Nombre:
Lugar: La Falda, Córdoba, Argentina

El titular ha superado los 25 años en la actividad periodística, habiendo participado de los medios gráficos de la región, ha sido director de medios radiales y ha hecho televisión, fue corresponsal de La Voz del Interior.

sábado, 10 de octubre de 2015

Crisis en el sistema de salud del centro-norte de Punilla

Dra. Graciela Gomeñuka: “hay que hablar de una política de salud de fondo, no pueden mirar las autoridades provinciales para otro lado”

La funcionaria faldense puso de manifiesto la crisis existente y la dificultad para encontrarle soluciones de fondo, al menos por el momento, manteniendo sus expectativas en la asunción de las nuevas autoridades, tanto a nivel provincial como regional, para tener un marco posible de diálogo que permita sentar las bases de una nueva política de salud para el corredor. En tanto, se busca llegar al gobierno de la nación con el problema para ver si se obtiene algún tipo de aporte.


En el marco de la crisis en el sistema de salud de la región, la Secretaria de salud de la Municipalidad de La Falda, Graciela Gomeñuka, participó del programa Tal Cual de la Televisión local, donde diagnosticó que “esta fragmentación del sistema de salud es nacional y provincial, nosotros somos un granito más dentro de toda esta gran roca, la que hace que cada uno tenga su kiosquito y lo pueda manejar como quiera sin una articulación real, porque me parece que las políticas de Estado, provincial y nacional, de pronto miran para otro lado. Es decir, con muy buen criterio dicen que los municipios tenemos que ocuparnos de lo que es atención primaria de la salud, lo que hace a la prevención y promoción, pero a su vez nos dan efectores para que estemos manejando otras cuestiones, por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que tenemos que tener entre treinta y cuarenta camas cada diez mil habitantes, nosotros sacamos la cuenta que entre Casa Grande y La Cumbre estamos superando los treinta y cuatro mil habitantes, todos usan las camas de nuestro hospital o del Funes, si sumamos lo que tenemos entre lo publico y privado no alcanza y además hay que contar las que ocupa la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) que son cinco y están en el ámbito privado. Entonces, nuestro hospital ha sido designado como municipal, quizás en el momento en que la gente que teníamos era otra, la realidad era otra, hoy, el censo de 2010 requiere de aggiornamiento, tenemos un volumen de gente que llega todos los fines de semana a través de la nueva vía del Camino al Cuadrado, familias que se han afincado por la cercanía con la capital, sumando a los habitantes estables, por eso, si bien es un problema económico, también hay que hablar de una política de salud de fondo, no pueden mirar las autoridades provinciales para otro lado”.
Cuando se le planteó que en la cuestión económica a nadie le cierran los números a excepción de la gerenciadora de las obras sociales, manifestó que “Sí, claro, lo que pasa es que es un sistema que está atomizado, y además es un sistema que está preparado así, ustedes van a ver que los centros privados de alta tecnología funcionan bien, porque son pocos. Entonces, la gerenciadora hace pactos que después se capitán y el médico no recibe nada, ante eso el médico lo traslada, no lo atiende, le da turno para dentro de un mes…”.
En relación a los ingresos por autogestión, informó que “tenemos un ingreso por obra social, estamos facturando entre treinta, cuarenta, a veces cuarenta y cinco mil pesos por mes, que no es poco, antes no se facturaba nada, pero, por ejemplo, PAMI desde marzo que no nos paga, la facturación está pero el dinero no entra, no es un recurso con el que se pueda contar fehacientemente. Plan SUMAR tiene un ingreso de veinte a veinticinco mil peso mensuales, pero estamos hablando de curitas cuando el presupuesto mensual alcanza a hoy al millón doscientos mil pesos, y me parece injusto que la distribución del recurso de salud en la provincia no sea equitativo. Ellos bajan recursos a los centros de salud (dispensarios), ahora nosotros tenemos un hospital y tres centros de salud bien montados, la provincia aporta por el hospital y no por los centros de salud, no debería hacerlo. El FOFINDES aporta por un centro de salud lo mismo que por un hospital, la diferencia es absoluta, el hospital tiene un gasto de mantenimiento que nunca puede asemejarse a la de un consultorio, el consultorio puede tener horas médicas, horas de enfermería, medicamentos cuando los hay, pero un hospital atiende un parto, una cesárea, debe contar con anestesista, recursos humanos, de insumos, una estructura, a partir de ahí creo que hay una desigualdad”.
En relación a los déficits que presentan los pueblos vecinos, indicó que “en realidad, no sé si está mal que haya un hospital en la región, me parece que no puede haber en cada pueblo un hospital, pero si me parece que debería haber un reforzamiento de los servicios de salud en los pueblos vecinos, con más horarios de atención, quizás con más especialistas, con más resolución en la parte que pueda atender un centro de asistencia, y un hospital que sea fortalecido como regional, porque nuestro hospital funciona como regional. Entonces, no querer verlo es querer mirar para otro lado”.
Se le expuso que de la información con que se contaba se notaba que las reuniones con el ministro de salud provincial no habían dado resultados positivos, apuntando que “primero hicimos una reunión en La Falda con los sectores privados para ver cómo podíamos hacer con esta emergencia, por otro lado nos reunimos con los intendentes electos porque no es un problema de La Falda es un problema de la región, de la gente de la región, Capilla del Monte habló de una situación parecida, ellos ya habían hecho una nota pidiendo la provincialización del hospital, con posterioridad pedimos una audiencia al ministro, fuimos con una propuesta, que fue diferente porque Capilla no quería acceder a la propuesta porque se pretendía tener especialistas en la región como anestesiología, traumatología, hematología, y en nuestro caso en particular tener pediatras para la guardia, que nos dieran el recurso humano o que la provincia se hiciera cargo de esos servicios, como para que en todo el corredor sanitario ese equipo pudiese trabajar, que no era una solución, pero era una ayuda importante. No hubo respuesta favorable, no había plata”.
En cuanto a la hipótesis que plantea una acción conjunta de los municipios en el sostenimiento del hospital y que la posibilidad desde lo político estaba abierta en función de que las autoridades electas pueden venir con otra impronta que desarraigue el egoísmo habitual, definió que “eso es lo que debería ocurrir, lo que sucede es que esta es una época bisagra y se están esperando los cambios. Creo que el nuevo gobernador tendrá que generar una mesa de trabajo donde estemos todos los actores involucrados, tanto del sector público como del privado, porque si bien los intereses son distintos, la franja poblacional es la misma, me parece que si vamos a hablar de política en serio tendríamos que estar los técnicos junto a los políticos para ver qué es lo más conveniente para la gente, si es que este hospital se regionaliza, ampliarlo, ponerle las camas que se necesitan, etc.”.
En cuanto a cómo proseguir, destacó que “nosotros hemos tratado de ser respetuosos de las instituciones políticas, primero hemos pedido la audiencia a la provincia, nos han dado algunas cuestiones, por ejemplo, como se puede mejorar la derivación, el sector privado dijo que se hará cargo de todo el PAMI, pero son sana sana que no resuelven la problemática. Ahora, hemos pedido una reunión con el ministro de la nación, cuando tengamos esa reunión, con el conocimiento de lo dicho por los doctores Malamud y Agost, así que los vamos a convocar , si no encontramos una respuesta en los entes oficiales habrá que trabajar de otra manera, pensar en una asamblea extraordinaria o un Consejo de Salud para presentar una propuesta más profunda, de una reforma y que me parece que la provincia, digo la provincia porque en lo inmediato es quien debe hacerse cargo de esta situación, debe asumir la responsabilidad, por incluso un problema de accesibilidad, porque hoy ir al Funes, a las tres de la mañana, si no tenés vehículo es carísimo, ni pensar si sos de Capilla del Monte o La Cumbre, el cambio demográfico lo exige, la provincia tiene que sentarse a pensar con nosotros, cuando digo hospital regional quiero decir que sea de la provincia, porque hay que hacer inversiones en serio, en infraestructura, en camas, en aparatología, servicios, hay que ampliar porque hay que dar una verdadera respuesta, más allá de las cuestiones políticas…Tenemos que comenzar a hablar del sistema de salud del centro-norte de Punilla, cómo va a funcionar, quien lo va a subvencionar, porque sino es dejarle a cada municipio un paquetito, hacete cargo con lo que puedas y cómo puedas, con otra crisis más, que es la crisis de la falta de profesionales…”.
En referencia a si en el gobierno provincial están al tanto de la situación ya que se había hecho notar cierto desconocimiento de lo que acontece en la región de parte del ministro de salud provincial, sostuvo que “Sí, está al tanto, cuando fuimos el ministro sabía del cierre de las clínicas y demás, lo que no conocía bien era la complejidad de nuestros hospitales, nos hizo algunas preguntas, que nos dio la sensación de que no estaba interiorizado de hasta dónde llegábamos y hasta dónde no, pero la respuesta fue la autogestión, que nosotros la hacemos, en realidad esa no es la solución, porque estamos hablando de que si vamos a llenar el hospital con afiliados a las obras sociales que hacemos con los otros pacientes, una cosa es que autogestionemos y otra que transformemos en un sector privado lo que tiene que ser para todos, jamás voy a permitir eso”.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal