Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

jueves, 25 de febrero de 2010

El SITRAM informó sobre la difícil situación salarial de los empleados municipales en el centro de Punilla

La Secretaria General del SITRAM y los representantes de la Federación del gremio a nivel provincial definieron un difícil panorama para las negociaciones que conduzcan a mejorar los salarios de los empleados municipales, fueron sumamente críticos del accionar del Intendente Hugo Capdevila y destacaron como ejemplo a la Comuna de Casa Grande.

En conferencia de prensa, la Secretaria General del SITRAM La Falda y Zona Hedi González, acompañada por Horacio Lonardi y Julio Britos autoridades de la Federación de Trabajadores Municipales de la Provincia de Córdoba, informaron sobre la difícil situación salarial que atraviesan las plantas permanentes de empleados municipales del centro del Valle de Punilla.
Entre las apreciaciones iniciales, los delegados de la federación definieron que “lo que destaca al gremio de municipales de los otros sindicatos es que nos encontramos con que en cada localidad tenemos un patrón diferente, con una realidad diferente, y esto significa que con cada municipalidad hay que discutir paritarias, con cada municipalidad un Convenio Colectivo, y esto genera una dificultad en la lucha. Es por eso que estamos buscando se apruebe una legislación a nivel provincial para los municipales del interior, nosotros, como Federación, representamos a trabajadores de más 400 municipios, y para poder salir de esta trampa que es tener en cada ciudad un patrón, se hace necesario establecer una negociación con un salario común para todos”.
Las dificultades por las que atraviesan para conseguir un salario digno para sus representados fueron expuestas de la siguiente manera “no todos los intendentes entienden que el trabajador hace su gestión, no todos entienden que necesita un buen ingreso, y entonces priorizan hacer acción social, que luego se convierte en votos, a mantener un empleado que pide ser bien pago, prefieren que se vaya o lo echan. No podemos salir a imponer sino a negociar hasta tanto no tengamos una ley que busque la equidad. Mientras tanto nos encontraremos con los intendentes que hacen las cosas bien, que administran bien, y no tienen problemas, y comprenden la necesidad del trabajador, e intendentes que hacen las cosas mal y tiene dificultades para facilitar un buen salario para los empleados, además de tener trabajadores en negro, jornalizados, monotributistas, contratados, becados, subsidiados, y cientos de otras formas de precarización laboral, hay municipios donde la planta de precarizados es ampliamente superior a los blanqueados. Usted dice que el trabajo en negro es y debe ser perseguido por los gobiernos, pero son precisamente los gobiernos quienes toman mano de obra en condiciones ilegales, más aún determinan cifras de incremento en negro, y esto lo hace desde la Presidente al último de los Jefes Comunales, o la aceptación de los tickes no son sumas devengadas en negro. Somos el gremio que peor estamos, porque estas infracciones están avaladas por los gobiernos de turno…No somos hipócritas, denunciamos este estado de cosas ante la Justicia, y estamos acá dando la cara para decirle a la gente que esto pasa en La Falda, Valle Hermoso, Huerta Grande y en el 99% de los municipios de Córdoba, para que los vecinos sepan, más allá de lo que escuchan por televisión, que esto pasa y que deben estar enterados. Cuando los municipios administran bien vamos a negociar un 10 % de aumento para los primeros tres meses del año y no hay problema, cuando se administra mal vamos a pedir un 5% y no pueden darlo porque tienen las cuentas en rojo, denunciamos la mala administración de los fondos públicos, las retenciones indebidas, y ellos nos salen con que no reciben la coparticipación, y los empleados siguen con escasos ingresos, con futuras jubilaciones paupérrimas y con jubilados por debajo de la línea de pobreza, y el gobierno de Córdoba pretende que estén peor aún”.
A su turno, González presentó el siguiente informe sobre la realidad regional “en La falda la situación es complicada, porque tenemos un Poder Ejecutivo sordo, que está pagando excesivas cantidades de horas extras a un sector de trabajadores, generando la desigualdad con el resto y provocando que no pueda conseguirse la unidad en el reclamo, lo mismo ocurre en Valle Hermoso, en Villa Giardino y Huerta Grande. Situación que no se da en Casa Grande, que debo decir hay que tomarlo como ejemplo, porque los empleados están bien pagos, 20% de aumento en enero y compromiso de ajuste por inflación en agosto, se les entrega la ropa de trabajo en tiempo y forma y se cumplen con todos los beneficios de ley. En La Falda hace tres semanas que estoy buscando que se me otorgue una audiencia para hablar del tema salarial, ayer estuve a las ocho en el municipio, recién a las doce, aparentemente, Pafundo y Maldonado, decidieron que no tenían treinta minutos para atenderme y me derivaron al miércoles o jueves de la semana que viene. La situación es grave, porque me adelantaron que no saben si podrán dar un incremento porque las cuentas no estarían cerrando y que si nos dan un aumento no saben si podrían pagarlo. Por ahora los sueldos están al día, pero, reitero, dicen que los números no les cierran. En cuanto a Huerta Grande, la situación es lamentable, nos enfrentamos con un Intendente sordo para el gremio, no quiere escucharnos ni hablar con nosotros, en el momento que autorizó a dos de sus secretarios para dialogar, vinieron con el libreto de lo que tenían y no tenían que decir, fue bastante duro el tema. Ellos, en esa oportunidad, dieron 200 pesos de aumento en negro, y ya tenían 800 pesos en negro, lo que hace mil pesos en negro, esa suma supera el sueldo básico. Esto hace que los jubilados no perciban ninguna mejora, porque al estar en negro no aumenta las retenciones y con ello las jubilaciones se mantienen inalterables. Finalmente, lograron que se les pase esa suma de a 50 pesos al remunerativo, ni siquiera al básico. Esto les llevará entre 36 a 38 meses el blanquear la situación, y la inflación ya se ha escapado, no se de qué manera pensarán manejar esta situación. Lamentablemente, la situación está muy mal, no le dan la ropa de trabajo, aparentemente les paga un concepto por ropa, los empleados dicen que si les paga es una miseria, que no les alcanza, no tiene cubiertas las mínimas condiciones de seguridad, no se les da guantes ni en la basura ni en el cementerio, es inaudito lo que este señor está haciendo. Y eso que estamos hablando del Huguito Capdevila, un tipo respetado por el pueblo, que el pueblo lo quiere mucho, el Huguito es palabra mayor, que equivocados que estamos muchachos, no es palabra mayor”.
Intervino, Lonardi para apuntar que “nuestra responsabilidad como Federación es apuntalar el trabajo del sindicato tras la situación en que los compañeros se hacían cargo, cuando empezamos con esa labor la Municipalidad de Huerta Grande manifestó una cierta posición de apriete para con los afiliados, orientándolos a desafiliarse, lamentablemente la necesidad, el miedo que puede provocar alguien que es capaz de salir por los medios a decir lo que se le canta de cualquier personaje del nivel que usted prefiera, provincial o nacional, que Cobos es o lo que no es, al trabajador que gana dos con cincuenta, esto le genera miedo, hay compañeros que no tienen la capacidad de darse cuenta que somos todos iguales, que todos tenemos los mismos derechos y que quienes somos más necesitados tenemos mayores derechos, lamentablemente llegaron al sindicato nueve fichas de desafiliación, cuando preguntamos por las razones, una de ellas fue que el Intendente le había dicho que se desafiliaran porque esto es una familia y que entre ellos podrían encontrar las soluciones. Lo digo públicamente porque el señor Hugo Capdevila no es un desconocido dentro de la política de Córdoba y creo que tiene injerencia dentro del radicalismo nacional, a mi me parece que si esta es la gente que nos gobierna y nos pone en esta situación no puede dejarse de decir esto. Eso se llama prácticas desleales, son denunciables, y se van a denunciar desde el sindicato y desde la Federación. Hemos sido informados que sobre el fin de semana uno de los secretarios de Capdevila ha presentado tres desafiliaciones de cinco nuevas que había conseguido el sindicato, esto demuestra la presión que se ejerce sobre los empleados. Por contrapartida, están los que piensan y saben de que sino tenemos representación gremial, sino tenemos a alguien que luche por nosotros no conseguiremos lo que necesitamos y nuestros derechos se verán avasallados, esos vienen a afiliarse y nos dicen que sigamos trabajando, que estamos habiendo un buen trabajo, hay que felicitar a la Secretaria General por la valentía y el coraje, como mujer, de asumir la responsabilidad hacerse hecho cargo del SITRAM La Falda, no es fácil lo que está haciendo”.
González cerró su exposición sosteniendo que “en Valle Hermoso hay empleados contratados con 18 y 20 años de antigüedad sin pasar a planta permanente y esto es motivo de apriete porque el contratado sabe que si reclama seguramente no le van a renovar el contrato. Ahí también corre el tema de las horas extras para algunos privilegiados y se estaría incumpliendo un acuerdo firmado ante el Ministerio de Trabajo de la Provincia. En tanto en Villa Giardino se habrían otorgado 100 pesos en negro en enero e igual suma en marzo, y con posterioridad recién serían incorporados al básico, mientras la planta política se aumentó el 7,5%. Además de esta situación, en este municipio el atraso se da en el ajuste de las recategorizaciones, teniendo empleados de mucha antigüedad en categorías muy bajas”.
La pretensión de los sindicalistas es que “la escala salarial parta de un básico de 2000 pesos, para que con todos los descuentos, el ingreso de bolsillo llegue a los 1.620 que es el sueldo mínimo, vital y móvil establecido, de ahí llega a los 3. 644 en la categoría 24 que son muy pocos, porque se tiene que dar las condiciones de antigüedad unidas a las de aptitud y actitud necesarias para escalar en el escalafón. Esto es lo óptimo, sino se dan las condiciones tratamos de negociar de la manera más favorable, porque no se puede matar a la vaca que ordeñamos a diario. Estamos tratando de mejorar la situación de los empleados, en donde se nos escuche y se pueda negociar avanzaremos, en donde se nos pongan trabas habrá lucha gremial”.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal