Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

martes, 19 de agosto de 2014

Bebe Slek: pasar y dejar huella

Por Néstor Pousa

Desde el sábado 16 de agosto estará abierta al público la muestra “La Falda, sus verdes y algo más”, un nuevo emprendimiento de este inquieto vecino faldense.



Cuando me iba pensaba que sería de la vida sin los tipos inquietos, los que se resisten al retiro forzoso y que permanentemente generan cosas. Fueron casi dos horas de charla con Jorge “Bebe” Slek en su pintoresco Residencial Old Garden, un pequeño refugio ubicado a pocos pasos de la avenida Edén, zona neurálgica de la arteria más importante y transitada de esta parte del Valle de Punilla. El Bebe -Jorge es una mera formalidad para el DNI- me había invitado a su casa para contarme de la nueva muestra fotográfica que está a punto de inaugurar, a la que bautizó “La Falda, sus verdes y algo más…”, aunque esto terminó siendo casi una excusa. Llegué más o menos puntual a la cita y quien primero me recibió fue Mónica, su esposa y madre de sus cuatro hijos: Karen, Carla, Érica y Franco.
Mónica y Bebe son tan cordiales y excelentes anfitriones que te hacen sentir, verdaderamente, como si estuvieras en tu propia casa. En el cálido y acogedor salón con amplios ventanales a la calle, sirven té, ofrecen rebanadas de pan integral con mermelada y así la charla se distiende todavía más para que podamos hablar de algunos de los pasajes más destacados de su vida y de cómo le nació esta repentina afición por la fotografía. Me cuenta: “Cuando cumplimos un aniversario con la Asociación Serrana de Hoteles me pidieron que hiciera una muestra de fotos de todos los hoteles y de todas la épocas, esa fue la primera exposición ¡y sin ser fotógrafo!”. Luego de eso ocurrió un hecho que fue determinante: “Al tiempo fui a la casa de mis padres en donde todavía vive mi hermana Delia. Había llovido mucho y fui a revisar como habían quedado los techos de la propiedad y me encontré con una antigua foto de mis padres con marco ovalado, esas clásicas fotos que se sacaban antes, y me agarró esa nostalgia de hijo-padre, entonces me dije: ¿y si busco fotos de todas las épocas?, de toda la gente que fue pionera de La Falda. Toda aquella gente que hizo La Falda, porque mis padres en el año 1940 pusieron en esta ciudad la primera mueblería, en la calle 9 de Julio, la mueblería Don Pancho”. Con esa inspiración nació la Muestra Fotográfica Pioneros (en abril de 2011), de la que el Bebe fue recopilador y curador. “Me animé a tocar timbre y golpear puertas, pedí fotos y escaneamos un total de 333, de todas las épocas”. El Bebe quiere recalcar que para este trabajo lo ayudó mucho Toni Ceschi, proveyéndolo de una invaluable cantidad de imágenes de su colección personal, que tienen que ver con el Eden Hotel y su enigmática historia.
Las personas, en su mayoría, sentimos una fascinación especial por las fotos, y si no veamos el fenómeno que ocurre en redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram, y los millones de instantáneas que circulan diariamente. Algunas culturas ancestrales temían que si les tomaban una foto les robaban el alma, hoy sabemos que perpetúan la memoria personal y colectiva. Las fotos antiguas ejercen una mayor atracción aún, de ahí se explica el éxito que tuvo aquella muestra y el motivo por el que mucha gente abrió sus propios archivos y se acercó para ofrecer más fotos que se sumaron a la muestra y así se concretó Pioneros II (en diciembre de 2012), una versión corregida y aumentada de la primera versión.
Antes de adentrarnos en el nuevo proyecto me cuenta momentos de su vida, obviando cualquier orden cronológico. En una especie de resumen rememora que el residencial donde ahora estamos lo compró con su mujer en 1976 y desde entonces fue su negocio y su casa de familia. Aparecen anécdotas de cuando allí se alojó el célebre productor de espectáculos que inventó el festival de rock; por entonces el Bebe era Presidente del Club Atlético La Falda y transformaron la cancha Las Murallas en un gran camping para los chicos que venían al festival, luego con lo recaudado compraron el alambrado perimetral del predio. Guardará para sí la vez que durante una de las primeras ediciones del otro gran festival, el de tango, le enseñó los principios de la natación a un músico que luego se convertiría en una eminencia en la Argentina y en el mundo.
Recién después explica qué fue lo que lo motivo a redoblar la apuesta en lo que parece ser su nueva pasión: la fotografía. “Resulta que me invitan con Mónica a ver una muestra de tallados en metal en la Dirección de Turismo de La Cumbre, y viendo esas obras de arte, me dije: ‘puta, ¿y que podré hacer yo?’. Entonces le pedí a Mónica que me enseñe a usar la cámara digital, y a mi amigo Saúl Betinotti por su conocimiento de La Falda y de plantas y árboles, le pedí que me ayude. En realidad las fotos no las iba a sacar yo, pero hubo un problema con quien las iba a sacar y me tuve que hacer cargo. Fuimos con el auto y, árbol o paisaje que me gustaba lo fotografiaba, si salía mal la borraba y así resultó que tenemos 177 fotos que van a estar expuestas en el Salón Marechal. Contamos con la gran paciencia y profesionalismo de Tony Perlo, el dueño de Rosen Color, que nos ayudó mucho con las ampliaciones de las fotos; y una colega mía y de mi mujer, por ser profesora de educación física, Valeria Díaz, ex alumna nuestra y que tenemos la suerte de que trabaja acá en el hotel, fue quien me ayudó con la pegatina de las fotos en los paneles donde se van a exhibir”.

“Todo esto que hago, lo hago por los hijos, no por uno, uno ya está jugado”, dice Bebe, que acusa en la balanza (sic) 78 años. “En 1955 me recibí de Bachiller en el Liceo de Estudios Secundarios La Falda donde luego fui profesor y Mónica -que antes había sido alumna mía en el Profesorado de Educación Física- mi directora. Ejercí mi profesión en la ciudad de Córdoba, durante 30 años viaje ida y vuelta sin faltar un día hasta completar dos vueltas al mundo en kilómetros recorridos. Era otro el tránsito -advierte- con el actual no hubiera durado ni un año. Fui profe en la Escuela de Aviación Militar, en el IPEF, en el Jockey Club, en la Escuela Jerónimo Luis de Cabrera y en clubes de básquet y de fútbol. Fui docente de educación física y mi mayor orgullo -enfatiza- es haber enseñado a nadar a no menos de 3000 alumnos. Pero… el terruño, La Falda, me tiró, como a muchos que nos quedamos acá. Los antepasados, mi familia, mi comercio, mi profesión están acá”.
Para cuando nos despedimos, los últimos rayos de sol se habían apagado y el frío de afuera contrastaba con la tibieza del interior. El Bebe me acompaña hasta la puerta y recuerda una frase de un compañero suyo en sus épocas de estudiante en el profesorado: “Si paso y no dejo huella ¿para qué paso?”. Me fui pensando que sería de la vida sin los tipos inquietos.-


Muestra Fotográfica “La Falda, sus verdes y algo más…”: desde el sábado 16 al sábado 23 de agosto en el Salón Leopoldo Marechal de La Falda, de 18.30 a 21.30 horas. Entrada libre y gratuita. Invita: Secretaría de Turismo y Dirección de Cultura y Educación de la Municipalidad de La Falda.-

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal