Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

lunes, 9 de noviembre de 2015

La desarticulación del relato (Segunda Parte)

Por Alfredo Ferrarassi

Pasaron las elecciones generales, la primera vuelta de este sistema que determina este procedimiento electoral al no alcanzarse ciertos requerimientos.
Más allá del tecnicismo legal, lo que observamos es un alarmante y preocupante deterioro social, que está alcanzando niveles, al menos hasta hace un tiempo insospechados de intolerancia, agresión y sectarismo, que no podemos dimensionar en que puede llegar a terminar esta manera de concebir la política y de plantear estrategias maquiavélicas que pueden terminar resultando incontrolables.
Las personas medianamente reflexivas, es decir aquellas que ven más allá de sus narices, no salen del asombro por el nivel de intolerancia que ha tomado la campaña y al callejón sin salida a que algunos políticos están llevado a la sociedad sin importarle el costo humano, los daños colaterales que pueden tener, antes priman sus ambiciones y su mesianismo, y por cierto los conjuros de los publicistas, que si esto no termina en una situación calma, algún día deberían rendir cuentas de sus asesoramientos, porque no puede ser el ciudadano de a pie, el que pague las consecuencias del juego de los tronos que disputan el populismo y por el otro lado, el neoliberalismo que se trata de imponer para endeudar más al país y ganar sumas enormes en las comisiones de los créditos que se deberán solicitar para contar con una base de reservas, permitiendo al mercado imponga sus intereses y que quien deba pagar este desaguisado sea el pueblo trabajador, como ya lo fue en los treinta cuando los lomos negros, los “conservas” no solo hicieron “fraude patriótico”, sino que sacaron provecho de la crisis económica, para llenarse los bolsillos con negociados de toda laya o después la experiencia de los noventa.
Con lo cual no es nuevo lo que se vive en estos días, por un lado el modelo populista, agotado en su instancia kirchnerista y el liberalismo retardatario y entreguista que lleva adelante la rancia aristocracia porteña, que en última instancia es la madre de todos los males que ha padecido y padece la Argentina.
Sin duda Cristina se equivocó de cabo a rabo, cometió todos los pecados habidos y por haber, multiplicando los siete capitales varias veces, sin embargo Macri no le va a la saga, y por más que se trate de ocultar es el candidato con más causas judiciales en su contra de los dos postulantes a la presidencia, aparte de tener el record de vetos a las leyes de carácter popular y reinvindicativo.
Volviendo a la Presidente, creo que se la ha castigado por su necedad, por su soberbia y por su falta de “timing” político. Sin dudas se equivocó con la fórmula de Provincia de Buenos Aires, ya que ni Fernández y menos Sabatella eran queridos, pero esta derrota y otros resultados en el interior merecen ser analizados para no equivocarnos con esta macabra y demoniaca campaña de algunos publicistas que parecen haber estudiado con Joseph Goebbels, porque aquello de “miente, miente, que algo quedará” es la acción preferida, sobre todo por Duran Barba, quien continúa llevando a la sociedad, junto a Macri, a un abismo social de impensadas consecuencias.
En primer lugar, aquella ha sido golpeada y le costará reponerse de la derrota infligida y hasta deberá elaborar, si desea volver algún día, una campaña que “suavice” su imagen. Pero el PRO ha vuelto a sus andanzas, a denunciar sospechas de fraude en todas las provincias donde ha perdido, a instalar que les quieren robar las elecciones, cuando en realidad luego los Tribunales Electorales terminan demostrando que salieron segundos cómodos.
También queriendo hacer ver que ellos han ganado la primera vuelta, cosa que es absolutamente mentira, si bien achicaron la diferencia, fueron segundos. Así mismo “que son lo nuevo”, lo joven, cuando la familia Macri, incluido Mauricio, han vivido haciendo negocios con el estado nacional y este último en particular, desde hace veinte años, especialmente en el menemato, sistema al que añora desde su neoliberalismo a ultranza.
Argumentan que fue Presidente de Boca y que no participaba de nada, pero solo pregúntese ¿acaso vivía del aire ese tiempo?, cosa imposible por cierto, con lo cual es evidente aprovechaba esta circunstancia para atender sus intereses.
El ser “ganador”, se ha transferido a exitoso, y observemos que se ha instalado un cholulismo alarmante, al grado que un pésimo bailarín, en realidad un saltimbanqui desarticulado, tiene ahora seguidores de su pseudo paso y hay academias de baile que enseñan esta parodia de elegancia y buen gusto. Fruto esto, de los millones de pesos que se ponen en la campaña para instalarlo como lo más, lo súper, lo “bienudo”, con lo cual los otros, incluidos los que no votamos a ninguno de los dos, somos los “gronchos”, los “zurdos”, los “grones”, los “incultos”.
Freud que no era ningún gilipollas hablaba de los actos simbólicos, cosa que profundizó Jung, con lo cual siguiendo el pensamiento psicoanalítico, veremos que el mensaje que envió desde su inconsciente Macri es que se siente, más allá que lo trate de reprimir y disimular, un “lomo negro”, un oligarca, un conservador hecho y derecho. Porque nadie en su sano juicio, se le ocurrirá sabiendo el significado profundo que tiene, bailar con una galera, símbolo inequívoco de una clase social que hambreo al pueblo a lo largo de la historia y lo hizo saltando y rebotando con desparpajo, tal cual pudo verse en una foto de la Voz del Interior. Esto nos habla de la impunidad que siente, del mesianismo que “curte” y de lo poco que le importa el “estado llano”.
Ya su “delfín” Vidal habla de suprimir más de cincuenta mil beneficios a la educación, investigación y otros planes vigentes en la Provincia de Buenos Aires. En Córdoba, su máximo aportante, Mestre ha enviado un proyecto de aumento del boleto y así se adelantan los ajustes que vendrán donde la “Nueva Alianza” gobierna. CarlosMelconian, el pope del proyecto económico prosista, ya anuncio una devaluación del 60% y al igual que su jefe considera al salario un gasto, por lo tanto se lo deberá bajar, entonces las palabras huelgan y solo les pido que piensen en lo que viene y si eso es lo que queremos.
Si comparamos los datos económicos, o sea la realidad incontaminada de los números, veremos que mientras Scioli bajo la deuda en relación al PBI en Pcia. de Bs. As., Macri la subió multiplicándola por siete en la CABA, con lo cual aquello de exitoso gobernante es una ficción digna de la ironía de los hermanos Marx que de la verdad estadista.
Nos quieren hacer ver que solo hay dos opciones, sin embargo hay tres, el voto en blanco es la otra, pero si no quiere hacerlo está en su derecho a ponerlo por cualquiera de los dos que han quedado, solo que volvemos al Cabildo Abierto del 22 de Mayo de 1810, porque nadie, absolutamente nadie de los ex candidatos puede subrogarse el derecho a ordenarle que su voto hacia él debe ir hacia otro.
Es una patraña, llámese Massa, Stolbizer, del Caño o Rodríguez Saa, porque después de la primera vuelta cada ciudadano asume la retroversión soberana de votar por quien se le plazca y en libertad, sin miedo, sin tener que rendir cuentas a nadie.
Hacemos hincapié en esto porque los perdedores, en especial algunos muy cercanos territorialmente, tratan de orientar a esos votantes hacia sus juegos e intereses. Pero fundamentalmente porque esa cifra cercana al 30% puede definir una elección y el futuro, entonces pensemos que el argumento del PRO es similar al del Virrey Cisneros, los votos son transferibles a los candidatos o sea a los ex representantes del Rey de España, entonces impedido de ejercer la función y esta postura es mentira, el derecho vuelve a cada uno de nosotros, sin que nos puedan obligar a que automáticamente debamos por votar por tal o cual.
Señores somos libres y podemos decidir entre la vuelta al menemato, al fraude patriótico, a los galerudos o exigirle al otro candidato un nuevo Contrato Social con más inclusión, derechos y transparencia.
De nosotros depende asumir la soberanía popular, hacer los reclamos necesarios, los pactos pendientes o farandulizar el futuro del país, prendernos de baile del policastro y en un plazo no muy lejano recrear los setenta en su faz más triste y dolorosa.

…Memoria ciudadanos!



0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal