Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

viernes, 28 de agosto de 2015

Qué hacemos con el Dique de La Falda?

La convocatoria de la Cooperativa de Agua y Servicios Públicos La Falda Ltda. cerró con la decisión vecinal de participar en las acciones que se determinen para paliar la situación. El saldo negativo fue la ausencia de representantes del gobierno provincial, lo que impidió sentar las bases para encarar las posibles vías de solución a la colmatación del embalse.

El interrogante fue la motivación para la convocatoria de la Cooperativa de Agua y Servicios Públicos La Falda Ltda. a especialistas en la materia, autoridades municipales, legislativas, institucionales y población en general, para, una vez más, tratar de despertar el interés sobre la grave situación del dique, que como se sabe es la fuente que permite que un alto porcentaje de los habitantes de Valle Hermoso y La Falda cuenten en sus domicilios con el servicio de agua corriente.
La reunión comenzó con la exposición del Ing. Carlos Catalini del Instituto Nacional del Agua –Región NOA- quien recordó los resultados del diagnóstico realizado por la institución que representa a pedido de la Cooperativa en 2010.
El profesional destacó que “…los resultados arrojados a 2010 en cuanto a volumen disponible de 0,8 hectómetros cúbicos iniciales pasó a ser de 0,45 hectómetros cúbicos. O sea, una reducción bastante importante, casi la mitad de lo disponible, con un volumen de sedimentación del orden de los 0,35 Hectómetros cúbicos, y una producción aproximada del orden del 1% anual. En ese momento se hablaba de una vida útil del orden de los 17 a 20 años. Si lo comparamos a hoy, 2015, el volumen se redujo más, reduciendo el volumen de captación de agua de la presa e incrementándose el volumen de sedimentación. Un asentamiento que representa cuarenta mil camiones de 10 metros cúbicos de capacidad de transporte…hoy, estaríamos hablando de una década de vida útil si no se toman medidas o se genera una obra complementaria”.
Por su parte, el Geólogo Héctor Frontera tras mostrar parte del trabajo desarrollado para explorar fuentes de agua alternativas, sostenía que “tenemos que tener presente que el ciclo hidrológico es uno solo. O sea, la lluvia, el agua superficial, y el agua en el subsuelo, están todos interconectados, uno funciona a continuación del otro y forma una sola unidad. Las aguas subterráneas es un tema que en cierta medida se lo ha depreciado, pensando que como no se ve, no está presente, sin embargo tiene una importancia bastante grande como para tomarlo en cuenta y ser usado en forma complementaria o principal, en algunos lugares, para la provisión de agua a la ciudad de La Falda. Considero al Valle de Punilla como una ciudad larga, entonces, todas las implicancias de cada una de las localidades repercute en las otras, el problema no es sólo de La Falda sino de todo el Valle de Punilla, porque la situación que se ha planteado en años anteriores, en los cuales ha existido una emergencia hídrica, las otras localidades también las sufrieron, no la pasaron mejor que ustedes. Creo que ha llegado el momento, y dado las explicaciones que ha expuesto el Ingeniero Catalini, que tenemos que tomar medidas a largo plazo. O sea, no podemos estar pretendiendo resultados a cinco o un año, si va a llover mucho, si vamos a tener El Niño o La Niña, hay que alejarse de ese marco referencial y plantearse uno más amplio, y esto va acotado otros aspectos importantes, entre ellos el turístico como industria de la que se vive, y hablo de ladrillo versus agua, y ese es uno de los temas que las autoridades deben tener en cuenta para legislar, por qué, porque el recurso agua es limitado, no es ilimitado, con lo cual tenemos que plantearnos hasta dónde queremos crecer, hasta dónde queremos seguir aumentando nuestra población, es un tema a manejar y por eso que no es un tema exclusivo de La Falda sino una problemática común al Valle de Punilla.
Conocemos los niveles de agua de lluvia que caen, pero desconocemos cuál es el nivel de escurrimiento de aguas de lluvia al subsuelo, y este es el otro dique La Falda extendido en la región. O sea, es una fuente adicional del recurso, la cual tenemos que evaluar y tratar de utilizar en su justa medida.
Informalmente tenemos registrados más de trescientos pozos y perforaciones en el Valle de Punilla, ahora, hasta dónde vamos a seguir perforando, porque con el avance de la tecnología te dicen le perforamos en cualquier lado para que tenga agua, entonces cada emprendimiento va haciendo su fuente de extracción de agua individualmente, sin que esté en el contexto general, lo cual implica que no sabemos cuánto está extrayendo…Hay que buscar la forma de controlar la parte que se está extrayendo de las corrientes subterráneas, que como les decía no se sabe que dimensiones tiene ni cuánto se puede extraer, por otra parte, sin dudas, tiene límites, es limitada. También hay que considerar las corrientes contaminadas con nitratos a causa de los pozos negros en los sectores donde no hay cloacas o las mismas son de reciente construcción. ..Necesitamos saber el caudal de nuestras aguas subterráneas y ponderar la cantidad que se puede extraer sin correr el riesgo de agotarlas, porque, reitero, es un recurso limitado. Y esto debemos hacerlo en toda la zona, desde La Cumbre hacia el sur, porque sabemos que están conectados, y conocer cuánto se está extrayendo en la actualidad… Por eso digo, tienen que sentarse provincia y municipios y decidir qué van a hacer en los próximos cincuenta años con el Valle de Punilla y la cuestión del agua, porque se puede acabar, hay ejemplos en el mundo en las cuales han desaparecido comunidades por faltante de agua. He visto como elevan agua mil metros, en México, para abastecer al Distrito Federal, es una situación extrema. Aquí, qué otra cuenca tenemos, si a lado tenemos la cuenca de Sierras Chicas en la cual están padeciendo, peor que ustedes, la situación. Entonces, hay que buscar una salida a esto, porque el Dique de La Falda tiene su vida útil, quedará como un espejo en su mínima expresión, pero hay que ir buscando otra fuente alternativa para cuando llegue el momento, de acá a diez años, que ese tiempo pasa rápido y las obras que hay que hacer no son pequeñas, son de inversión importante, pero yo empezaría por evaluar qué es lo que hay en el subsuelo…”
El valor turístico del dique fuere rescatado por Fabián Capdevila a través de una fotografía de sus primeros tiempos donde se utilizaba para prácticas deportivas, paseo en ciclobotes y demás, definiendo que “estamos desperdiciando un recurso turístico de primer orden”.
Con posterioridad, Edgar Madrid, apuntaba que “estamos acá porque nos interesa, porque tenemos que empezar a tomar decisiones por nosotros mismos, porque nadie va a venir a hacerse cargo de nuestros problemas, porque a pesar de que el dique depende del gobierno provincial, nosotros si dependemos de el y es nuestro problema, y la provincia no va a venir a hacerse cargo de nuestro problema salvo que se lo exijamos. Hagámonos cargo y a partir de hoy comencemos a hacer algo, porque el dique tiene algunos años más de vida pero va a llegar el momento en que va a dejar de ser útil, podemos asegurarlo, porque hace cinco años tenía cinco años más de vida que hoy, es tiempo de actuar…”.
El intendente Eduardo Arduh intervino, expresando que “…acá hay tres grandes actores en los problemas de agua, que son la Provincia de Córdoba que es la dueña de los cursos agua, inclusive el dique, la Municipalidad de La Falda que es el poder concedente del agua y la Cooperativa de Agua que es quien hoy tiene la concesión. Preguntaban qué se había hecho de 2010 a esta parte, y voy a hacer referencia a lo que decía el Sr. Frontera que es muy importante, habló de ladrillos versus agua, hay ejemplos en el Valle de Punilla donde la construcción se ha hecho en forma indiscriminada como en Carlos Paz, donde pueden ver edificado hasta una parte muy alta de la montaña, la Falda en eso tiene un Código Urbano que impide la construcción tanto en altura del edificio cuanto de invasión a la montaña, que son cosas que hoy no se ven, pero que a futuro tendrán seguramente un impacto positivo. Nosotros con la Cooperativa hemos viajado a Buenos Aires, en el año 2011 y 2012, para hablar con el, por entonces, Ministro de Obras Públicas para empezar a tomar cartas en el asunto en forma conjunta, la última respuesta que tuvimos es que la limpieza del dique era inviable técnica y económicamente, significa que no se puede limpiar. Dragar sí. Por supuesto, que antes de dragar el dique hay que hacer un montón de obras, porque si tuviéramos la suerte y los recursos, de no hacerlo bien, en poco tiempo, volveríamos a tener el dique colmatado. Existía un paliativo para eso, que era la construcción de una especie de compuertas inflables que iban a aumentar la capacidad del dique… (obra que incluida 4 válvulas exclusas de la toma de agua y dos válvulas exclusas del descargador de fondo y sus accesorios) como todos conocen esto no se pudo hacer por alguna razón. El Sr. Frontera decía recién, con razón, que de seguir depreciándose vamos a tener un espejo, sí, pero si seguimos así en algún momento vamos a tener un pantano. Creo que vamos a conseguir fuentes alternativas, hoy la Cooperativa potabiliza cinco millones de litros por día, y se consume, seguramente vamos a trabajar como lo venimos haciendo, pero qué va a hacer La Falda dentro de diez, quince o diecisiete años con un pantano sobre nuestra principal oferta turística que es el Complejo 7 Cascadas que se encuentra aguas abajo del dique, esto también hay que pensarlo. Las soluciones técnicas y económicas están absolutamente fuera del alcance de la Cooperativa y del municipio, hemos ido a buscar recursos a la nación y en cuatro años no hemos conseguido nada, vamos a volver a seguir trabajando en esto para ver cómo se hace, decía el profesional que hay que hacer obras muy importantes aguas arriba primero, antes de pensar en una solución para el dique. Es decir que hay que parar la colmatación del dique para empezar a limpiar. Es un avance el Código Urbano, nosotros sabemos hasta donde queremos crecer, muy poco más, por cuestiones paisajísticas, ecológicas y por el recurso agua. Tendremos este asesoramiento técnico, el resto es trabajar para algo que está lejos de nuestro alcance, seguramente seguiremos golpeando puertas por lo menos para tener una mayor reserva de agua en el dique, que estas obras ofrecidas hace tres años se concreten por un lado, y por otro trabajar aguas arriba y en el dique para tratar de paliar la colmatación”.
El legislador electo Hugo Capdevila, expuso que “quiero decirles que asumo en diciembre como legislador y que me esperen hasta entonces, tenemos el diagnóstico y no creo que tengamos que ir tan lejos, felicito al Intendente y a la gente de la Cooperativa que han ido a Buenos Aires, pero si el dique pertenece a la provincia, vayamos con los tapones de punta a la provincia, ellos tienen que solucionar este problema, la población nos va a acompañar, pero nosotros que somos las autoridades tenemos que ir, no creo que vaya a ser tan difícil, y les digo que no porque tengo un carácter muy especial y muy fuerte, a veces no lo aparento, pero vamos a patear muy fuerte, no nos pueden venir con la promesa de los gomones y la historia del dólar, sino hay gomones hacelo de cemento, no nos pueden venir con que no hay gomones y entonces no hacemos nada, por lo que veía fue una promesa de campaña. Y no vengo a hablar mal del gobierno sino que estoy arto de promesas de todos los políticos en campaña, continuamente, prometen de todo. Cuando asuma, con la Cooperativa y el Intendente, nos vamos a ir directamente a la DIPAS, que no vino estando invitada, para que nos den una solución, qué tenemos que ir a pelear a Buenos Aires, que pidan ellos…les prometo que lo vamos a hacer y lo vamos a lograr…”.
Con posterioridad, el Dr. Benjamin Malamud opinaba que “el problema del agua es un problema de salud pública, cuando escasea o es de mala calidad tenemos problemas de salud en la población. Por lo tanto, aún en la ciudad que pretende ser saludable y está haciendo todo lo posible para lograrlo, es un tema que tenemos que entenderlo como tal, que no es solamente un problema local, es un problema de toda el área central, es un problema común que se comparte. Acá hay dos temas que me preocupan, uno, el agua como problema de salud, que no es solamente hidratación, nutrición, higiene, sino también el aspecto social, de la vida social de un pueblo, es también la proliferación de las enfermedades infecciosas, los que hemos vivido algunos años sabemos que hay enfermedades que fueron erradicadas con la calidad del agua que tenemos en este momento, nadie se acuerda de las epidemias de hepatitis, también las vacunas nuevas que se han incorporado, pero las parasitosis, tifoideas, que teníamos antes ahora no se ven. Los que vivimos con una calidad de agua mejor no debemos olvidarnos de lo que pasaba cuando no teníamos esa calidad. Después un problema local, se dijo acá que la cuenca depende de la provincia y la provincia no puede desligar de eso, que es un tema nacional también, en esta zona residen colonias de vacaciones de obras sociales de toda la nación, por lo tanto acá vienen a veranear un porcentaje importante de esa población que merece tener buena calidad de agua, lo que es un motivo para convencer a autoridades nacionales que no se desliguen de la cuestión. Pero, aparte, este es un problema político y cultural también, el señor legislador electo hablo de futuro, actualmente tenemos un legislador, creo que no ha renunciado a su cargo, y es médico, no sé si fue invitado, pero sería importante una actualización, en esta asamblea no está, pero sería importante que nos diga que es lo qué se está haciendo actualmente por este objetivo…Creo que este es un desafío para toda la comunidad, es un desafío político, es un desafío cultural, los incendios como fuente de desforestación es una de las principales causas de colmatación y es una responsabilidad de todos. Entendamos, que estamos hablando de un problema de salud, que es tan importante como la vacuna, como la buena nutrición, como la buena convivencia…”.
Con posterioridad, llegó la participación vecinal, la que fue importante en la medida que se vio impactada por lo descripto con anterioridad, que en resumidas cuentas demuestra la grave situación por la que atraviesa el embalse, y que fue plasmada en definiciones que hablan de diez años de vida útil, del ingreso de sedimentos diarios que alcanzan a entre 25 y 38 metros cúbicos, de la posibilidad de tener en un futuro no muy lejano un pantano instalado en una zona de crecimiento residencial permanente y con ello la seguridad de la imposibilidad de tener acceso al agua sino aparecen fuentes alternativas. En función de ello, los vecinos plantearon su participación personal y como propulsores de las medidas que se adopten con el fin de paliar la cuestión.
De manera que parte de lo buscado se cerró en forma exitosa, pero quedó un saldo negativo, el que los representantes del gobierno de la provincia, siendo éste quien detenta la autoridad sobre los cursos de agua, no estuvieran presentes aún cuando habían sido invitados e inicialmente habían comprometido su asistencia. Sin su participación nada puede ponerse en marcha, por ende habrá que determinar qué tipo de acciones deberán llevarse a cabo para que se decidan por intervenir, algo más de treinta mil habitantes del centro de Punilla esperan por sus conocimientos técnicos, aporte económico y decisión política.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal