Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

viernes, 13 de noviembre de 2015

Sobre el diferendo tripartito del Museo Ambato

Por Alberto E. Moro

La Asociación Civil Amigos del Museo Ambato, a cuyos integrantes debe felicitarse por su persistente activismo, ha resucitado al monstruo. Ahora viene la parte más difícil… ¿Quién se hará cargo de domesticarlo, amamantarlo y sostenerlo a través del tiempo sin contar con los fondos necesarios?


Como ciudadano interesado en el tema museológico, y con el solo afán de contribuir a la solución del diferendo suscitado entre la Municipalidad de La Falda y una asociación civil local, provocada por una actitud avasallante del gobierno nacional, me permito opinar al respecto, en base a los E-mails recibidos, los comentarios escuchados y a lo leído en Ecos de Punilla.
Como “hombre precavido vale por dos” y a sabiendas de que no faltará quien diga “y este para qué se mete” aclaro, para quien no me conoce y pueda leer este texto, desde donde, o con qué avales me expreso al respecto. Lo hago como fundador de un museo que ya lleva 28 años de existencia y como quien ha visitado importantes museos en cuatro continentes, habiendo participado en numerosos foros y eventos museológicos nacionales e internacionales cuya certificación obra en mi poder, teniendo además formación universitaria en Antropología y Arqueología con sus titulaciones correspondientes.
Por si ello no fuera suficiente, declaro haber sido amigo circunstancial del fundador del Museo Ambato, con quien sostuve en su momento largas y reiteradas conversaciones mientras paseábamos por el amplio predio que circunda a la casona que albergaba la colección, razón por la cual siempre me interesaron los avatares posteriores a la desaparición física del Sr. Araldo Rosso.
Por si hiciera falta una prueba de ello, yo fui la única persona de La Falda que envió en su momento una carta (cuya copia tengo archivada) a la entonces Directora de Patrimonio Cultural de la Provincia de Córdoba, advirtiéndole que la colección sería levantada y trasladada por manos seguramente inexpertas y a un lugar entonces poco seguro como era el Hotel Edén, corriéndose así el riesgo de rotura y/o pérdida por robo de las piezas. No obtuve una respuesta oficial, pero lamentablemente mis predicciones se confirmaron.

Tenemos en este diferendo tripartito, los siguientes actores:
a) Un gobierno municipal que bajo ningún concepto puede hacerse cargo en nombre de la ciudad y con los dineros públicos del oneroso mantenimiento de un museo y su campus que jamás podrá sustentarse con el importe de las entradas, sea cual fuere su monto, y mucho menos de afrontar los sueldos de un personal idóneo, que por lo demás no lo hay residiendo en nuestra ciudad. A lo sumo, el Municipio podría aportar lo suyo con el mantenimiento del jardín por parte de personal municipal y la impresión ocasional de folletería para la difusión de las actividades del museo. Por lo demás, es la Municipalidad de la Ciudad de La Falda la única depositaria del edificio y su entorno por mandato provincial, y la única institución a la que le compete toda potestad y responsabilidad por lo que se haga con el mismo. Esto es un mandato taxativo y nadie puede arrogarse esos derechos bajo ninguna circunstancia.
b) Una asociación civil denominada “Amigos del Museo Ambato” -insólitamente fundada 14 años después de que el museo había cerrado sus puertas y dejado de existir como tal- la cual cumplió la loable tarea de luchar para que el mismo fuera restablecido con el material rescatado después del robo -seguramente con complicidades locales que aún no han sido descubiertas- perpetrado por los consabidos traficantes de piezas arqueológicas. Quien esto escribe ha participado en reuniones de la Federación de Asociaciones de Museos de la República Argentina (una de ellas en la Casa de Mujica Láinez en La Cumbre), por lo que tiene bien en claro que las asociaciones de este tipo son entidades de beneficencia y apoyo sin fines de lucro cuya finalidad es trabajar para acercar gente al museo o recaudar fondos para ayudar a su funcionamiento. Bajo ningún concepto tienen funciones directivas ni cargos ejecutivos en algo tan delicado que requiere personal altamente especializado y capacitado en Museografía. Por ello es improcedente que en lugar de aportar, esta asociación esté requiriendo al municipio hacerse cargo de responsabilidades económicas a las que no está en condiciones de acceder, y en base a las mismas solicitar que se le entregue la propiedad por 10 años en un muy cómodo “comodato”.
c) Un gobierno nacional que, pasando por encima del gobierno provincial y de nuestro gobierno municipal, entabla relaciones personales de nivel presidencial y ministerial con un grupo de auto-convocados que no tiene entidad para soslayar a las autoridades legalmente constituidas, a las cuales desde los estamentos más elevados de la nación no se les ha dado ni la información ni la participación que corresponde si nos atenemos estrictamente, como debe ser, al orden jerárquico constitucional. Y además se permitió faltando a las más elementales reglas de protocolo, “inaugurar” por videoconferencia presidencial y con la presencia sorpresiva y por lo tanto inesperada de un Ministro de Cultura de la Nación, un museo cuya restauración está apenas en ciernes. Ello con la presencia de activistas políticos munidos de banderas, bombos, pancartas y los habituales cánticos –según hemos sabido- con lo cual se convirtió en un acto faccioso y partidista en vísperas de elecciones, lo que debió haber sido una supuesta conquista para la ciudad.

Una vez identificados los actores, sus características y su accionar, se explican ampliamente los mal entendidos, los cuales esperamos que se solucionen localmente, ya que nada puede esperarse de un gobierno y un ministerio que en pocos días perderán toda posibilidad de intervenir en los asuntos públicos, lo cual torna aún más inaceptable su activismo discursivo de último momento con finalidades claramente político-partidarias.
Quien esto escribe sabe por experiencia y sufrimiento que mantener un museo en funcionamiento es una tarea esforzada e inacabable, plena de situaciones imprevistas que podríamos llamar “colaterales” de difícil solución. Me pregunto: ¿cuál es el futuro de un museo como el Ambato en nuestra ciudad? Aroldo Rosso, que había montado magníficamente su museo, y que lo llevaba adelante con su presencia permanente en el lugar y con ciertos privilegios económicos que ya no existen, se quejaba sin embargo del poco interés que suscitaba, la lógica escasez de visitantes, y por lo tanto, los exiguos ingresos.
La Asociación Civil Amigos del Museo Ambato, a cuyos integrantes debe felicitarse por su persistente activismo, han resucitado al monstruo. Ahora viene la parte más difícil… ¿Quién se hará cargo de domesticarlo, amamantarlo y sostenerlo a través del tiempo sin contar con los fondos necesarios? Que no sea un Moloch es nuestro deseo.
¿Cuándo se vaya la Gendarmería –lo que fatalmente ocurrirá más pronto que tarde-- quién se hará responsable del resguardo de la colección que es patrimonio cultural de Catamarca?
Haciendo un modestísimo aporte, creo que una de las posibilidades sería que la Municipalidad de La Falda, ad referéndum del Estado Provincial y ejerciendo su plena potestad sobre el destino de la casona y el predio de la misma, solicite su adscripción al Museo de Antropología de la Universidad Nacional de Córdoba, y dejar en manos de ellos el manejo técnico del mismo y la obtención de recursos por parte del Estado Provincial. Ello no impedirá sin embargo, que puedan realizarse allí otras gestiones propias de un centro cultural auspiciadas por la comuna en su función indelegable. De esa manera, los entusiastas integrantes de la Asociación Amigos del Museo Ambato, a quienes deben agradecérseles los servicios prestados, podrán cumplir su función específica colaborando generosamente ad-honorem con el museo y las actividades conexas que pudieran generarse.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal