Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

viernes, 10 de julio de 2015

De Príncipes y Coristas… (IV y última parte)


Por Rubén Rubio (Junta Municipal Historia La Falda)

Ya hemos cronicado la ausencia de los príncipes Humberto de Saboya y Eduardo de Gales en el Edén Hotel de La Falda. Ahora es el turno de las coristas del Folies Bergere. ¿Estuvieron aquí? ¿Alguna de sus reconocidas estrellas fue huésped?

“El Folies Bergère es un famoso cabaret de París, que tuvo su mayor esplendor desde los años 1890 a 1930. A finales del siglo XX, como consecuencia de la relativa desafección del público por los espectáculos de revista, el teatro pasó a ser utilizado para comedias musicales, actuaciones de grupos de baile, etc.” (1)

Son numerosos los nombres de artistas que pasaron por allí: Josephine Baker, Mistinguette, Ives Montand, Edith Piaf, Jean Gabin y otros. Como número artístico de revista, estuvieron en Buenos Aires en 1954 en el Teatro Opera. ¿Cuál de las figuras mencionadas fue huésped del Edén Hotel?

Nos detendremos en la figura de la bailarina franco-estadounidense Josephine Baker (1906-1975), quien estuvo en Córdoba en octubre de 1929. El mismo año del “crack” financiero capitalista, el penúltimo en que Hipólito Yirigoyen fuera presidente y en el que el gobernador radical cordobés, Dr. José A.Ceballos firmara el decreto por el que se elevaba a Municipio de 2da categoría al pueblo La Falda. En ese mismo mes se presentaba en la ciudad de Córdoba el primer filme sonoro de la mano del empresario Max Glücksmann.
Con el “slogan” de la atracción más costosa del Universo, Josefina Baker se presentaba el 3 de octubre en el Cine Capitol, con su Jazz de Negros y el dúo cómico Buonavoglia-Moreno, tan sólo por dos días. Al día siguiente, concurrió a las oficinas del matutino La Voz del Interior, acompañada por su esposo el conde Peppino. Una curiosidad: en el epígrafe de la fotografía, junto a varias personas, se menciona a la cronista social señorita Solari; no tenemos más datos, pero no debemos decir que no era frecuente la presencia femenina en los medios periodísticos cordobeses (2). Más tarde, concurrió hasta las inmediaciones del dique San Roque, donde sufrió una descompostura y regresó al hotel donde se alojaba.
Luego de su segunda y última presentación, compartió, junto a su esposo y todo su elenco, un asado regado con cerveza en las instalaciones de la Cervecería Córdoba. La Venus de bronce “recorrió las instalaciones de la fábrica exclamando varias veces: ¡Formidable! ¡Colosal!...se sentaron ante una kilométrica mesa donde se sirvió el asado acompañado del rubicundo producto…debiendo aclararse, que la Negra no se atracó de carne ni se pasó con la cerveza, cuidando la línea” (3). El periódico detalla la nómina de comensales, de ambos sexos, pero entre los cuales no se encuentran aquellos apellidos tan afectos a visitas principescas o a las reuniones del club de la Isla Crisol.
Si bien su presencia suscitó comentarios (a favor por su espontaneidad y en contra por su audacia en el movimiento de caderas), por la fuente consultada, no fue huésped del Edén Hotel. Quizás otro/a integrante corista de Follies Bergere pudo haber estado; lo desconocemos y es una invitación a profundizar, a ampliar esta pequeña investigación.
Josephine Baker regresaría al país en 1954 interesándose por la situación de los niños argentinos. En ese momento, visitó algunas de los Hogares de la Fundación Eva Perón, no ahorrando críticas negativas lo que le valió cierto resquemor de los círculos peronistas del momento.

Conclusiones

Agradeciendo la gentileza de este semanario en la publicación de estas notas, deseamos señalar que la intención rectora fue la de clarificar, según fuentes disponibles, la presunta presencia de “huéspedes” famosos del Edén Hotel. Se ha escrito, repetido, transcripto, quizás con buena intención pero sin fundamentación. Si bien las conclusiones de estos cuatro artículos son provisionales, dado que puede aparecer información confiable y fundada que la modifique, es también una invitación a aportar todo aquello que puede ayudar a conocer mejor el pasado local.

Por último una reflexión. Los medios periodísticos de ese entonces señalaban el regocijo de la población ante las visitas principescas o artísticas. Ahora bien: haberlas incorporado a nuestro imaginario popular, como huéspedes de un conocido hotel, ¿jerarquiza al establecimiento y a la ciudad? ¿Mejora la imagen de la población anfitriona? ¿Remite a un pasado con “glamour” pero perdido después? Los huéspedes menos conocidos, como los habitantes de toda clase social pero que contribuyeron con su esfuerzo no publicitados al crecimiento de La Falda ¿no merecen ser citados, estudiados, reconocidos? Para pensar. Es un desafío, es una propuesta…


1)Wikipedia. Artículo Folies Bergere.
2)La Voz del Interior. Córdoba. 4 octubre 1929
3)La Voz del Interior, Córdoba, 8 octubre 1929

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal