Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

lunes, 1 de diciembre de 2014

Asociación Civil Pro-Joven Una institución cercana trabajando en la prevención y asistencia de situaciones asociadas al consumo problemático de drogas

En el Programa Tal Cual, de la televisión local por cable, Roberto Cabrera, operador terapéutico y fundador de la Asociación Civil Pro-Joven, comentó que “ya hace cinco años que estamos trabajando con nuestra primera sede en Carlos Paz. En agosto del año pasado nos contactamos con la Dra. Graciela Gomeñuka ofreciendo los servicios y el convenio municipal nos dio la posibilidad de comenzar a trabajar proveyéndonos de una oficina, y dirigiendo la labor a las personas que no tiene acceso por problemas económicos o de otro tipo a tratamientos. El Estado, representado por el municipio, se hace cargo de esa parte”.
Se le consultó por si ante el problema del consumo la sociedad enfrentaba una situación de delito o de salud pública, señalando que “no, la cuestión de drogas es una cuestión de salud pública y social diríamos, lo más lejos posible de lo que es jurídico o legal, incluso hasta clínico. El problema de consumo de drogas es cada vez más social y debe hacerse cargo la salud pública, porque atañe a la persona en lo físico, lo psíquico, y en todo lo que hace a su conformación, una persona saludable es alguien que tiene cubierto todos sus aspectos, trabajo, bienestar, buen estado de ánimo”.
Se le planteó que la sociedad ve el tema con cierto temor, distanciándose , y cómo se hace para incorporarlo como un problema colectivo, de todos, con la intención de que no avance y tratar de salir de la situación, exponiendo que “el tema es que se ha construido socialmente un monstruo a través de las drogas, esta cuestión de lo legal e ilegal ha permitido ocuparnos durante cien años de sustancias ilegales y dimos poder fácil a las drogas legales, la medicación, el alcohol, el tabaco, superan ampliamente lo que se consume de sustancias ilegales. Entonces, por ahí, la sociedad tiene clavado este estigma. Socialmente se acepta el consumo de alcohol y tabaco, y cuando se encuentra ante una droga ilegal aparece el miedo de mi hijo se droga, aparece la negación y la aceptación de un consumo y no del otro. Está esta puja de que la marihuana es mejor que el tabaco, o no, cuestiones que hacen a la aceptación social que hace la persona. En realidad, las sustancias son todas negativas para el cuerpo y la salud de las personas, sean marihuana, tabaco, alcohol, y lo peor es cuando están todas juntas”.
Se lo requirió por el trabajo desarrollado en La Falda, ya que se insertaban en una situación conflictiva, resultados, profundización del trabajo y con qué medios, tras la sonrisa y el musitado de la palabra medios, deslizó que “en primera instancia tratamos de hacernos conocer y generar la demanda, porque mucha gente pide asistencia, dice qué pasa con las drogas que nadie hace nada, y cuando uno empieza a hacer algo comienza también la crítica por atrás. Por eso está bien la pregunta de con qué medios, los medios son los que brindan personas que les interesa el tema, como ustedes, la municipalidad, las vecinales, del Barrio San Jorge recibimos gente consultándonos por el qué aportar, la idea es aporta información, clara, básica, y la asistencia se desarrolla dentro de la oficina que tenemos en la Secretaría de Salud. Es orientativo y asistencial, trabajamos con un equipo técnico. La parte de orientación es para ver cómo se aborda el caso, hay caso que se puede hacerlo en forma ambulatoria, casos que requieren de derivación”.
Sobre la composición de la estructura técnica, definió que “somos ocho personas en total trabajando en Pro-Joven, que estamos divididos entre Carlos Paz, La Falda, Huerta Grande y La Cumbre. El equipo técnico evalúa cada caso entre todos, más allá tener o no contacto con el paciente, la mirada es de varios aspectos, la parte operativa, la faz psicológica, trabajadores sociales, salud mental, a veces se hacen interconsultas psiquiátricas si hace falta, hay caso en que si, y después la idea es de trabajar en forma integral, se trabaja en forma individual y grupal”.
En lo que hace al contacto que el vecino puede tener ante el descubrir que su hijo se droga y la búsqueda de una solución, informó que “los días martes y jueves estamos en asistencia plena de de 15 a 19 horas en España 50, se dirigen directamente o por teléfono o mail nos piden turno, explican la situación y comenzamos a evaluarla. La consulta anónima se da en la etapa de orientación, cuando aparece la pregunta qué puedo hacer, cómo lo llevo, lo atienden, qué me aconseja, después se hace necesaria la entrevista con la persona que tiene el problema, puede ser consumo incipiente o primer contacto, se ve, y se busca la modalidad de asistencia. En este tema también hay algún miedo, tenés una persona de 16 años que está bien encuadrado, que hay un pequeño contacto con la marihuana y las personas se desesperan ante el no saber qué hacer y recurren a la Justicia, a la psiquiatría, se los quiere internar, y por ahí, con un simple acompañamiento terapéutico, orientado y especificó la persona cambia de parecer, se fomenta este cambio….es difícil hablar de la asistencia en la adicción, por eso es controversial el tema”.
Cuando se le apuntó que lo que aparece como necesario es decir que es un problema que hay que abordar de inmediato, pero que de la droga se sale, que se cura, se soluciona, argumentó que “en realidad, la asistencia es variada últimamente, que es como decís, si una persona detecta un problema de consumo, al menos tiene que asesorarse, tiene que intentar hacer algo, no desesperarse y no ir a límites u ocultarlo o negarlo, sino admitirlo y buscar el asesoramiento correspondiente. El consumo es problemático cuando pasan muchos años, no lo vas ha encontrar a los 15 ó 16 años, el problema de consumo se desarrolla mucho más tarde, es cuando la persona viene a buscar asistencia”.
En lo que hace a estadísticas, instalación del problema y edades promedios de inicio del consumo, expuso que “el problema está instalado desde hace años, estando en Cosquín recibíamos casos de todo el centro norte de Punilla, incluso hasta de San Marcos Sierras, que como lugar permitido para todo tenía gente, con años de consumo de marihuana, que quería dejar de fumarla, y venía con el problema, y lo primero era mudarse de San Marcos, por ejemplo. El promedio de edad siempre hay que marcarlo clarito, hay un primer contacto con la sustancia y una parte de seguimiento del consumo, el primer contacto se puede decir que está entre los 11 y 14 años, hay caso en que antes o posteriores, pero la franja de primer contacto con tabaco, más alcohol que nada, y marihuana se da en esas edades”.
Se le observó que hay problemas de tipo legal cuando se quiere hacer asistir a adultos, manifestando que “cuando se cuenta con la voluntad de la persona para hacer un tratamiento, que decide dejar la droga, simplemente se acerca a Pro-Joven se evalúa el caso y adonde se lo deriva, si hay que internarlo en una clínica o en una unidad terapéutica, si es ambulatorio, con una rutina se puede dejarla zafada, para hablarlo clarito. Cuando la persona es adulta con problemas de adicción y no quiere asistencia, se puede recurrir a la Justicia, como familiar se recurre a la Justicia, se denuncia la situación de la persona, se le pide una pericia psiquiátrica, se le exige la pericia en Santa María y se le determina también en ese lugar el tratamiento, está internado un día ahí, se busca otro lugar de internación, porque ahí no se hace internación sino se atienden situaciones de crisis, de riesgo inminente, o se lo deriva a ambulatorio, con una decisión judicial. La estructura Judicial, ahora con la fiscalía el Dr. Bertone, con una red zonal que se está formando, porque también estamos nosotros en otros municipios, está trabajando bien, porque tenemos otros casos de derivación judicial, de gente adulta, que ha estado detenida por merodeo, ha salido en libertad bajo exigencias de trabajo, estudio y/o tratamiento y la persona responde fantástico y la Justicia complementa el control que exige. Antes lo que pasaba era que judicialmente se exigía algo y después la justicia no tenía seguimiento, dejaba la carpeta ahí y tiraban un paciente que a veces no quería hacer tratamiento. Hay tratamientos por mutual y gratuitos”.
Finalizó, aseverando que “El alcohol es la droga. Es el monstruo que creamos con todas las posibilidades legales, de incentivo, de publicidad, de sostenimiento, de bancar fiestas, el alcohol está metido de tal forma en la sociedad que hace que las pobres restricciones que tenemos con el tema de la edad, los cartelitos de beber con moderación, no hagan mella bajo ningún punto de vista. Incluso, el adulto es permisivo con sus hijos, dice, bueno, tiene 15 años que se tome algo conmigo, se profesan las previas, se le hecha la culpa a los jóvenes, pero para una previa hace falta un buen lugar, se mete en la casa de la familia, y se dice prefiero que tomen acá y que no anden tomando en la calle, que no se droguen afuera, y entonces se comienza a estigmatizar a una sustancia, permitiendo al alcohol. El alcohol es la sustancia que más muertes trae en la juventud, aparece el coma alcohólico como una nueva situación crónica y a veces mueren chicos por ese tema”.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal