vocación de participar en el gobierno de esta ciudad, tiene intrínseca relación desde el primer momento y así continúa y lo seguirá haciendo, con la idea de dejar a las generaciones futuras, los jóvenes, la idea, o enseñanza si se me permite, de que el buen accionar, aquel que se realiza acorde a los valores que serían difíciles de describir, pero que si son conocidos por todos, por habernos sido legados desde antaño por nuestros abuelos, esos principios de moral y ética en las relaciones humanas, aún existen y tienen plena vigencia en la actualidad, aún en quienes tienen la responsabilidad de representar a otros. Esa idea que he intentado desde siempre transmitir a mis hijos, es la que intento día a día legar a quienes en un futuro cercano (como también dije en el discurso) serán los encargados de conducir los destinos de los vecinos de esta ciudad. A ellos, a todos, incluso a mis futuros contendientes electorales les repito que la ofensa, la descalificación, no coadyuvan al fortalecimiento ni construcción de los valores democráticos que como ciudadanos tenemos el deber de fomentar. Simplemente por ello y consecuentemente con mi pensamiento y accionar, aclaro que no ha sido esa mi intención.

La Probidad, también debe exteriorizarse en aquellos pequeños actos de la vida cotidiana…incluso ante desafíos que nos plantea la actividad política. Esa es mi premisa. Quisiera compartirla con todos.
Muchas Gracias”:
--------------------------------------------------------------------------------
Correo de Lectores

¿Mercenarios?


Los argentinos conocemos algo de lo que son los “mercenarios”, o nos olvidamos de lo acontecido el 82 en Malvinas, con los Gurkas que fueron traídos por los ingleses para arrebatarnos las Islas Malvinas. Según la WP Se conoce como mercenario (del latín merces, - eris, «pago»), a aquel soldado que lucha o participa en un conflicto bélico por su beneficio económico y personal, normalmente con poca o nula consideración en la ideología, nacionalidad o preferencias políticas con el bando para el que lucha.
Generalmente se les menciona como asesinos a sueldo, sicarios, etc. Mercenarios son los asesinos de los 43 estudiantes mejicanos, los que procuran derrocar al gobierno sirio, pagados impúdicamente por EEUU y también mercenarios sin armas de fuego pero con acceso a los medios de comunicación y del poder, los políticos que contrata el grupo de tareas por la deuda externa argentina que comanda Paul Singer. Todos los días podemos “oler” su tarea de desprestigio de las autoridades electas o de quienes no se doblegan ante sus poderosas influencias. A Paul Singer y los otros buitres extranjeros o locales, ¿Quien los elige?
Tuve un paciente que llegó a mi consultorio desde el primer mundo y cuando le pregunté que quería ser, me contestó: mercenario. Pensé que no había entendido bien, pero me dijo si. Me gustaría poder matar. La Psiquiatra que lo atendió también tuvo ese grado de asombro que yo tuve. Ahora con lo que está pasando en Europa, me doy cuenta que no era solo patología, sino producto de una inducción premeditada de redes configuradas con ese objetivo: crear ejércitos de mercenarios. Lo grave del caso es que si utilizamos esa terminología para desacreditar a nuestros adversarios, desacreditamos la política, que es la base de la democracia representativa. Atacamos no solo a las personas, sino también a sus familias, sus lugares donde trabajan en bien de la cultura o el bienestar de la población, con todo lo que trae aparejado.
Dr. Mainero, Ud. es un profesional de la salud, incursiona en la política por sus convicciones. Puede cometer errores y personalmente lo felicité en una nota de Ecos de Punilla cuando pidió disculpas por un error al CD. Creo que debería repetir ese gesto lo antes posible y ayudar a crear un clima de convivencia donde lo central es lo que hacemos por el bien de los vecinos de La Falda. Le recuerdo que mi casa en 1995 fue pintada con leyendas antisemitas por un grupo de jóvenes comandados por el presidente de la juventud de la UCD local. Los padres de los otros jóvenes pidieron disculpas. El de la UCD, no. Espero de Ud. nuevamente muestre ese gesto que lo reafirmará como ciudadano y vecino respetado y respetuoso.

Benjamín Malamud


0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal